Sociedad

La Policía registra el piso del pederasta y otro donde habría llevado a las menores

El conocido como el pederasta de Ciudad Lineal ya se encuentra en Madrid procedente de Santander donde ha sido detenido. La Policía le atribuye dos raptos más en 2013.

Agentes de la Policía Nacional, durante el registro.
Agentes de la Policía Nacional, durante el registro. EFE

El presunto pederasta de Ciudad Lineal, detenido este miércoles en Santander, se encuentra desde primera hora de la tarde en las dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Mientras, la Policía registra varios pisos del madrileño barrio de Hortaleza, uno de ellos en el que el pederasta vivía con su madre y otro en el que supuestamente habría llevado a las menores víctimas de abusos.

Fuentes policiales han informado a Efe de que el arrestado iba vestido con un chándal negro, es de complexión fuerte y su pelo es moreno con algunas mechas rubias.

Antonio Ortiz será trasladado a la Jefatura Superior de Policía de la capital española donde permanecerá hasta el viernes, 26 de septiembre, día en el que pasará a disposición judicial y prestará declaración ante la jueza de Instrucción número 10 de Madrid, María Antonia de Torres Díez-Madroñero.

Esta magistrada, encargada de las pesquisas relacionadas con el pederasta, ha decretado el secreto de las actuaciones, según han confirmado fuentes judiciales.

Cinco raptos y agresiones y tres tentativas

La Policía Nacional atribuye al presunto pederasta de Ciudad Lineal detenido un total de cinco raptos y agresiones a menores, además de tres tentativas, tal y como ha señalado en rueda de prensa el ministro de Interior, Jorge Fernández Díez.

Hasta el momento la Policía sólo había confirmado como realizados por la misma persona, tres raptos en abril, junio y agosto de este año, una tentativa en abril y otra hace un mes. A ellos hay que sumar dos raptos consumados en el verano de 2013 y un intento en agosto de 2014 en el madrileño distrito de Moratalaz, según han informado a Europa Press fuentes oficiales.

Así, en orden cronológico, el agresor sexual de menores cometió su primer secuestro en julio de 2013 cuando raptó y violó a una niña de 6 años de origen chino en Coslada. Poco más se sabe de este asunto, ya que la niña apenas pudo dar datos del autor.

El segundo rapto consumado tuvo lugar en septiembre de 2013. El supuesto secuestrador se llevó, en la confluencia de la calle Hermanos García Noblejas y Alcalá (Ciudad Lineal), a una niña de 5 años dominicana en su coche. Apareció unas horas después en una calle del cercano distrito de Hortaleza duchada. El 10 de abril de 2014, también intentó raptar una niña japonesa en la calle Torrelaguna, en Ciudad Lineal, a la altura del parque San Juan Bautista. Se trataba de una pequeña japonesa que consiguió huir a la carrera.

Ese mismo día, desapareció una niña española de 9 años cuando iba a una tienda de golosinas cerca de un parque del distrito de Ciudad Lineal, en la calle Cidamón. El rapto se produjo sobre las 20.30 y la niña estuvo desaparecida durante cinco horas. Ya de noche, apareció desorientada en la avenida del Machupichu, cerca de una boca de metro.

Sin rastros de ADN, la Policía pudo determinar que había sido drogada y limpiada, y en principio se entendió como un caso puntual, hasta que el 17 de junio se repitieron los mismos hechos, esta vez, con una niña de origen chino que jugaba en la calle Luis Ruiz, muy cerca de la tienda que regentaban sus padres.

La pequeña, que también fue secuestrada por la tarde, estuvo desaparecida durante cuatro horas, y había sido drogada. Apareció en la calle Jazmín, también en el distrito de Ciudad Lineal. De hecho, esta menor tuvo que ser ingresada en un hospital, donde permaneció varios días.

Casi dos meses después, en agosto de 2014, el secuestrador intentó raptar a una niña de 11 años en el distrito de Moratalaz, un caso que hasta ahora no se conocía y del que no han trascendido más detalles.

La última niña secuestrada no fue raptada

El último secuestro consumado se produjo el pasado 22 de agosto, cuando raptó a una niña de origen dominicano de siete años. El suceso se produjo después de que los abuelos de la pequeña, en un descuido, la perdieran de vista, una situación que el secuestrador aprovechó para que subiera a su vehículo.

En este caso, no la narcotizó ni la llevó al piso, por lo que se sospecha que abusó de ella en el vehículo. La menor pudo contar a la Policía lo que recordaba, llegando a describir el coche en el que había montado, así como algunos datos físicos y que hablaba por un teléfono móvil.

La Policía también atribuye a este mismo sujeto el 25 de agosto el intento de que se subirá a su coche otra niña de 7 años en la avenida de la Cañada de la localidad de Coslada. Sin embargo, la niña se puso muy nerviosa y se marchó del lugar a la carrera. La descripción que facilitó era similar a la que habían dado otras víctimas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba