Sociedad

La historia que Buckingham niega: la joven detalla sus tres encuentros con el príncipe

Según publica este domingo el semanario británico The Mail on Sunday, la joven anónima que fue esclava sexual de Jeffrey Epstein, y entre cuyos implicados podría encontrarse el duque de York, ha relatado su experiencia ante la calificación de Buckinham de acusaciones falsas y sin fundamento.

El duque de York, el príncipe Andrés
El duque de York, el príncipe Andrés EP

Pese a la negativa por parte del Palacio de Buckingham de pronunciarse en primera instancia sobre el proceso llevado a cabo en Florida, en la corte de Palm Beach, en el que se atribuye al príncipe Andrés, duque de York, e hijo de la reina Isabel II, responsabilidad en el abuso de una menor entre 1999 y 2002, la información publicada este domingo por el semanal del Daily Mail sobre la verdadera identidad de la joven que en el proceso se la conoce como ‘Jane Doe 3’ y su relato de lo sucedido ha obligado a la Corona británica a pronunciarse y negar cualquier tipo de veracidad al relato.

Esta revelación, que el diario británico califica que es “la más extraordinaria historia de sexo, poder, influencia y abuso de niñas que ya ha enviado a Jeffrey Epstein, uno de los hombre más ricos de América, a la cárcel”, parece haber descolocado a la falimia real británica, que ha tenido que salir al paso de las declaraciones de la joven recogidas por The Mail on Sunday.

La joven en cuestión, ‘Jan Doe 3’ en los documentos oficiales de la corte de Florida, se llama Virginia Roberts y el eje de su historia se construye en base a tres personajes: Jeffrey Epstein, el multimillonario del que afirma que fue “esclava sexual”, Ghislaine Maxwell, hija del magnate de la prensa Robert Maxwell, que ejercía de ‘Madame’ y el príncipe Andrés, con el que se encontró en tres ocasiones, en Londres, en Nueva York y en una isla del caribe.

Según explica la joven, Maxwell le ofreció trabajar para Epstein poco después de cumplir los 15 años de edad como masajista. La mujer era amiga de Epstein al haber coincidido, según el medio, en los mismos círculos hedonistas. El príncipe Andrés fue fotografiado con mujeres en topless durante un día de fiesta con ellos en Tailandia y retozando con Maxwell en una fiesta de tema sado-masoquista en Halloween en Manhattan.

Maxwell ofreció el trabajo a Roberts, según relata la joven al medio, como un puesto con el que ganaría formación y grandes cantidades de dinero. Tras aceptar fue conducida inmediatamente a la mansión del multimillonario, repleta de imágenes de mujeres desnudas y con cámaras ocultas que grababan las acciones. Ese mismo día tras una conversación le pidieron que se quitara la ropa y Epstein mantuvo relaciones con la joven y con otra mujer a la vez.

Según Roberts, en poco tiempo se convirtió en la 'chica top' de un pedófilo, y estaba siendo entrenada para acostarse con un príncipe británico

Según relata Roberts, tras esto se convirtió en la ‘chica top’ de un pedófilo, estaba siendo entrenada para acostarse con un príncipe británico y para satisfacer a cualquier hombre. La joven afirma que se sintió culpable, pero que estaba atrapada psicológicamente en ese círculo vicioso en el que además le pagaban y solo quería el bien para su benefactor.

En 2001 le comunicaron que volaría a Londres, allí, según relata cenó con el príncipe y otros comensales, y al día siguiente tuvo su primera cita con el duque de York, en el que Maxwell y Epstein les dejaron solos. Según explica Roberts, consideró que la única razón del viaje a Londres fue presentarla como un regalo al príncipe. Según añadió, le pagaron 15.000 dólares por acostarse con el duque de York y otros servicios sexuales a Epstein. Aunque el medio afirma que no hay pruebas de que el duque de York conociera los pagos.

Roberts afirma además que nunca se habría atrevido a demandar al príncipe, puesto que él nunca le dio dinero de sus propias manos y añadió que Epstein siempre le pagó después de un servicio “a sus amigos”.

El segundo encuentro tuvo lugar en la mansión de Epstein en Manhattan en 2001. "Yo estaba en Florida cuando me llamaron y me dijeron que me necesitaban en Nueva York", recuerda Roberts, que cuando llegó a la mansión le enviaron a otra sala con el príncipe Andrés, donde éste descansaba en un sillón detrás de una mesa llena de fotos de chicas jóvenes, una de ellas de Roberts casi desnuda. Otra joven, Johanna Sjodberg, que según afirma el diario confirmó el encuentro, estaba ya con el príncipe. Allí invitaron a Roberts a dar un masaje en los pies al duque, pero acto seguido se le pidió ir más allá, a lo que la joven se negó en un principio, pero explicó que desde que la introdujeron en la sala se dejó claro que se esperaba que ella tuviera relaciones con él.

La joven asegura que le pagaron 15.000 dólares por acostarse con el duque de York y otros servicios sexuales a Epstein

El último encuentro tuvo lugar en la isla caribeña de Epstein, donde ella le entretuvo, según relata, con una orgía. Roberts explica que voló allí con Epstein, Maxwell y siete chicas rusas que no hablaban inglés. Allí les tomaron una sesión de fotos eróticas y después las enviaron a una cabaña donde esperaban tanto Epstein como el príncipe Andrés.

En 2002 el multimillonario le compró un billete a Tailandia para Roberts para que asistiera a un curso de masaje. Allí, la joven conoció a su actual marido y huyó con él a Sydney, donde se aislaron. Hace un año, la pareja se mudó a Estados Unidos.

Todos los afectados han considerado falsedades las acusaciones de Roberts. El Palacio de Buckingham ha calificado las afirmaciones de "falsas" y carentes de "fundamento".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba