Sociedad

El Rocío: días de fiesta y devoción para los peregrinos… y una tortura para Doñana

Decenas de miles de rocieros culminan la peregrinación este fin de semana con la romería en la aldea de El Rocío. Ecologistas piden un año más restringir el tránsito de vehículos a motor, la principal amenaza del equilibrio del Parque Nacional, y recuperar el camino del Rocío tradicional: a pie, a caballo o con vehículos de tracción animal, pero sin todoterrenos. La muerte de más de una decena de caballos cada año desluce una fiesta vivida con grandes dosis de pasión.

Peregrinos durante la romería del Rocío.
Peregrinos durante la romería del Rocío. GTRES

El Rocío es una de las peregrinaciones más largas y multitudinarias que existen. Cofradías procedentes principalmente de las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz, emprenden una peregrinación durante días hacia la aldea de El Rocío, en Almonte (Huelva), donde llegan a congregarse en torno a un millón de personas para celebrar durante todo el fin de semana la fiesta de la Virgen del mismo nombre, cuyo momento culmen es el singular 'salto de la reja'. Pero mientras los peregrinos -muchos movidos por la devoción, otros por el cachondeo- disfrutan de una romería de marcado carácter festivo y fraternal, el Espacio Natural de Doñana, por donde discurren la mayoría de los caminos rocieros, sufre durante una semana el paso de una marabunta de personas, caballos y carruajes, y lo que es peor, la invasión de los numerosos vehículos a motor que les acompañan.

Ese trajín de hermandades, tractores y todoterrenos -que se cuentan por miles- tiene consecuencias directas para la mayor reserva ecológica de Europa. Humos, ruido de motores, amplificadores y el clamor de los rocieros perceptible a cualquier hora del día suponen una amenaza para el equilibrio natural del paraje. Además de la acumulación de basura, mucha basura, y del incremento del riesgo de incendio. El parque natural observa el paso de lo que parece una “feria ambulante” en la que se canta, se baila, se reza y se bebe, pero donde no siempre se respeta la naturaleza ni a los propios animales. Así lo advierten desde Ecologistas en Acción, que este año han vuelto a reivindicar que se limite el tránsito de tráfico rodado por las vías pecuarias utilizadas para llegar hasta El Rocío, algo que consideran imprescindible para compatibilizar la tradición con la conservación de los ecosistemas. “No queremos que se elimine la romería, lo que pedimos es que se recupere el camino tradicional, el que se hacía a pie, a caballo, o con vehículos de tracción animal, y que se restrinja el tráfico”, puntualiza José Manuel Franco, miembro de Ecologistas en Acción Sanlúcar de Barrameda.

Este año, unas 114 hermandades emprendieron rumbo hacia la aldea almonteña. Solo en la provincia de Sevilla pueden transitar en torno a 35.000 rocieros, 3.500 tractores y 5.000 vehículos todo terreno. Al preguntar por las intenciones de la Junta de Andalucía de empezar a limitar el paso de vehículos por los caminos de Doñana durante la romería, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio dijo a este diario que este asunto “está bastante controlado” y que “las hermandades no campan a sus anchas”. Sin embargo, los comportamientos irresponsables sí son incontrolables. La agrupación conservacionista explica que las propias hermandades reconocen que no tienen capacidad para concienciar a toda la gente que acude a la romería para que sea respetuosa con el entorno, aunque la falta de civismo no es algo generalizado.

Miles de todoterrenos forman parte de la romería que surca los caminos de Doñana. El humo de los coches y la contaminación acústica se suman a las toneladas de basura generada

Latas, vidrios, papeles, paquetes de tabaco…  La estampa no cambia con el paso de los años. La basura va brotando al paso de los romeros por el corazón de Doñana y, aunque se moviliza personal para la recogida de desechos y se intenta utilizar puntos concretos de recogida, siempre quedan desperdicios que esparcen animales como zorros o jabalíes, haciendo más difícil las labores de limpieza. En 2009 la organización ecologista denunció el estado en el que quedó una finca pública del término municipal de Aznalcázar que sirve como área de descanso para los rocieros. Al parecer, en este paraje se descargaron y enterraron varias toneladas de residuos dando lugar a lo que fue considerado como un vertedero ilegal. La zona, Reserva de la Biosfera, es tan sensible que hace ya unos años la Estación Biológica de Doñana (EBD) recomendaba no aumentar el número de visitantes al interior del Parque Nacional para evitar un impacto ambiental inasumible.

A más vehículos, más basura

Además de la contaminación evidente que provocan los miles de vehículos que surcan Doñana, Franco asegura que hay una relación directa entre el uso de coches y remolques y el aumento de la basura generada. La explicación es que el paso andando no ensucia tanto porque los rocieros están más limitados para transportar sus provisiones. Como cada año, las administraciones participantes pusieron en marcha el Plan Romero 2014 para asegurar el correcto desarrollo de la romería durante el camino de ida y de vuelta. Un despliegue que ha movilizado a efectivos de Emergencias Andalucía, más de 3.800 agentes de Guardia Civil y Policía Nacional, bomberos, Policía Local, sanitarios y personal de salvamento marítimo. Tratándose de un evento tan multitudinario, la seguridad, el control del tráfico y la prevención son básicos, pero desde la asociación ecologista lamentan que la Administración no ponga tanto empeño en la protección del ecosistema. En estos años han solicitado que se tomen medidas mediante el Consejo de Participación de Doñana, directamente a la Consejería de Medio Ambiente y hasta a la Comisión Europea, donde el año pasado entregaron un informe denunciando las amenazas para la conservación de Doñana.

Algunas vías pecuarias tienen restringido el paso el resto del año acorde a la ley que regula su uso, pero "en el Rocío se abre la veda"

También se quejan de que algunas vías pecuarias se abren para la ocasión cuando el paso está restringido el resto del año acorde a la ley que regula su uso. El permiso para acceder a algunas de estas vías y realizar actividades de senderismo o visitas de educación ambiental no es concedido, pero “en el Rocío se abre la veda”, critica Franco. Según Ecologistas en Acción, es recomendable mantener la restricción durante la romería porque cuando se levanta la prohibición, las abundantes lluvias han provocado una gran acumulación de agua en las vías pecuarias en zonas que atraviesan el Parque Nacional dificultando el acceso, por lo que es aconsejable que sean transitadas a pie, a caballo o en vehículos de tracción animal.

Cadáveres de caballos, la cara cruel del Rocío

Precisamente los animales, y no los silvestres, son otros de los grandes perjudicados de la fiesta del Rocío, en ocasiones víctimas del maltrato animal. “Todos los años mueren caballos en el Rocío”. Es un patrón que se viene repitiendo desde hace años. La incógnita a despejar es cuántos animales perecerán esta vez. El martes, ya de resaca rociera, se hablaba de 11 animales muertos. Jornadas agotadoras y falta de alimento y agua son las principales causas de las muertes de los equinos en la romería, cuando no se trata de agresiones. La Asociación Andaluza para la Defensa de los Animales (ASANDA) critica la actitud indulgente de la Junta, que en 2012, y a instancias de ASANDA, investigó la muerte de 13 equinos durante los días de romería e informó que los caballos habían muerto de forma fulminante sin encontrar indicios de un cuidado inadecuado, conclusión contraria a otro informe que encargó la asociación. Es la cara más cruel de una fiesta apasionada como pocas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba