Sociedad

La Pantoja enchironada, el tamaño en 'Adán y Eva' y las lágrimas de Casado

Los fieles de la tonadillera lloran por las esquinas mientras en la tele no se habla de otra cosa. El programa nudista sigue en su línea. La presentadora de TVE se derrumba en directo…

Tragedia nacional. Isabel Pantoja ya está en el trullo. Y sus fieles lloran por las esquinas este encarcelamiento tan dañino para ellos como justo para el resto de mortales no aficionados a la copla. En alguna televisión, por supuesto, piensan en cómo hacer caja con el asunto. Y no faltan quienes idean ya el guión del drama carcelario que a buen seguro vivirá la cantante.  Pobre mujer, comentan algunos, cabizbajos. No sería bueno perder de vista que la tonadillera ha sido enchironada por blanquear capitales. Y esto, en un país tan corrompido, tan absurdo, tan putrefacto, es digno de celebración. Este argumento puede parecer un tanto demagógico, pero, viendo que el retoño, Kiko Rivera, alias Paquirrín, afirma "odiar este país" por la decisión "ejemplarizante", muchos refuerzan su alegría por ver entre barrotes a la Pantoja.

Es posible hablar desde prisión. ¿Se acuerdan de aquella entrevista para la historia en el Telediario de TVE al ínclito Julián Sancristóbal, entonces acusado y luego condenado por crear los GAL?

El caso es que en la televisión, tanto en los programas rosas como en los informativos, no se habla de otra cosa. Al parecer, resulta tremebundo que esta mujer, privada de su libertad, no pueda aparecer en alguna cadena. Por si los cráneos privilegiados de la tele no lo habían pensado, es la obligación de un servidor recordarles que la estancia en prisión nunca ha sido óbice para aparecer en la pantalla. ¿O es que no se acuerdan de aquella entrevista para la historia en Televisión Española al ínclito Julián Sancristóbal, entonces acusado y luego condenado por crear los GAL? (Ambas cosas, la entrevista y el GAL, por decisión del Gobierno del PSOE). Fue en 1995, en directo, abriendo el Telediario, a la hora de comer, en pleno declive del felipismo. Glorioso momento televisivo que conviene recordar de vez en cuando para reflexionar sobre las infames fronteras de la manipulación en las televisiones públicas.

Semana trágica

Durante la semana que muere hemos visto entrar en prisión a la Pantoja, hemos perdido a la Duquesa de Alba, que en paz descanse, y hemos llorado, aunque también disfrutado, con Lo Imposible en Telecinco. Pero siempre hay un resquicio para la sandez televisiva. Solo hay que zappear un poco. Así, este martes, mientras un servidor esperaba el inicio de La otra red, se encontró con los momentos finales del horrendo y estúpido Adán y Eva. En concreto, me topé con el fugaz adelanto de lo que se avecina en el siguiente capítulo del programa nudista.

Todo girará en torno al tamaño del miembro viril de un concursante negro. Como lo oyen. Un tal Coman y sus atributos, sobre todos estos últimos, son observados por dos féminas. Una de las concursantes, presa de la lujuria, dice: "No eres mujer completa, hasta que un negro te la meta". Olé. Y la otra, que no puede retirar su pensamiento de las partes pudendas, reclama al muchacho que se las muestre. Al final, este hombre tan bien dotado tiene que elegir. Huelgan valoraciones.  

Si uno repasa el vídeo, la verdad es que la regañina de Casado no fue para tanto. Así que habrá que ponerse en plan optimista y considerar, aun a riesgo de volver a equivocarnos, que se trató, simple y llanamente, de un derrumbe emocional

Para concluir, un asunto un tanto lacrimoso. Ocurrió, como seguramente todos ustedes saben a estas alturas, durante Los desayunos de TVE. La presentadora, esa recia y dura María Casado, derramó sus lágrimas porque se sentía mal consigo misma tras unas palabras que había dirigido minutos antes a la tertuliana Curri Valenzuela. Si uno repasa el vídeo, la verdad es que la regañina previa no fue para tanto. Así que habrá que ponerse en plan optimista y considerar, aun a riesgo de volver a equivocarnos, que se trató, simple y llanamente, de un derrumbe emocional propio de quien hace muchas horas de televisión en directo. La tensión informativa, los nervios del directo y esas milongas, ya saben.

Ahora sabemos que María Casado no es tan pétrea como parecía. Si quiere desahogarse definitivamente, puede ver un rato Adán y Eva o pensar en que Ramón García y Ana Obregónaparecerán otra vez en TVE en Navidad. O leer esta pieza irresponsable, como ustedes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba