Al dente

ETA: entregarse con armas y bagajes

Entregarse con armas y bagajes siempre constituía el endecasílabo final de las batallas guerreras. Los perdedores admitían su derrota, se entregaban al vencedor, al que cedían sus armas y todo equipaje que llevaran consigo. La expresión, "entregarse con armas y bagajes", ha continuado hasta nuestros días, eso sí, para cuestiones que poco tienen que ver con el ardor guerrero. Hasta ahora. Hasta que ETA viene a anunciar que se retira de escena, que baja la persiana del negocio, en palabras del líder del PP vasco, Antoni Basagoiti.

La libertad, la democracia, el Estado de derecho y la dignidad de las víctimas han derrotado, doblegado y vencido a ETA y a los suyos. Sí, se puede y se debe hablar de vencedores y vencidos por una cuestión de salud democrática, porque ellos, los terroristas son los que han sembrado el horror y la indignidad frente a "una sociedad que sufre", y esta vez le cojo la cita al ex presidente del Gobierno Felipe González.

Después de 43 años de asesinatos, esa sociedad sufriente tiene derecho a un pequeño trozo de felicidad completa, esto es, a que lo que queda de ETA se entregue, ceda las armas y el resto de su equipaje, admita su derrota y pida perdón. Y si hablo de un pequeño trozo de plena felicidad es porque ésta no puede ser completa, cientos de muertos y miles de heridos nos lo impiden. El balance es demasiado oneroso aunque quede el consuelo de que no va a haber una víctima más.

El grado de credibilidad de los señores de las capuchas es cero. ETA  y verdad son términos antitéticos. Pues eso. Falta el encasílabo final o, lo que es lo mismo, cerrar el negocio por cese de actividad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba