Sociedad

El ocaso del rey Juan Carlos: Corinna, los negocios y las aguas fecales de un reinado

El esperado libro de Ana Romero 'Final de partida' (La Esfera de los Libros) narra el ocaso de Juan Carlos I de Borbón. En sus páginas, la periodista se adentra en algunas claves políticas y personales de un monarca solo y apartado, y aunque da cuenta de sus negocios, no llega a aclarar del todo la posibilidad de una fortuna oculta.

El rey y Corinna zu Sayn-Wittgenstein en una foto de archivo.
El rey y Corinna zu Sayn-Wittgenstein en una foto de archivo.

Un centenar de fuentes, más de 350 páginas y la historia de un hundimiento. Un rey solo, alejado de su propia familia y prácticamente obligado a abdicar. Se trata de Final de partida, la crónica de los hechos que llevaron a la abdicación de Juan Carlos I, escrito por la periodista Ana Romero y editado por La Esfera de los Libros. El libro -que generó una gran expectativa por lo que Ana Romero podría contar- aporta claves políticas, personales y familiares, aunque no aclara las pruebas de una fortuna oculta conseguida por Juan Carlos I a través del cobro de comisiones por propiciar los negocios de empresas españolas en el exterior. Y aunque retrata el fin de su relación con Corinna zu Sayn-Wittgenstein, su compañera sentimental desde 2004, Romero no profundiza en las posibles desavenencias surgidas a raíz de una negociación económica tras la ruptura entre ambos.

En el texto aparecen reflejados los pormenores del descalabro político y personal que llevó a Juan Carlos al fin de su reinado: desde el estallido del caso Nóos, la caída de Botsuana –inicio del declive del monarca-, su cada vez más acelerada desconexión de la vida política de España, el aislamiento familiar así como el problema político que supuso para su reinado Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la aristócrata convertida en omnipresente intermediadora en lo que a negocios se refiere.

"En el texto aparecen reflejados los pormenores del descalabro político y personal que llevó a Juan Carlos al fin de su reinado"

El libro abunda en referencias, fechas, datos... Ana Romero cubrió la información de Casa Real para El Mundo desde 2010 hasta 2014, los años del ocaso, y los que se cuentan en el texto. Tres aspectos llaman la atención: la narración que hace de la abdicación como operación preparada –y el papel que jugaron Rafael Spottorno, jefe de la Casa del Rey; Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia— “más como amigo que como cargo público”— y el expresidente del Gobierno Felipe González; el problema que supuso la vinculación del monarca con Corinna zu Sayn-Wittgenstein: a todas luces una “intersección de la vida privada y pública del Monarca”, al mezclar su papel de “embajador económico para España”, con el de “intermediaria” o “consejera” de la aristócrata danesa-alemana y, finalmente, el recuento de los negocios del Rey.

Un aspecto resulta transversal en el libro: la textura personal de un hombre cada vez más solo; alguien que exclama, a bocajarro que quiere divorciarse –si su hija lo ha hecho, por qué él no- y que incluso ofrece matrimonio a su amante, en 2013, con la intención de dar, al fin, un giro a su vida. Un anciano cuya campechanía devino en declive, que ni siquiera tiene relación con sus nietos, que se lleva mal su hijo, detesta a su mujer y sólo ansía una cosa: que le dejen hacer lo que le viene en gana.

La princesa Corinna y el rey Juan Carlos I

¿Cómo y de qué forma salió Corinna de la vida del monarca? ¿Fue una negociación pactada? ¿Hubo acuerdos económicos a manera de compensación por la labor de la aristócrata como intermediadora? Ana Romero no entra en la hipótesis, aunque la cita y la alude. De momento, la versión que sostiene Romero apunta al despedazamiento del bien avenido tándem en el momento previo a la abdicación. Según cuenta Romero, Corinna zu Sayn-Wittgenstein y Juan Carlos apenas hablaban antes del 2 de junio de 2014. Ana Romero recoge opiniones sobre la polémica relación entre ambos y los juicios negativos que sobre ella tenían muchos colaboradores cercanos al Rey.

“La mujer por la que seriamente apostó Juan Carlos I al final de su vida también le falló”

“Su sentido de la supervivencia es grande, y lo primero que pensó es cómo le afectaría a ella, ya lo había demostrado cuando quiso distanciarse públicamente de don Juan Carlos con su paseíllo por los medios de comunicación en febrero de 2013 –escribe Romero El Mundo- (…) Lo realmente trágico de toda esta historia es que la mujer por la que seriamente apostó Juan Carlos I al final de su vida también le falló: supuestamente CSW rechazó la oferta que le hizo de matrimonio en verano de 2013 porque no creía conveniente para ella casarse en terceras nupcias con un exrey septuagenario en cuyo país no sería bien recibida como su alteza real Corinna de Borbón”, escribe la periodista en Final de partida.

El retrato que hace Ana Romero de la relación entre el rey y la princesa alterna agrias opiniones sobre el proceder de la aristócrata –el círculo del monarca la describe como fría y ambiciosa- con versiones y matizaciones alusivas a lo que su aparición significó en la vida del rey. “En el entorno del exmonarca, la desconfianza hacia CSW es tan grande que aún se teme que don Juan Carlos quiera recuperar el contacto ‘a poco que ella tire del hilo’. No creo que haya nadie, exceptuando a los dos protagonistas, que conozca la naturaleza verdadera de esta relación, aunque las especulaciones no cesan”.

“La desconfianza hacia CSW es tan grande que aún se teme que don Juan Carlos quiera recuperar el contacto”

Ana Romerono entra al trapo con una versión que cada vez cobra más peso, y según la cual, la separación definitiva entre Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein alcanzó su punto más agrio al momento de repartir las gananciales –es decir, las comisiones -. Al parecer, Corinna no se sintió correctamente compensada. A ese disgusto se sumaría la forma precipitada de la que tuvo que salir de España, entre otras cosas, por la poca conveniencia que su figura supone para la Corona española, empeñada en lavar su imagen.

Sin embargo, y aunque no da detalles específicos, Romero alude: “Cuando este libro se disponía a ir a imprenta, y en medio de un incomprensible —o muy comprensible— nerviosismo general, varios medios españoles publicaron hipótesis sobre el motivo de la ruptura de la pareja. Según Interviú, CSW consiguió amasar una fortuna en Suiza de treinta millones de euros durante el tiempo que duró el noviazgo semioficial y su estancia en España como consorte oficiosa. Hasta el momento, Schillings, el poderoso bufete de abogados que representa a la consultora global, no ha desmentido”

Sobre el tema Juan Carlos I y Corinna, asegura Ana Romero: “la relación —hace tiempo inexistente— había descendido a las llamadas cloacas del Estado. La distancia puesta por CSW entre ella y el rey emérito se convirtió en objeto de contienda entre un policía fontanero, de esos que hacen trabajos especiales para el Estado, y otros cuerpos de la seguridad del Estado”.

“CSW consiguió amasar una fortuna en Suiza de 30 millones de euros durante el tiempo que duró el noviazgo”

Las comisiones del Rey (Y Corinna)

En las páginas de Final de partida, Romero describe con enjundia los detalles y pormenores de los negocios del rey Juan Carlos. Sin embargo, no aporta elementos nuevos sobre la posibilidad de una fortuna oculta, aunque sí hace un minucioso recuento en el tiempo: Arabia Saudita, la Fundación Laureus, la creación de un fondo con rey Abdulá, el Ave a la Meca (en cuyo viaje de preparación habría estado la propia Corinna)…

Romero parte, como fecha significativa, en el año 2008 –cuatro años después de que el rey conociera a Corinna en una cacería-. En ese año Juan Carlos comunicó al gobierno de Zapatero su deseo de “incrementar el número de viajes a la península arábiga, que en esos años constituía un fantástico destino económico al que los líderes occidentales acudían atraídos por la potencia de los petrodólares”, escribe. Sus deseos se convirtieron en órdenes, asegura la periodista. La diplomacia española comenzó a rediseñar el trabajo público del rey hasta el punto de que comenzó a producirse algo inédito: “viajes reales sobre los que los embajadores no informaban al Ministerio de Asuntos Exteriores por petición expresa de la Casa del Rey”.

“Arabia Saudí abrió el camino de Juan Carlos I para construir una fortuna”

Ana Romero plantea de qué forma “Arabia Saudí abrió el camino de Juan Carlos I para construir una fortuna que nunca tuvo y Emiratos Árabes la consolidó”. La relación del monarca con Arabia, se sostiene, según la periodista, en el concepto de clientelización: “Hay figuras —los fixers— que cobran comisiones de las empresas de su propio país para conseguir contratos que los líderes políticos de esos países luego venden a sus ciudadanos como ori gen de empleo y riqueza. Esta es una ecuación que nunca falla. Cuantos más clientes tienen las monarquías del Golfo, más contentos estarán todos en Occidente y en Oriente y más tiempo tendrán garantizado el poder los monarcas absolutos. Véase como ejemplo de este proceder el contrato del AVE a La Meca”.

Cuenta Romero la buena relación de Juan Carlos con Fahd, Sultan y Salman , de la Casa Al-Saud. “A partir de 1982, y con este trío de poderosísimos hermanos convertidos en sus propios hermanos, don Juan Carlos se convirtió en pieza clave para la obtención de los contratos por empresas españolas de todo signo. Así surgió en este tiempo el rumor de la supuesta fortuna de cuantía desconocida aunque nadie ha- ya dado la más mínima prueba o datos objetivos de su existencia y menos aún volumen”, escribe Romero, quien incluso se permite revela detalles como, por ejemplo, el entusiasmo de Juan Carlos como huésped del Emirates Palace durante su visita oficial en 2008: “paseó como un niño por el lobby en el que se adquieren monedas de oro en una máquina expendedora, se compran relojes de diamantes, se degustan mojitos en el Havana Bar o se contratan las mejores prostitutas del mercado (…) Qué feliz está aquí la gente, comentó don Juan Carlos”.

“CSW fue transformándose a ojos de los líderes de Abu Dabi en representante del rey de España”

El Borbón fue, entonces, una especie de embajador comercial. “Dime en qué te puedo ayudar, es la frase típica que solía decir el rey a los embajadores de la zona”. La madeja de intereses mutuos revela cosas como negocios en los que Arabia Saudí, Emiratos y Australia compraron a España material militar valorado en casi dos mil millones de euros, lo que supone el 44,4 por ciento de las exportaciones militares de nuestro país. También explica de qué forma Corinna zu Sayn-Wittgenstein toma partido en el asunto. “Desde el inicio de su relación con Emiratos, CSW insistió mucho en su origen aristocrático: Entonces decía que formaba parte de la nobleza europea, que su padre era amigo del rey Juan Carlos, y que ella estaba ayudándole porque así se lo había pedido su progenitor (…) Gradualmente, CSW fue transformándose a ojos de los líderes de Abu Dabi en representante del rey de España y en la persona a la que había que dirigirse para tener línea directa con él. Al mismo tiempo, se consolidó como su pareja oficial. Una peligrosa mezcla que indicaba a las alturas de Abu Dabi que era alguien a tener en cuenta hasta que don Juan Carlos indicara lo contrario”.

A juzgar por lo que Romero cuenta enFin de partida, Corinna zu Sayn-Wittgenstein hacía y deshacía, al punto de acompañar comitivas y viajes oficiales. “Nada tuvo que ver ella (CSW) con el contrato del AVE a La Meca. Entonces, ¿qué fue a hacer a Riad? De nuevo, no he encontrado a nadie que se responsabilice de su presencia oficial en el avión de las Fuerzas Aéreas Españolas junto a los reyes de España. Presumiblemente, fue el aparato de Zarzuela el que, siguiendo órdenes directas del rey, la incluyó en la delegación oficial”

“Siguiendo órdenes directas del rey, la Zarzuela incluyó a Corinna en la delegación oficial”

Ana Romero relata cómo los viajes al Golfo de Juan Carlos I al final de su mandato no hicieron más que empeorar su imagen. “Los españoles estaban ya saturados de sus salidas al extranjero con los grandes líderes del Ibex. Lo que empezó como un plus con la foto exclusiva del rey reunido con el Consejo Empresarial de Competitividad, en marzo de 2012, acabó convirtiéndose en un problema cuando el lobby del Ibex 35 liderado por César Alierta, el presidente de Telefónica, empezó a contaminarse del desprestigio de la clase política y la Corona (…) Tampoco contribuyeron demasiado a mejorar la opinión pública las noticias sobre contratos entre España y Arabia Saudí, que pasaron en gran medida desapercibidos. El último, de Abengoa, la empresa más potente de Andalucía, va a desarrollar la primera planta de desalinización solar del Reino del Desierto, valorada en ciento treinta millones de dólares. Sí ha cobrado mucho interés, en cambio, el ultimátum lanzado por los dirigentes saudíes al Gobierno de España con respecto al AVE del Desierto: si no cumplen los términos del contrato, las empresas españolas volverán a sufrir el síndrome del canal de Panamá”.

Sin duda, el papel de la aristócrata es activo, a juzgar por las fuentes citadas por la periodista, una de ellas, asegura, refiriéndose a Corinna: “Sí, ella ha ganado mucho dinero gracias a él, pero también se lo ha hecho ganar a empresas españolas”. También Romero da detalles sobre el papel de Corinna zu Sayn-Wittgenstein como asesora de la FundaciónLaureus, donde intentó conectar a Iñaki Urdangarin, y con quienes llegó a facturar tan sólo en Barcelona 8,3 millones de euros por las dos ediciones de la ceremonia de sus premios anuales.

“Sí, ella ha ganado mucho dinero gracias a él, pero también se lo ha hecho ganar a empresas españolas”.

Mándame una pistola para que me suicide

El rey está solo, en una habitación, chasqueando la vejez y los estropicios de un reinado que va a peor. “Mándame una pistola para que me suicide”, relata la periodista, al referirse a la frase que diría Juan Carlos I a un amigo, después de que el Gobierno, el jefe de la Casa Real y hasta el director del CNI le hubieran obligado a cancelar el vi je a Abu Dabi “no por consejo médico —como se dijo públicamente—, sino porque se comprendió que CSW podía ser un ver- dadero peligro para la seguridad nacional. La petición de una pistola era claramente una exageración del monarca, que no podía ocultar su irritación. Por primera vez casi desde la muerte de Franco, no se hacía su voluntad”.

Cuenta Fin de partida cómo las “últimas reuniones de CSW en Zarzuela con el general Sanz Roldán y con Margallo en diciembre de 2012”, precipitaron “el cierre en banda de la clase dirigente” contra la pareja sentimental del rey. Fue entonces cuando, además de su residencia en Mónaco por motivos fiscales, CSW cambió el hogar que tenía en el monte de El Pardo “por un elegante piso en una de las direcciones más distinguidas de Londres, donde apenas los rusos y los árabes multimillonarios pueden permitirse tener casa”.

En este largo y lento desmoronamiento, Juan Carlos I sopesa la posibilidad de contraer matrimonio, consiguiendo así que Corinna zu Sayn-Wittgenstein obtuviera el título de su alteza real Corinna de Borbón. “El complicado plan implicaba aguantar un año más, llegar hasta los fastos de celebración del cuarenta aniversario de su proclamación en noviembre de 2015 y luego retirarse con ella en un país extranjero, apenas con un apartamento en el Palacio Real al que acudir cuando los ánimos de los españoles se hubieran atemperado respecto a ella. Era un deseo recurrente en el ánimo del monarca”

¿Cuántos factores favorecieron el derrumbe de Juan Carlos I? Ana Romero enumera varios. “Eso que tú llamas puntos negros aparecían prácticamente cada mes. Cuando no era una cosa, era otra, me confirman quienes se resisten a entrar en el detalle de los esqueletos que se han ido amontonando en el armario real a lo largo de cuatro décadas. Muy al principio de su reinado, son memorables las fiestas a las que acudía en Aqaba, en Jordania, organizadas por su gran amigo el fallecido rey Hussein (…) Era el pan nuestro de cada día. Prácticamente cada mes había algo. Así no podía seguir, continúan esas fuentes conocedoras del cerco que se fue cerrando en torno al rey entre 2013 y 2014. Del mismo modo, las tradicionalmente estrechas relaciones entre la Casa (del Rey) y la Casa (el CNI) comenzaban a dificultarse: el nuevo Gobierno del Partido Popular, y en particular la responsable de los servicios de inteligencia, Soraya Sáenz de Santamaría, se mostraba cada vez más reacio a utilizar esos recursos del Estado para taponar las aguas fecales del reinado de Juan Carlos I”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba