Sociedad

La corte del príncipe Carlos: un lugar lleno de intrigas y luchas internas

Según un libro, la corte del príncipe Carlos es similar al mundo oportunista y de traición que marcó la corte de Enrique VIII. El príncipe es el aspirante al trono más longevo en 300 años y por ello prepara un 'plan de choque' para sus primeros seis meses para quedar en la memoria del pueblo.

La corte del príncipe Carlos, heredero de la corona británica, está plagada de luchas internas y traiciones, según un libro de la periodista Catherine Mayer, de la revista Time. El libro, algunos de cuyos extractos publica este sábado el diario The Times, compara la corte del príncipe con "Wolf Hall", el relato de la escritora Hilary Mantel sobre el mundo oportunista y de traición que marcó la corte de Enrique VIII (1491-1547).

Las riñas internas han llevado incluso al colapso de un importante plan destinado a reunir bajo un mismo "paraguas" a todas las organizaciones benéficas que apoya el príncipe, añade. El libro, titulado Carlos: El corazón de un rey, describe los profundos problemas en Clarence House, residencia oficial del príncipe, a la que llega a designar como "Wolf Hall".

El libro compara la corte del príncipe con "Wolf Hall", el relato de la escritora Hilary Mantel sobre el mundo oportunista y de traición que marcó la corte de Enrique VIII (1491-1547)

"Un antiguo miembro de la corte se refiere a Clarence House como Wolf Hall, en referencia al mundo de traición y oportunista que describe Hilary Mantel en sus relatos ficticios sobre el alza de Thomas Cromwell bajo (el reinado de) Enrique VIII", escribe Mayer.

Si bien afirma que Carlos es conocido por el personal como "el jefe", al príncipe se le ve como una persona insegura, mientras que algunos empleados se sienten desilusionados. Carlos no ha elegido siempre las cosas "sabiamente" y ha designado gente que le dice lo que él quiere escuchar en lugar de conocer la verdad, afirma la escritora.

Para su libro, la periodista tuvo la oportunidad de hablar con el príncipe, así como con sus más estrechos colaboradores. En algunos extractos, Mayer describe al príncipe como una persona con dificultades para controlar sus numerosas entidades benéficas y también sus intereses comerciales.

Según la escritora, muchas de las dificultades en la corte se producen por la incapacidad del príncipe de crear puestos específicos para su personal, lo que crea disputas internas. "Además de su tiempo en la Marina, él nunca tuvo un empleo pagado y no entiende la ansiedad que eso puede provocar", afirma Mayer, y resalta que el príncipe cree que impulsar rivalidades internas lleva a un mejor rendimiento del trabajo.

El príncipe es conocido por su personal como "el jefe", aunque se afirma que se trata de una persona insegura

Siempre según la escritora, Carlos no recibe con alegría asumir muchos de los compromisos oficiales de su madre, la reina Isabel II, porque prefiere dedicar su tiempo a las causas que apoya, como la defensa del medio ambiente o la arquitectura.

'Plan de choque'

Según revela el diario Daily Mail, el próximo 9 de septiembre, la reina Isabel II se podría convertir en la monarca que más tiempo reinó en Gran Bretaña, en ese momento habría sido soberana durante 63 años y 217 días. Esta cifra no deja sino un rastro a su paso, el príncipe Carlos, que ha obtenido el dudoso honor de convertirse en el aspirante al trono más longevo en 300 años en la Corona inglesa.

Según apunta el diario, el príncipe Carlos escondería una ambición acumulada desde hace años que podría generar una crisis institucional. El heredero sabe que su reinado será corto y por lo tanto prepara un plan para lo que serían sus primeros seis meses en el trono. Según explica un ex alto asesor del heredero, éste solía decir que "un monarca deja su marca durante los primeros cinco años".

Carlos sabe que su reinado será corto y por ello prepara un plan para sus primeros seis meses

Carlos planea renombrar la Orden Real Victoriana por el de Orden Real Isabelina, en honor a su madre y su abuela. Cambiar los protocolos, internevir en el plano de la beneficencia, además de cambiar aspectos fundamentales en el estilo de entronización. Él quiere ser reconocido como 'Denfensor de religiones', en lugar del tradicional 'Defensor de la Fe', que está vinculado exclusivamente a la Iglesia anglicana.

Pero las pretensiones del príncipe no acaban ahí. Desde principios de 2012 se ha reunido en repetidas ocasiones con ministros del Gobierno. Los temas tratados son confidenciales, pero según apunta el diario, Carlos estaría dispuesto a establecer un sistema de representación proporcional a la votación en las elecciones, una postura que se considera particularmente polémica.

En otras cuestiones, en relación a los derechos humanos, se ha conocido la opinión del monarca, lo que alerta a fuentes institucionales consultadas por el medio, que alegan que "nadie sabe lo que la reina opina de nada, y es necesario que Carlos tome algo del conservadurismo de su madre si no quiere evitar una crisis constitucional".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba