Al dente

Izquierda Unida se echa al monte

La coalición Izquierda Unida deparó ayer, durante el acto de constitución del Congreso de los Diputados, dos momentos estelares.El primero, lo protagonizó el ya "veterano" parlamentario Gaspar Llamazares cuando antes de la votación para formar la Mesa de la Cámara expresó su disconformidad a voz en grito por no tener un representante en la misma a pesar de ser la tercera fuerza política del país en número de votos, frente a una CiU que se ha hecho con un puesto.

No le faltan razones al asturiano. Un millón y medio de votos de IU les suponen 11 diputados y quedarse fuera del reparto de asientos en la dirección de la Cámara. En cambio, el poco más de un millón de votos de CiU les da para todo, para 16 diputados y para tener hasta un secretario en la Mesa. Es verdad que el sistema electoral perjudica a la coalición de izquierdas y es comprensible el disgusto. Pero no es menos cierto quese necesita un modelo proporcional corregido que no haga imposible la gobernabilidad del país. Eso es lo que garantiza en buena medida la Ley D´hont. PSOE y PP se han visto muchas veces obligados a tejer acuerdos parlamentarios a dos y tres bandas para poder gobernar. Un sistema proporcional puro haría prácticamente inviable la formación de Gobierno para cualquiera de los partidos mayoritarios. 

Existe una tercera vía ya puesta sobre la mesa por el Consejo de Estado: elegir 50 diputados en circunscripción única, lo que en buena parte desactivaría a los partidos nacionalistas para beneficiar a los de ámbito nacional, pero eso obligaría a ir a un Parlamento de 400 diputados. Una broma, vaya, con la que está cayendo.

Así, si bien entra dentro de lo comprensible la actuación de Llamazares, la de Cayo Lara llega casi al histrionismo. ¿A cuento de qué permite que diputados de su Grupo prometan la Constitución "por imperativo legal" como si fueran batasunos y él dice en el mismo acto que no renuncia a sus "convicciones republicanas"? ¿Tiene alguna revolución pendiente?

Ya fue sorprendente que el día del aniversario constitucional se presentara ante los periodistas, nos contara que PP y PSOE han "devaluado" el papel de la Carta Magna y se largara del Congreso. Tengo la sensación de que me he perdido algo de la película porque ninguno de sus inmediatos antecesores, esto es, Julio Anguita o el propio Llamazares, recurrieron a estos fuegos de artificio y no les creo menos republicanos ni menos de izquierdas que a Cayo Lara. ¿Creen que el voto que han recibido es para hacer estas cosas o para proponer políticas en la institución que llevan camino de denigrar?

Demasiadas preguntas sin respuesta.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba