Sociedad

¿Vacunas obligatorias? El reciente caso de difteria reabre el debate

El caso del niño enfermo de esta dolencia, que sigue en estado crítico, reabre el debate sobre la obligatoriedad de las vacunas para los niños en España. Sanidad tilda de "irresponsable" no vacunar, y la Asociación de Afectados por Vacunas denuncia una falta de información clara sobre los tratamientos de inmunización.

Enfermera vacunando a un bebé
Enfermera vacunando a un bebé EFE

El primer caso diagnosticado de difteria en España en 28 años, el de un niño de 6 años que continúa ingresado en estado muy grave en la UCI del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, ha reabierto el debate sobre si deben ser obligatorias las vacunas sistemáticas para todos los niños.

Mientras la Agencia de Salud Pública de Cataluña se ha desplazado a Olot (Girona), donde estaba escolarizado el menor, para tomar muestras y revacunar a más de 150 personas -entre ellas su hermana, sus padres y sus abuelos- que han tenido contacto con el niño, que no había sido vacunado, diferentes especialistas se han posicionado sobre la necesidad o los perjuicios de las vacunas.

Precisamente el hecho de que los padres del niño, que viven en un pueblo próximo a Olot, decidieran no vacunar a su hijo, ha hecho aflorar que cada vez hay más familias reacias a poner vacunas, quizá porque algunas enfermedades, como la difteria, se creían erradicadas ya que no se había dado ningún caso en Cataluña desde 1983 y en España desde 1987.

Cada vez hay más familias reacias a poner vacunas, quizá porque algunas enfermedades, como la difteria, se creían erradicadas

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha advertido de que "empieza a haber un discurso peligroso contra la vacunación" que no se apoya en evidencias científicas y ha asegurado que "es irresponsable no vacunar". Según Alonso, este caso "debe ayudar a concienciar a los padres de que "tienen que velar por los derechos de los niños y de que siempre está por encima el interés superior del menor".

También el presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, considera que los padres que deciden no vacunar a sus hijos actúan de manera "irresponsable e insolidaria" porque no sólo no protegen a sus hijos sino que ponen en peligro la salud de toda la comunidad. Padrós ha criticado a quienes banalizan las vacunas sistemáticas establecidas y a quienes "por ideología" se oponen a ellas. "Banalización, relajación e introducción de elementos ideológicos que nada tienen que ver con la práctica clínica y la evidencia científica nos puede hacer retroceder al siglo XIX", ha advertido.

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso advierte del reciente "discurso peligroso contra la vacunación"

En el lado opuesto, la Asociación de Afectados por Vacunas (AxV) ha denunciado una falta de información clara y completa sobre la composición de los tratamientos de inmunización y los riesgos de salud que pueden tener. "Confiamos siempre en la buena fe, pero la mayoría de las veces los propios médicos desconocen los efectos adversos", ha declarado a Noelia Vivar, cuyo hijo murió por una alteración genética después de que le administraran una vacuna hexavalente (para 6 enfermedades).

También el doctor Juan Manuel Marín Olmos, fundador del European Forum for Vaccine Vigilance, un grupo de expertos que recoge los efectos secundarios de las vacunas, considera que no todas son pertinentes y que hay que abrir un gran debate sobre ellas.

Olmos, colaborador científico de la Liga para la libertad de Vacunación, ha explicado que la vacuna de la difteria es una de las legendarias y de las primeras en introducirse cuando había muchos casos pero ya había descendido la enfermedad y, "si bien su uso podría ser pertinente en los años 60-70, habría que empezar a ver cuándo se empiezan a usar otras estrategias".

La Asociación de Afectados por Vacunas denuncia una falta de información clara sobre la composición de las vacunas

En España, ha explicado, la incidencia de difteria en el siglo XX ha sido claramente descendente, excepto durante la Guerra Civil. En 1901 hubo 6.299 muertos, en 1950 se registran 4.741 casos y 297 muertes, y en 1964, un año antes de las vacunaciones, se registraron 1.700 casos con 81 muertes.

Los pediatras han restado este miércoles importancia a la influencia de los movimientos antivacuna en España y han lanzado un mensaje de tranquilidad ante este caso de difteria, pero han pedido que se mantenga la alerta para conservar las altas tasas de cobertura vacunal que oscilan en el 90 %.

Mientras los médicos del Hospital Vall d'Hebron están suministrando antitoxinas llegadas del extranjero al niño enfermo de difteria, el director del Servicio Catalán de la Salud (SCS), Josep Maria Padrosa, ha asegurado que el riesgo de contagio de la difteria es "mínimo" si se está vacunado.

Ante la alarma creada en Olot, el alcalde en funciones de la ciudad, Josep Maria Corominas, ha enviado un "mensaje de tranquilidad" a la población, ha explicado que están siguiendo las recomendaciones la Agencia de Salud Pública y ha insistido en que la difteria no es una enfermedad de fácil contagio y que la gran mayoría de las personas que han estado en contacto con el niño están vacunadas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba