Sociedad

Arola se plantea emigrar: "Si Hacienda quiere cerrar las pymes, habrá que hacer las maletas"

El chef cree que el cierre momentáneo de su restaurante es un "escarmiento" por parte de la Agencia Tributaria y que Hacienda ha logrado repercusión mediática con su acción.

El chef Sergi Arola no descarta "hacer las maletas" y establecerse definitivamente fuera de España. El cierre de su restaurante con dos estrellas Michelin en Madrid después de que Hacienda precintase su bodega es, por ahora, temporal, pero puede convertirse en definitivo.

Arola, uno de los rostros más conocidos de la gastronomía española fuera y dentro del país, fue objeto de lo que considera un "escarmiento" por parte de la Agencia Tributaria, lo que ha sumido "en un estado de shock" a quien ha hecho bandera de la cocina de España por el mundo.

Aunque reconoce que su situación no es única, ya que en apenas 24 horas, además del apoyo y solidaridad de sus colegas de profesión, ha recibido el de propietarios de pymes que atraviesan el mismo problema. "Hay que poner el foco en las miles de pymes que están en la misma situación que yo", reivindica.

"Para todos, la respuesta es la misma por parte de la Agencia Tributaria: si no puede pagar, cierre. Si ése es su 'leitmotiv', será cuestión de pensar en hacer las maletas", asegura, con decepción en su voz y en su estado de ánimo. En este restaurante gastronómico da empleo a 14 profesionales.

Seis funcionarios del Ministerio de Hacienda precintaron este martes, en pleno servicio de comidas, la bodega, la coctelería y la mesa dispuesta en la cocina del restaurante por una deuda de 148.000 euros a la Agencia Tributaria y de 160.000 a la Seguridad Social.

Dado que Arola se encontraba en París, donde desde hace un año está al frente del restaurante del hotel W Opera, su exmujer y jefa de sala, Sara Fort, afrontó el precintado. "Quizá lo hicieron por eso, porque yo estaba fuera", dice el cocinero a Efe. Ambos aún no acaban de creerse lo que ha pasado.

Al ser uno de los cocineros más populares del país gracias a sus premios, su participación en programas televisivos y sus campañas publicitarias, Arola sostiene que lo suyo ha sido "un escarmiento" por parte de Hacienda, que ha logrado repercusión mediática con su acción.

La decisión de cerrar definitivamente el restaurante, de transformarlo en otro modelo de negocio o de exportarlo al extranjero no sólo está en manos de sus abogados y gestores. "Depende de lo que quieran Sara y mis hijas, porque ella ha sido mi mujer durante 16 años y mi socia, y tendremos que decidirlo juntos".

El chef catalán asegura que la deuda fue un "error" de los gestores en cuyas manos habían confiado la sociedad Fortarola, propietaria del restaurante, y que en cuanto se apercibieron de ello, hace ocho meses, comenzaron a pagar lo adeudado.

"En ocho meses liquidamos unos 50.000 euros, pusimos nuestra casa en venta para aportar ese dinero, tuvimos una absoluta disposición para solventar el error", añade. No fue suficiente para la Agencia Tributaria, que exigió un aval al que no pudieron responder por "no tener propiedades por ese valor".

Arola, quien en Madrid tiene también el gastrobar Vicool, pudiera pues dedicarse plenamente a su carrera en el extranjero, donde ya tiene establecimientos en Hong Kong, Portugal, Brasil, Suiza, Santiago de Chile y Bombay. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba