Al dente

Artur Mas y los dinerillos para la patria

Contentos, contentísimos deben andar en CiU por esa gran campaña que le han hecho a Artur Mas a cuenta, nunca mejor dicho, de los dinerillos que, supuestamente, tiene en paraísos fiscales. Porque estas cosas en mitad de una campaña electoral como la catalana sólo sirven para engordar el discurso del victimismo, de la persecución y del desafecto español hacia todo lo catalán. Tiempo le ha faltado al president para hablar de las cloacas del Estado que quieren destruirle, aunque he de admitir que yo, en su lugar, hubiera hecho lo mismo. Eso refuerza la lealtad de la clientela, la moviliza. No hay nada mejor que un enemigo exterior y el que ha hecho el corta-pega con ese borrador de borrador de borrador de informe basado en datos reales judicializados se ha cubierto de gloria si lo que quería era deteriorar la imagen de Artur Mas.

Da igual que el padre del president tuviera una cuenta opaca en Liechtenstein de la que el candidato convergente era beneficiario, incluso aunque, como le dijo el otro día el cabeza de lista del PSC por Tarragona, Xavier Sabaté, se hubiera beneficiado de ella doblemente al suprimirse el impuesto de sucesiones, que promovió el Gobierno de CiU. Da igual que el caso Palau parezca dormir el sueño de los justos, de manera discreta, sin el ruido, que digo ruido, sin el estruendo que hizo el caso Gürtel del que acabamos conociendo día a día toda la instrucción: informes policiales y de la agencia tributaria, conversaciones telefónicas, comisiones rogatorias…; da igual que nunca se supiera, aunque se supusiera, qué era aquello del problema del 3 por ciento que espetó Pasqual Maragall a Mas en alusión a una presunta red de financiación ilegal del CiU a través de comisiones ilegales. Da igual todo. Por eso ese informe, cuanto menos fraudulento y apócrifo, acaso una fantasía, o no, construido sobre elementos reales para que tenga algo de credibilidad, lejos de deteriorar sus opciones a la mayoría absoluta pueden allanarle el camino.

Resultan urgentes dos cosas: que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, busque de una vez al autor de ese borrador de borrador de borrador  y se aclare todo en torno a su origen para depurar responsabilidades --"caiga quien caiga", que diría Esperanza Agurire-- y, en cuanto al contenido, exigir al president, si es que no lo ha hecho ya, que se traiga los fondos de Liechtenstein, porque no se construye una nación llevándose los dinerillos fuera, que hay que ser un poco patriota, hombre.

(PD. Escucho en la SER que los bancos adeudan 225 millones de euros a las comunidades de vecinos de los pisos que embargan, con un retraso medio de unos ocho meses, pago que sólo se activa cuando se les amenaza con un proceso judicial. Los bancos y las promotoras suman el 45 por ciento de los impagos. La realidad, una vez más, supera a la ¿ficción?)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba