Sociedad

Muestras de los canelones 'La Cocinera' de Nestlé vendidos en España tienen carne de caballo

El ministro de Agricultura Miguel Arias Cañete anuncia este lunes que se ha detectado un caso de fraude por la presencia de carne de caballo en canelones rellenos de carne etiquetada como vacuno. Fuentes del Ministerio explicaban que la muestra tomada en Madrid corresponde a la marca propiedad de la suiza Nestlé.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en una sesión en el Senado
El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en una sesión en el Senado Efe

El ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha dicho este lunes que se ha detectado un primer caso de fraude por la presencia de carne de caballo en "canelones con relleno de carne" etiquetados como vacuno y que se ha informado del caso a las comunidades autónomas y empresas afectadas.

Fuentes del Ministerio consultadas por Europa Press precisaron que el positivo detectado corresponde a la marca 'La Cocinera', propiedad de la multinacional suiza Nestlé.

"Desde primeros de febrero venimos haciendo análisis en los puntos de consumo y una de las muestras ha dado resultado positivo, con restos de ADN de caballo", ha indicado en declaraciones a la prensa en Bruselas, en donde Arias Cañete discutirá con sus colegas europeos los últimos acontecimientos de esta crisis que afecta ya a varios países de la UE.

Arias Cañete ha evitado dar detalles sobre el origen de la muestra que ha dado positivo y se ha limitado a señalar que se trataba de "canelones con relleno de carne en la península ibérica" y que dicha prueba ha sido "tomada en Madrid". "Hemos informado ya a las Comunidades Autónomas, a las autoridades de consumo y a las empresas afectadas", ha añadido.

Con este ejemplo, el ministro ha querido destacar que España "se ha anticipado" al plan europeo pactado por los 27 para realizar test con los que rastrear en todos los países de la UE rastros de ADN de caballo en los alimentos transformados y comercializados como vacuno. También deben realizar pruebas para detectar la eventual presencia de un analgésico de uso animal llamado fenilbutazona.

El programa de control lanzado a escala europea comenzará con las pruebas formalmente el próximo 1 de marzo, durante un periodo de un mes prorrogable dos meses más, con el objetivo de que los primeros resultados sean públicos el 15 de abril.

El ministerio trabaja en coordinación con las Comunidades Autónomas para articular el procedimiento y que el trabajo sea "lo más eficaz posible", ha explicado Arias Cañete, que ha apuntado que España realiza pruebas similares desde principios de este mes.

Sobre la necesidad de revisar las normas europeas en materia de etiquetado, tal y como defiende con fuerza Francia, el ministro español se ha mostrado cauto, ya que considera que no es "necesario en este momento". "Lo que hace falta es hacerlas cumplir (las normas)", ha indicado a la prensa, para incidir en que existen reglas que regulan el etiquetado pero que hay que perseguir los casos de "fraude".

"Ahora hay que hacer caer todo el peso de la ley sobre los que han infringido los procedimientos, no creo que se deba aprovechar la ocasión para hacer cambios de normas, cuando realmente la normativa comunitaria permite seguir la trazabilidad perfectamente y garantiza que los consumidores estén protegidos", ha zanjado.

Restos equinos en Ikeas de Suecia y República Checa

La cadena sueca de muebles y objetos para el hogar IKEA ha suspendido este lunes la venta de albóndigas en sus tiendas en Suecia debido a las sospechas de que podrían contener restos de carne de caballo. "Hoy hemos recibido información de que en nuestras albóndigas puede haber rastros de carne equina, de acuerdo con una prueba hecha en la República Checa. Nuestros propios controles no han mostrado ningún rastro de carne de caballo. Ahora estudiaremos el caso con mayor detenimiento", informó en un comunicado la firma sueca.

IKEA apeló a su "compromiso" con sus clientes para suspender momentáneamente la venta en Suecia de sus populares albóndigas. "Para evitar una eventual intranquilidad entre nuestros clientes detenemos toda la venta y servicio de nuestras albóndigas en el país", señaló la cadena sueca.

La mayor parte de las albóndigas que IKEA vende en sus tiendas en Europa son preparadas por el productor cárnico sueco Dafgård, aunque en algunos países las filiales las compran a productores locales, como es el caso de Noruega. IKEA Noruega ha asegurado que continuará con la venta de albóndigas, ya que las suyas proceden de un productor noruego.

La cadena sueca no ha informado por el momento sobre si adoptará medidas similares en otros países. De confirmarse la presencia de restos equinos en preparados de vacuno sería el primer caso de este tipo de alimentos elaborados en Suecia.

Por otra parte, las autoridades sanitarias de la República Checa han localizado carne de caballo en albóndigas destinadas a la venta en establecimientos de la cadena de muebles sueca Ikea. El Servicio Veterinario del país centroeuropeo indicó que el producto había sido elaborado en Suecia y que fue inspeccionado y su distribución bloqueada, según la agencia de noticia CTK.

Ikea comercializa albóndigas congeladas y también las sirve en los restaurantes de sus establecimientos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba