Sociedad

Los recortes en subvenciones para intérpretes de lengua de signos amenazan con marginar a las personas sordas

Las asociaciones de personas sordas denuncian que en los últimos meses han visto reducidas las aportaciones públicas para la contratación de los intérpretes de lengua de signos que acompañan a los sordos en tareas cotidianas como la consulta del médico o una visita al banco.

Intérprete de lengua de signos en una estación de Adif.
Intérprete de lengua de signos en una estación de Adif.

“Estamos como hace 50 años”. Así de contundente se muestra Alfredo Gómez, presidente de la Federación Andaluza de personas sordas, cuando se le pregunta por la situación en la que se encuentran los sordos que de un tiempo a esta parte han visto como se recortaban las subvenciones destinadas a contratar a intérpretes de lengua de signos. “Ahora cuando queremos ir al médico o a hacer gestiones a la Administraciones, muchos nos vemos obligados a pedir a nuestros familiares que nos acompañen para poder comunicarnos”, explica Gómez en una conversación telefónica en la que una intérprete pone voz al movimiento de sus manos.

En el caso de la federación andaluza la asfixia económica a la que parece abocada se debe también a la deuda de 3,5 millones de euros que, según Gómez, el Gobierno autonómico tiene con ellos. "Estamos bajo mínimos. Hemos tenido que suprimir servicios de intérpretes y ahora solo cubrimos los urgentes. Un ejemplo es la provincia de Sevilla donde sólo hay un intérprete para atender a 8.000 sordos, cuando hace unos años eran 6 u 8", afirma Gómez. Este medio ha intentado sin éxito recabar la versión de la Junta de Andalucía.

Donde también hacen malabares para atender a todas las personas sordas que necesitan un intérprete es en Cantabria, donde para ahorrar hacen coincidir dos servicios. "Entendemos la situación actual que estamos viviendo y tratamos de adaptarnos a las necesidades pero hemos visto caer la subvención pública un 24% por lo que hemos tenido que recortar de otras partidas para poder seguir prestado los servicios de intérpretes. Para nosotros es algo necesario. Es una necesidad, es un derecho", relata Armando Palacios al otro lado del teléfono en una entrevista en la que intervine una intérprete.

Aragón

Una caída mucho más drástica en las subvenciones públicas es la que han sufrido en Aragón. Antonio Costa, portavoz de la Asociación de Personas Sordas de Zaragoza y Aragón, asegura que ha disminuido en un 90% la aportación que el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) le venía haciendo en los últimos años. "No somos unos inconscientes, sabíamos que algo iban a recortar tal y como está la situación actual, incluso habíamos cancelado renovaciones de contrato y realizados otros ajustes en previsión de que el recorte llegara al 50%, pero nunca imaginamos que fuera tanto", explica. Costas aclara que el dinero procedente del IASS supone el 40% de su presupuesto pero que el problema radica en que si la federación no tiene fondos para prestar los servicios de intérpretes "nadie lo va a hacer".

Argumenta además que al no haber recibido ninguna ayuda de esta institución en 2012 "el agujero contable que nos deja, porque nosotros sí que hemos prestado el servicio esperando que nos pagaran al final de año como era habitual, no nos permite afrontar en 2013". El IASS, por su parte, no ha contestado a la petición de una aclaración sobre estos hechos.

Castilla-León

En Castilla-León también llevan dos años viendo como cada vez llega menos dinero público a sus cuentas, por lo que "algunos días no hay servicio de interprete", afirma Amparo Zancajo, coordinadora de intérpretes de la federación autonómica, que utiliza dicho servicio para hacer llegar sus palabras a través del teléfono. "Hemos tenido que reorganizarnos y ahora priman aquellos situaciones en las que se necesite un intérprete para gestiones relacionadas con la salud y el empleo", explica Zancajo ante de afirmar que las partidas sociales tendrían que ser las últimas que se redujeran. "No podemos perder nuestros derechos por los recortes".

Los escolares sordos de esta comunidad autónoma también han vivido unos primeros meses de curso algo convulsos debido a un cambio de intérpretes. Y es que hasta el curso pasado este servicio lo venía prestando la federación al que se le adjudicaba de manera directa, pero la Junta lo sacó a concurso y lo ganó Atlas, una empresa de Adecco, que presentó una oferta más barata. "Con las clases ya empezadas, los niños han tenido que acostumbrarse a otros intérpretes por lo que pueden verse afectados".

Desde la Consejería de Educación de Castilla-León responden que si los intérpretes han empezado más tarde es porque la federación impugnó el concurso público y afirman que la justicia ha dado la razón al Gobierno regional por lo que la adjudicación es correcta. Un portavoz de la Junta asegura también que la Consejería intentó que la empresa contratara a los intérpretes que llevaban años trabajando con los niños, pero que la compañía es la que toma las decisiones.

Universidad Complutense

Convulso han sido también el pasado curso y el inicio de éste para los alumnos sordos de la Universidad Complutense de Madrid, que han visto como se han endurecido las condiciones para tener a un intérprete de lengua de signos en clase. A ello se le suma la impotencia de no sentirse escuchados por el Rectorado del centro. Ana Caballero, una de las alumnas afectadas, narra en un correo electrónico que desde 2011 solo pueden tener intérprete 20 horas semanales mientras que antes se podían extender según las necesidades del alumno. Además sólo se cubren las asignaturas de primera matricula, es decir no las que se repitan, y sólo los exámenes orales. "Parece que para los exámenes escrito no es necesario, pero sí que lo es, porque hay veces que el profesor explica algún aviso o algún detalle en alguna pregunta y no todos tenemos la misma capacidad de labiolectura", afirma Caballero.

Una portavoz de la Universidad Complutense confirma las condiciones para obtener intérprete que relata Caballero y asegura que en los exámenes escritos se le recomienda al profesor que cuando haga alguna aclaración la entregue por escrito a los estudiantes sordos y se cerciore de que lo entiende.

De lo que también se quejan tanto Caballero como otros alumnos, que han difundido varios vídeos contando su situación, es del trato que han recibido por parte de la Oficina de Integración de las Personas con Discapacidad de la Universidad a la que, según Caballero, tuvieron que insistir para que mantuvieran una reunión en la que tratar el tema y presentar algunas propuestas. "Desde 2011 hemos pedido reunirnos, nos confirmaron que sí habría reunión, pero hasta finales de 2012 no hubo ninguna convocatoria", explica Caballero, que achaca el retraso al cambio de Rector en 2011. Desde la Universidad no se pronuncian sobre este tema.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba