Sociedad

El fiasco de Ana Obregón, el brutal enfado de Barneda y el juicio en 'Gran Hermano'

La bióloga no dirigirá el nuevo programa de José Luis Moreno en TVE. Un tertuliano de Podemos irrita a la presentadora de Telecinco. Belén Esteban y compañía se sientan en el banquillo... 

Andaba un servidor deleitándose con los últimos capítulos de la divertidísima serie The Strain cuando, de pronto, llegó el mensaje a través de Whatsapp. "Ana Obregón no será presentadora del programa La alfombra rojapalace que se estrenará en breve en TVE. El productor es José Luis Moreno y nos habían dicho que Ana estaría. Boicot al programa de Monchito y Macario. Pásalo". A la sorpresa inicial le siguió la indignación y, por último, el lógico enfado que me asfixió durante unos cuantos minutos. ¡Pero si la presencia de nuestra bióloga era lo único interesante del programa! ¡Qué error inconmensurable han cometido! ¡Qué sacrilegio! ¡Qué insulto! 

Hace mucho tiempo tenemos dicho aquí que de todos los animales que conforman la fauna de la televisión y la farándula solo ella es eterna. Y hemos remarcado que, pese al inexorable paso de los años, sesenta ya según cuentan en Marabilias, siempre aparece ante los espectadores con esa sonrisa quirúrgicamente perfecta, esas protuberancias que desafían las leyes de la gravedad y esa cintura estrecha hasta el colmo de la delgadez. ¿Cómo olvidar esos momentos de sus posados en bañador en la playa al inicio de cada verano? Nunca podremos devolverle todo lo que nos ha dado. Nunca perdonaremos a quienes han decidido no contar con ella. Gracias, Anita, muchas gracias por tantas cosas. 

Y hablando de momentos inolvidables, el pasado sábado se vivió uno de esos rifirrafes que consisten en que un presentador, en este caso Sandra Barneda, pierde los papeles porque no aguanta más a un tertuliano, en este caso Ramón Espinar. Fue casi al final de la emisión de Un tiempo nuevo, el espacio de los sábados por la noche en Telecinco. Resulta que el dirigente de Podemos se quejó de cómo el programa estaba tratando asuntos relacionados con Venezuela. Y estas quejas le parecieron un tanto impertinentes a la presentadora, que no se mordió la lengua. 

"Me parece miserable y una demagogia que digas que no estás de acuerdo con los contenidos del programa, colándolo ahora aquí, y no lo hagas cuando te llaman para venir. Pues vete y punto"

"Por favor, si tienes quejas, hablas con la dirección… Estoy harta de estos argumentos… si no te gusta estar aquí, te puedes levantar e irte", afirmó. "Lo que he visto esta noche es una falta de respeto absoluta hacia mí. Que me pongan a parir y que me digan ¿sabes? no tiene ni puta idea de moderar… no me extraña, porque con lo malos educados que sois esta noche, y con el espectador…". Ya al final le espetó directamente al político: "Me parece miserable y una demagogia que digas que no estás de acuerdo con los contenidos del programa, colándolo ahora aquí, y no lo hagas cuando te llaman para venir. Pues vete y punto. Eres libre de seguir viniendo, pero no hagas esto". Un brutal enfado, en suma, que a buen seguro tendrá segunda parte este sábado. El tertuliano se quedó cariacontecido y poco pudo balbucear antes de que acabase el programa. Vean, vean ustedes mismos y juzguen.

Los espectadores decidieron con sus votos que Belén Esteban era culpable de haber acosado a Olvido Hormigos, entre otras sandeces que debemos desterrar de la memoria

Entretanto, esta semana en Gran Hermano Vip han decidido continuar con sus curiosas innovaciones. Lo último que se les ha ocurrido es un juicio en directo a los concursantes que aún permanecen en el manicomio de Guadalix. Un juicio con banquillo de los acusados, con un juez al estilo del programa Veredicto y con la audiencia como jurado popular. Demencial. Los espectadores decidieron con sus votos que Belén Esteban era culpable de haber acosado a Olvido Hormigos, entre otras sandeces que debemos desterrar de la memoria cuanto antes. 

La penúltima ocurrencia de los hacedores de este reality insoportable se justificó para "resolver las causas pendientes de los concursantes" o algo así. Podrían haber sido más sinceros y explicar que, en realidad, se trataba de una forma, otra más, y ya van miles, de buscar la gresca, el insulto, la polémica entre estos concursantes de vidas ejemplares. El lado positivo, algo que siempre hay que buscar para sobrevivir, es que el próximo jueves, por fin, Gran Hermano Vip se terminará. Los protagonistas desaparecerán de la pantalla (no todos), el programa caminará hacia el desván de los despropósitos televisisos y nosotros, los espectadores, seremos más felices. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba