Sociedad

Periodistas y tuiteras, el nuevo perfil de las acosadas 2.0

Muchas periodistas reciben cartas anónimas, llamadas sorpresa e incluso regalos de admiradores anónimos. En los casos más leves, avisan a las cadenas de televisión de la situación y bloquean en las redes sociales a los acosadores. Otras no han tenido más remedio que denunciar a la Policía. 

Un internauta se mete en el Twitter de una presentadora de televsión
Un internauta se mete en el Twitter de una presentadora de televsión VP

Trabajar en televisión no siempre resulta de lo más divertido. Si no, que se lo pregunten a varios periodistas que aparecen reiteradas veces a la semana en la pequeña pantalla, ya que esta 'fama' les trae muchos dolores de cabeza. Especialmente a las mujeres, quienes son las más acosadas por 'fans' que se sienten atraídos físicamente por ellas. Algunas de ellas han optado por firmar sus piezas informativas con el segundo apellido, para no ser encontradas en las redes sociales o en el antiguo listín telefónico. Sin embargo, otras han tenido que tomar medidas más drásticas: denunciar a sus acosadores e incluso solicitar ante el juez una orden de alejamiento. 

Esta es la realidad que viven desde hace mucho tiempo algunas reporteras, que reciben cartas anónimas, llamadas sorpresa a sus trabajos e incluso regalos, en los casos más 'lights' de acoso. Algunas de ellas, arrastran esta situación desde el comienzo de sus carreras profesionales. Este es el caso de Lucía, una joven periodista que comenzó sus andanzas en la pequeña pantalla en una televisión autonómica. Y ahí comenzó su pesadilla.

Algunas de ellas han optado por firmar sus piezas informativas con el segundo apellido, para no ser encontradas en las redes sociales o en el antiguo listín telefónico

"Mi primer apellido es compuesto, y esto traía problemas a producción, porque no sabían si era uno o dos. Así que desde mi primer verano en la tele empecé a firmar mis piezas con el apellido materno, lo que me ha salvado de muchos locos", explica esta joven, quien gracias a esta solución de los de producción, ha evitado múltiples situaciones de acoso. "Un día llegué a trabajar y una compañera mía, que firmaba con su nombre y primer apellido, me dijo que le había llamado un señor a su casa preguntándole por mí y por si le podía dar mi número", recuerda la chica exhausta por la situación, quien se libró de que el acosador diera con ella gracias a que no encontró en el listín telefónico el número de su casa ya que firmaba las noticias con el apellido materno. Sin dudarlo, comentó lo sucedido con la dirección del canal, los jefes le dijeron que no se preocupara y que si el 'fan' acudía a la televisión o trataba de localizarla de nuevo, avisarían a la Policía. 

Las redes sociales, las redes de la persecución

Han pasado años desde que Lucía comenzó a tener 'admiradores' y, ahora, desde que trabaja en una de las principales cadenas de televisión y las redes sociales están a la orden del día, el acoso ha ido a más. "Cada vez que hago un directo me llegan varias peticiones de amistad a Facebook de chicos que no conozco de nada", explica una reportera, quien además, muestra uno de los últimos mensajes que ha recibido a través de la red social. La joven periodista pregunta a uno de los aspirantes a amigos de qué se conocen y él responde: "¡¡Hola!! En principio no nos conocemos, pero te he visto en la televisión y me suenas un montón. Voy mucho a Madrid. Enhorabuena, lo haces genial", responde el chico. 

Sin embargo, Facebook no es la única red social que utilizan los 'fans' para hablar con las periodistas, sino que también los 140 caracteres de Twitter les traen a las periodistas varios quebraderos de cabeza. "Me mandan por Twitter capturas de pantalla de mis directos. Estas Navidades incluso un chico me hizo un montaje en el que salía con un gorro de Papa Noël en el directo. Le he bloqueado, pero no es el único", cuenta la joven mostrando la cuenta del usuario al que ha bloqueado. Aunque con frecuencia se encuentra en las redes sociales con varios 'admiradores', nunca ha tomado más precauciones que el bloqueo a usuarios desconocidos ni se ha planteado denuncia esta situación a la Policía, como han tenido que hacer varios periodistas españoles.

La periodista deportiva María Escario denunció en mayo de 2012 que estaba recibiendo amenazas de muerte en Twitter

Este es el caso de la periodista deportiva de TVE María Escario, quien en mayo de 2012 alertó a la Policía de que estaba recibiendo amenazas de muerte a través de Twitter. Además, también hay admiradores que cruzan la línea y transforman su devoción en obsesión, lo que ha obligado a varias periodistas a poner denuncias y solicitar órdenes de alejamiento. Este es el caso de una reportera de una cadena de televisión, que se ha visto obligada a denunciar a su ‘fan’ porque la situación de acoso era insostenible.

Las presentadoras, las más acosadas

Las presentadoras de informativos y de programas televisivos, encabezan el ránking de las más acosadas. De hecho en España hay una página web en la que aparecen capturas de 107 periodistas de televisión -la mayoría de ellas presentadoras- mientras realizan su trabajo. Aunque también hay otras web, como Guapaslandia, en la que los usuarios se dedican a subir capturas de pantalla de las reporteras. 

Que la fama cuesta, está claro, pero cuando algunos 'famosos' sufren acoso por su trabajo desearían incluso hasta no estar tan expuestos a la audiencia, ya que hay admiradores que van más allá de crear una página web. Uno de losrostros más populares de los informativos en España, llegó a recibir un álbum con más de 300 fotografías suyas de capturas de pantalla. Las imágenes eran fotografías tomadas todos los días que la periodista había estado al frente de los informativos. Sin embargo, algunas de las instantáneas habían sido retocadas y junto a la presentadora aparecían distintos dibujos. Ante esta grave situación, la cadena emprendió medidas con el fin de proteger a la periodista. 

Además, también ha tomado medidas ante estos admiradores sin límites TVE, donde en la garita de la entrada hay imágenes de varios hombres, junto con sus nombres y apellidos y las periodistas a las que persiguen, para que los de seguridad no les dejen pasar a los estudios si alguno de ellos trata de hacerlo. 

Sin embargo, no solo las mujeres tienen ‘admiradores’, sino que los hombres también. Así, un popular presentador de la televisión, que lleva varios años al frente de una edición de informativos, recibe todas las semanas cartas y bombones de una admiradora secreta. “Las cartas son como con letra de niño y las cajas de bombones, aunque estén cerradas, van directamente a la basura. Ni los prueba”, explica una de las trabajadoras del canal.  

Los periodistas radiofónicos, también acosados

No solo sufren este acoso las periodistas de la pequeña pantalla, sino que los radiofónicos también lo padecen. Durante años, "ha vivido" en la puerta de la Cadena Ser un fan de la emisora llamado Santi, según recuerda un experiodista de la emisora. "Llamaba todos los días a la radio y reconocía la voz del que respondía al teléfono", recuerda este antiguo trabajador, quien además añade que el ‘fan’, llegó a acompañar a casa a una de las redactoras de la emisora. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba