Sociedad

Cinco verdades sobre el ébola de las que no se habla demasiado

Al repatriar a los misioneros, España estaba cumpliendo las recomendaciones de la ONU. Otros países como Noruega también tienen infectados. Los médicos también cometieron errores, no tan sólo los políticos.

Mato se reúne con los portavoces de Sanidad de los grupos parlamentario del Congreso
Mato se reúne con los portavoces de Sanidad de los grupos parlamentario del Congreso efe

Un desastre de organización de tanto nivel como el que está padeciendo España con la crisis del ébola deja muchos muertos en el armario. Los políticos, y singularmente la ministra de Sanidad Ana Mato, son señalados como culpables. Pero no toda la responsabilidad es suya. Hay cosas de las que no se habla mucho sobre el ébola, pero que son ciertas. Manuel Moledo, licenciado en biología de La Coruña, nos comenta su visión del asunto, una visión que ha compartido en las redes sociales dando lugar a un interesante debate entre científicos.

1. La evolución del virus hacía predecible su llegada a Europa. Algunos científicos habían advertido de que para finales de octubre, Francia tendría un 75% de probabilidades de recibir el virus, Reino Unido un 50% y España un 14%.  Lo esperable era que el virus llegase sí o sí a Europa salvo que hubiera una contención en África occidental, algo que no se ha producido. El científico de la universidad de Lancaster Derek Gatherer lleva varios meses observando la evolución del virus en su zona de origen, y aseguró que "con tantos vuelos, que llegue a Europa es sólo cuestión de tiempo". España, pese a tener un menor tránsito con los países foco del virus (Sierra Leona, Guinea y Liberia) también estaba en riesgo, aunque un posible fallo humano causado tras la muerte del misionero García Viejo haya precipitado los hechos.

2. La propia OMS indicaba que todos los estados debían estar preparados para facilitar la repatriación de sus enfermos. La Organización Mundial de la Salud sugería el uso de protocolos específicos para que los nacionales regresaran a sus países de origen, facilitando así su vuelta.

No es un caso único el de España. Otros países como Noruega están teniendo problemas en este momento al haber repatriado una cooperante de Médicos Sin Fronteras (MSF) a Oslo. La escasa vigilancia del protocolo y los fallos de seguridad han sido el problema, no la repatriación de los misioneros 'per se'. Alemania también ha repatriado hasta el momento a tres personas.

Otros países como Noruega están teniendo problemas en este momento al haber repatriado una cooperante de Médicos Sin Fronteras (MSF) a Oslo. La escasa vigilancia del protocolo y los fallos de seguridad han sido el problema, no la repatriación de los misioneros 'per se'. Alemania también ha repatriado hasta el momento a tres personas.

3. No son necesarios unos medios de alto nivel para impedir el contagio. Médicos Sin Fronteras, con medios precarios, ha conseguido que no se infectara sobre el terreno ni uno de sus médicos en 19 años, aunque hace poco surgieron varias infecciones. Con este último brote, su situación cambió, a mediados de septiembre se infectaba una doctora de la ONG que ya está recuperada. Su historial ha cambiado con 16 contagios y 10 muertos. Hasta entonces, casi dos décadas sin apenas contagiados. Llevan tratados a más de 4.000 enfermos de ébola.

4. La alta tecnología no es imprescindible. Los medios que se necesitan para protegerse de que el virus pase de un cuerpo a otro son básicamente guantes, mascarilla, gafas, batas, mono, botas de agua, entrenamiento adecuado, cinta carrocera y valor. Incluso se cuentan casos como los de Fatu Kekula, una joven liberiana estudiante de enfermería que ha conseguido salvar a su familia del virus utilizando bolsas de basura. Con ello, consiguió salvar a sus padres y a su hermana, aunque su primo murió. De esta forma, su familia concluyó la crisis con una tasa de mortalidad del 25%. Según informaron los medios, esta joven se encargaba de suministrar alimentos a su familia y cuidarlos. Varias veces al día durante dos semanas, se ponía bolsas de basura sobre los calcetines y las ataba con un nudo a la altura de las pantorrillas. Luego se calzaba un par de botas de goma y más bolsas de basura sobre estas. Se envolvía el pelo en un par de medias y lo cubría con una bolsa de basura. Además, llevaba cuatro pares de guantes y se cubría la cara con una mascarilla. Todas estas medidas la protegieron de acabar infectada por el ébola. Se cita que voluntarios internacionales están enseñando su método a otros africanos.

5. Los profesionales implicados también tienen responsabilidad. No sólo Ana Mato y los políticos tienen la culpa de lo que está ocurriendo. El equipo de intervención parece haber actuado de forma inadecuada. La formación a las enfermeras fue de apenas 45 minutos. El Dr. José María Echevarría, medico experto en ébola que ejercita su acción en Sierra Leona, indica un entrenamiento de 2 semanas en un centro adecuado y por personal cualificado; también que de los contagiados, el 90% lo fueron por fallo humano. El otro diez, lo fueron fuera del entorno de trabajo. Se pudo actuar con irresponsabilidad o desconocimiento en algún caso.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba