Sociedad

Un directivo del Barça compra la discoteca Moma en Madrid, y pretende reabrirla pese a estar clausurada

La popular discoteca madrileña se encuentra clausurada durante dos años, y el Ayuntamiento no permitirá la apertura con la misma actividad hasta que no se cumpla el plazo. Además hay un pleito sobre la propiedad del local, aunque ahora una empresa de Javier Bordas lo ha adquerido. 

La entrada de la discoteca
La entrada de la discoteca Europa Press

La discoteca madrileña Moma podría reabrir sus puertas a corto plazo. Esa al menos parece ser la intención de los que podrían ser sus nuevos propietarios, después de que los supuestos dueños actuales hayan vendido el local a una conocida empresa de la noche barcelonesa que capitanea Javier Bordas, un directivo del Fútbol Club Barcelona y presidente del Grupo costa Este, empresa dedicada al ocio y la restauración. 

En Barcelona le conocen como ‘el rey de las discotecas’, ya que es propietario, junto con su hermano, de BlingBling, Opium, Astoria Universal, Soho, Sotavento, Vetro y Carpas Costa Este. Igualmente tienen los restaurantes Nube y Nube Ibiza y Cachitos. Prepara la apertura de un Pacha en Barcelona.

El Ayuntamiento de Madrid por su parte no aceptará ninguna maniobra que suponga la apertura de la discoteca, sancionada con un cierre de dos años por exceder el aforo, según informaron fuentes municipales.

Opium Madrid

La empresa ha iniciado las obras y quiere abrir con el nombre de Opium Madrid. Esta compañía tiene en la capital catalana Opium Barcelona, que está considerada como una de las mejores discotecas de Europa.

Fuentes de la empresa confirmaron la compra e indicaron que ya están en obras. Además añadieron que se están haciendo las “gestiones oportunas” para solucionar los problemas para abrir.

Sin embargo, fuentes del Ayuntamiento de Madrid explicaron a este periódico que Moma tiene una sanción en firme que tiene que cumplir, y que no sirve vender la propiedad a otra empresa, ya que el castigo es para impedir que el local vuelva a abrir cambiando el nombre de la sociedad gestora. “Con esa actividad no se volverá a abrir hasta dentro de dos años”, añadieron las mismas fuentes.

El 17 de noviembre de 2013 la Policía Municipal realizó una inspección en la discoteca, situada en la calle José Abascal 56, y contabilizó 1.510 personas cuando su aforo era de 298. La sala fue desalojada, precintada y se le impuso una sanción de dos años de cierre y multa de 300.000 euros.

Moma era hasta el cierre una de las discotecas más conocidas de Madrid, con salas para diferentes músicas e incluso un restaurante.

La tragedia del Madrid Arena llevó al Ayuntamiento de Madrid a intensificar las inspecciones a los locales. Los empresarios del sector dijeron entonces que la muerte de las cinco jóvenes había desatado una persecución contra sus negocios. Cuarenta y ocho familias se quedaron en la calle tras el cierre, que fue recurrido por los propietarios.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba