El ministerio prepara una reforma sobre la identificación de los policías

Interior anuncia que ningún agente será sancionado por la actuación policial en Valencia

La oposición pide el cese de la delegada del Gobierno y UPyD le recuerda al ministro que en su día admitió abusos policiales

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha comparecido este jueves en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de la investigación realizada por su Departamento sobre los incidentes registrados en Valencia en el pasado mes de febrero durante las protestas estudiantiles, a partir de la cual ha hecho una defensa cerrada de la actuación policial, que ha calificado como "ejemplar". Según ha anunciado, ningún agente será expedientado. La mayoría de grupos de la oposición ha solicitado el cese de la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, o el Jefe Superior de Policía, Antonio Moreno. "Del expediente informativo abierto por la delegada del Gobierno se concluye que no existen elementos para incoar actuaciones contra ningún miembro de la Policía y así voy a actuar como ministro", ha dicho Fernández Díaz, quien luego ha matizado que "si el poder judicial llegase a otras conclusiones, se acatarían". La delegada del Gobierno abrió esta información previa ante las numerosas acusaciones de abusos policiales denunciadas por los manifestantes.

También ha anunciado que Interior está "trabajando en una norma que reforme la actual sobre las identificaciones de los policías" tras ser advertido de que los agentes de Valencia no iban identificados. El ministro ha precisado que los agentes en ocasiones llevan prendas en las que no hay soporte para colocar el distintivo como los chalecos antibalas u otras prendas de protección.

"Estamos trabajando en una norma que permita resolver esas controversias, el derecho del ciudadano de saber ante que funcionario está con las exigencias del servicio que a veces hacen los agentes", ha avanzado.

En su intervención el ministro ha admitido "las declaraciones no afortunadas" del jefe de superior de Policía que calificó a los manifestantes como "el enemigo", aunque ha recordado que fue nombrado por el Gobierno socialista. Por lo demás, toda su intervención ha consistido en apoyar "absolutamente" a la Policía y en denunciar una minoría violenta que se infiltra en las concentraciones.

"Son guardianes de nuestra seguridad, son servidores públicos ejemplares que soportaron una intolerable presión que ninguna persona aguantaría y por todo ello como ministro y ciudadano me siento orgulloso de ellos", ha dicho el ministro, quien incluso ha llevado "un vídeo con imágenes que muestran la violencia contra los policías". Finalmente el vídeo no fue proyectado. Algunos diputados han denunciado que los parlamentarios 'populares' ya lo habían visto por lo que se produciría una desventaja, extremo que negó posteriormente el ministro.

A la hora de hacer balance, Fernández Díaz ha recordado que en total se produjeron 60 heridos, 21 de ellos agentes de Policía y seis menores de edad, que resultaron heridos leves. Esta es una de las conclusiones de la investigación sobre los hechos realizada por la subdelegación de Gobierno y que ha expuesto Fernández Díaz en el Congreso.

Se ha detenido en la primera protesta del lunes 13 de febrero en la puerta del Instituto Luis Vives sobre la que, según ha dicho, no se tenía conocimiento y en la que fue detenido un menor de edad. "Si el primer acto de protesta de Valencia se hubiera comunicado, la Policía hubieran dispuesto cuanto hubiera sido necesario para que los estudiantes hubieran podido ejercer de manera democrática su derecho de reunión. Si así hubiera sido, no se habría producido ningún altercado", ha dicho.

Presunción de inocencia para los policías

Ha insistido en que en Valencia se produjeron manifestaciones irregulares donde "elementos radicales" se enfrentaron "de manera extraordinaria" contra la Policía. "Si todos los ciudadanos tienen reconocido el derecho a presunción de inocencia, también debe ser así en el caso de los funcionarios de Policía. No tienen menos derechos por serlo", ha enfatizado.

El ministro ha defendido que el "derecho de reunión está reconocido en la Constitución, pero ha añadido que éste "no es un derecho absoluto e ilimitado". Según ha dicho, "la mayor parte de las concentraciones de Valencia no cumplía con el requisito legal de haber sido comunicado a las autoridades".

"Además los incidentes de Valencia no constituyen hechos novedosos en la ciudad de Valencia", ha añadido el ministro, quien ha recordado las cargas contra jóvenes del 15M cuando el actual líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, era ministro del Interior.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba