Sociedad

¿Cuántos radares de la DGT te encontrarás durante tus vacaciones de verano?

La DGT publica la lista de 1.500 tramos de carretera que tendrán la velocidad controlada por radares móviles. La mayor parte de ellos se concentran en carreteras convencionales, donde se producen ocho de cada diez fallecimientos. 

radares portada
radares portada

Un conductor sale de Madrid. Lleva en el coche todos los elementos necesarios para llegar a la playa, su objetivo es Valencia. Hasta llegar a su destino no se encontrará ningún radar móvil de la DGT. Lo mismo le ocurrirá a los que marchen desde Madrid camino de Alicante, o los que quieran llegar hasta Sevilla. La DGT ha publicado su lista de radares, más centrada en las carreteras convencionales que en las autopistas por su mayor peligrosidad. Solo tres tramos carreteras de alta afluencia de vehículos tienen controles móviles: la A-2 desde Zaragoza a Barcelona, la A-4 en el camino entre Sevilla y Cádiz y la N-340, que conecta la costa mediterránea y que, esa sí, está cuajada de radares. 

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha señalado en su página web la ubicación de 1.500 tramos de carreteras secundarias en los que intensificará la vigilancia de la velocidad con radares móviles por su especial peligrosidad con el objetivo de reducir la siniestralidad. Estos tramos de vías interurbanas han sido identificados en función del número y gravedad de accidentes que se hayan producido y por la velocidad media detectada.

Su ubicación se hace pública para general conocimiento de los conductores de forma que cuando transiten por ellos extremen las medidas de precaución y sobre todo cumplan con los límites de velocidad establecidos en cada uno de ellos. La velocidad es uno de los componentes fundamentales que determina la mayor o menor incidencia en la siniestralidad vial, la gravedad y el grado de lesión de las víctimas en caso de accidente y de ahí la importancia de controlarla de forma efectiva sobre todo en las vías convencionales, en las que el año pasado se registraron ocho de cada diez fallecidos. En concreto, cerca de 900 personas fallecieron el año pasado en este tipo de vías.

Menos radares en autopistas

Por este motivo, Tráfico lleva centrando su actuación desde hace meses en este tipo de carreteras con medidas tales como la reubicación de radares a vías convencionales que antes controlaban autovías y autopistas y el plan integral de vigilancia que se puso en marcha en diciembre del pasado año y que tan buenos resultados arrojó, informa la DGT. Siguiendo con la política de transparencia en la gestión de la velocidad, cuyo objetivo final es que los conductores respeten los límites establecidos, la DGT publica ahora en www.dgt.es los mil quinientos tramos de vías en los que temporalmente se intensificará la vigilancia a través de radares móviles.

Los criterios para la colocación de radares tienen que ver con el análisis del número de accidentes graves

Esta información la podrán consultar todos los conductores, así como los proveedores de navegadores que podrán dirigirse a la web para incluir en sus aplicaciones dichos tramos, de modo que se sume a la ya publicada sobre la ubicación de los radares fijos que tiene la DGT. Los criterios para la identificación de estos tramos por su peligrosidad y de ubicación de los radares móviles, son el resultado de analizar el número de accidentes graves, con víctimas mortales o heridos que necesitaron hospitalización; el número de accidentes en general, y la información de la velocidad media de circulación en esos tramos.

Además, los radares móviles, como ya se anunció, serán visibles para los conductores, de modo que su presencia sirva como medida de disuasión y prevención. La finalidad que se busca a través de la vigilancia y control de la velocidad es que los conductores respeten los límites de velocidad establecidos en general, y en particular en aquellos tramos identificados como potencialmente más peligrosos y no la denuncia.

De esta forma, la Guardia Civil ha recibido instrucciones para que los radares móviles, salvaguardando la seguridad de los agentes, sean situados en lugares visibles para los conductores, y que esa presencia en las carreteras sirva como medida de disuasión y prevención. Tráfico también recuerda que los límites de velocidad son los fijados en la señalización por lo que deben cumplirse estrictamente, pero detalla los límites de tolerancia, es decir a partir de los que el radar denunciará. Por ejemplo, si en una carretera el máximo de velocidad es de 100km/h, la activación del cinemómetro será en 109km/h, mientras que si está fijada en 120 el radar multará en 131km/h.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba