Sociedad

Todos los contactos de Teresa Romero aislados han recibido el alta al no tener síntomas de ébola

Durante la mañana de este lunes han ido abandonando el centro diez pacientes que estaban en vigilancia tras haber superado sin síntomas los 21 días de incubación del virus. Entre ellos se encontraba Javier Limón, marido de Teresa Romero. 

El médico que atendió a Teresa Romero en Alcorcón a la salida del hospital madrileño
El médico que atendió a Teresa Romero en Alcorcón a la salida del hospital madrileño Efe

Todos los contactos de alto riesgo de la auxiliar de enfermería curada del ébola Teresa Romero que permanecían ingresados en observación en el hospital Carlos III de Madrid han abandonado el centro esta mañana al haber superado sin síntomas los 21 días de incubación del virus, informa Efe. 

Según han confirmado fuentes hospitalarias, a lo largo de la mañana han salido del centro sanitario los diez pacientes que han estado en vigilancia, entre ellos Javier Limón, marido de Teresa Romero.

Los otros pacientes que han dejado el centro son Juan Manuel Parra, el médico del servicio de urgencias que atendió a Teresa Romero en el hospital de Alcorcón; otros tres médicos de Alcorcón, el Summa y el Carlos III, un celador y cuatro enfermeras.

Quedan ingresados en el hospital la propia Teresa Romero, así como otro contacto de bajo riesgo (uno de los pacientes que utilizó la misma ambulancia que trasladó a la auxiliar) que sigue en observación, por razones clínicas, aunque ya dio negativo en las dos pruebas realizadas para descartar un contagio por ébola.

Con estas altas se descarta cualquier contagio que se haya podido producir en los días previos al ingreso de Romero en el Carlos III, cuando aún se desconocía que la auxiliar de enfermería estaba infectada por el virus del Ébola. 

"Todo ha terminado bien"

Juan Manuel Parra, el médico del servicio de urgencias que atendió a Teresa Romero en el Hospital de Alcorcón, ha abandonado también el Carlos III, donde ha permanecido aislado 21 días, y ha celebrado que la auxiliar de enfermería curada de ébola se esté recuperando y que todo haya "terminado bien".

Parra ha abandonado el Hospital Carlos III -donde ha permanecido en vigilancia durante tres semanas como contacto de alto riesgo de Teresa Romero- en medio de un aluvión de periodistas, ante a los que ha reconocido que el periodo de aislamiento ha sido "duro". El médico ha agradecido al personal de Carlos III su trato a todos los ingresados y a la gente de fuera todo el apoyo recibido durante esta tres semanas.

Durante el aislamiento, ha comentado, se ha dedicado a conocerse un poco a sí mismo, a estudiar algo y a tratar de relajarse, y ha vuelto a agradecer el trato del personal del hospital, que ha "ayudado en todo".

Tras admitir que si volviera a presentarse un caso como el de Teresa Romero lo atendería igual -"Soy médico de urgencias, es mi trabajo", ha dicho-, Parra ha señalado que una vez que ha pasado esta crisis lo único que quiere es olvidar todo, "respirar un poco" y abrazar a su familia.

Preguntado por la carta que envió a sus superiores tras atender a Romero (en la que denunciaba fallos en el protocolo durante las 16 horas que la asistió, entre ellos que el traje de protección, que tuvo que ponerse más de doce veces, le estaba pequeño), Parra no ha querido opinar sobre si servirá para algo o no. "Ya se verá, tiempo habrá", se ha limitado a decir. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba