Sociedad

Un marroquí de sólo 21 años premiado por hallar pequeñas soluciones a grandes problemas

Se llama Mohamed El Amrani y acaba de ser reconocido como mejor emprendedor social de 2014 por la Fundación Príncipe de Girona. Su lucha contra la exclusión social en la localidad gerundense de Roses le ha hecho merecedor de un premio con el que quiere demostrar que "si te lo propones, no hay barreras y todo es posible". 

Mohamed El Amrani, mejor emprendedor social de 2014
Mohamed El Amrani, mejor emprendedor social de 2014

Tiene 21 años, llegó a España procedente de Marruecos con sólo tres y reconoce que ser el mejor emprendedor social de 2014 "impresiona un poco". Se llama Mohamed El Amrani y su optimismo e ímpetu para salir adelante son las dos cualidades que han convencido a la Fundación Príncipe de Girona para premiarle por un trabajo que juzgan como "rompedor".

Con apenas 16 años, el catalano-marroquí decidió poner en marcha una asociación para romper clichés. "Hemos logrado que muchos jóvenes se hagan voluntarios y en comidas populares sirvan la fideuà a personas mayores que, igual si se los hubieran encontrado por la calle, les habrían tenido miedo", expresa sobre Xarxa de Convivència, la entidad con la que trata de fomentar la coexistencia (no le gusta hablar de integración) de grupos marginados y la dignidad de los más vulnerables en la localidad gerundense de Roses. 

"Nuestra filosofía principal es trabajar la convivencia desde todas las vertientes posibles, para evitar cualquier fractura social que sea de riesgo para la armonía de la comunidad", sostiene en declaraciones a 'Vozpópuli', señalando que a ellos suelen recurrir jóvenes que no tienen tantas oportunidades, que están en riesgo de exclusión o que proceden de familias desestructuradas. 

"La gente me para por la calle, están orgullosos"

Precisamente este trabajo de base comunitaria, su ejemplariedad personal, su actitud de comunicación positiva, su carácter integrador y sobre todo, su capacidad de encontrar pequeñas soluciones a grandes problemas, han sido determinantes para que esta semana recogiera la distinción a mejor emprendedor social de manos de Felipe VI y la reina Letizia.

"Este premio muestra que el camino que estamos siguiendo es el correcto"

"Los reyes me han animado a continuar y me han dicho que la fundación está a mi disposición para luchar y dar solución a distintos problemas", expone un Mohamed encantado por la ilusión con la que su ciudad ha vivido unos premios que celebran el talento juvenil. "Mucha gente me para por la calle, están orgullosos no sólo de mí sino de que una ciudad como Girona sea capaz de ganar este tipo de galardones". "La gente se siente parte de este premio", dice El Amrani, y así se lo han hecho saber a través de redes sociales como Twitter:

No se siente un ejemplo para otros jóvenes, simplemente quiere transmitir que "si te lo propones, no hay barreras y todo es posible". "Asumo el premio con el máximo sentido de la responsabilidad y para seguir adelante con la convicción firme de que el camino escogido es el correcto", zanja al respecto. 

Mensaje a los políticos: "Que escuchen más"

Preguntado por el balance de los cinco años al frente de Xarxa de Convivència, El Amrani sostiene que es "muy positivo". "Además de los proyectos que desarrollamos, es una plataforma de referencia que no sólo sirve para resolver conflictos, también para prevenir riesgos", manifiesta el galardonado, un joven con facilidad para romper barreras mentales que reconoce sentirse "un poco en tierra de nadie". "Los de allí decían que era de aquí. Y los de aquí, de allí". 

En esa lucha constante por una igualdad de oportunidades real, El Amrani no se olvida de los políticos y aprovecha para enviarles un mensaje: "Que escuchen más, que sean capaces de bajar de la nube en la que viven y que sean capaces de pisar la calle y hablar con las personas". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba