Sociedad

El Supremo archiva la querella del pederasta de Ciudad Lineal contra Fernández Díaz

El alto tribunal, sin embargo, advierte a las autoridades que deben "extremar su prudencia en sus afirmaciones y juicios de valor" y añade que, en ese caso concreto, el asunto aún se encontraba en fase de investigación policial.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz
El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz EP

El Supremo ha archivado este jueves, en coincidencia con el criterio de la Fiscalía, la denuncia que el pasado mes de octubre interpuso el presunto pederasta de Ciudad Lineal (Madrid) Antonio Ortiz contra el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por la presunta comisión de un delito de revelación de secretos y de injurias.

Le denunció en concreto por la rueda de prensa del pasado 24 de septiembre en la que Fernández Díaz ofreció datos sobre su persona señalando que era el pederasta buscado en el citado barrio de Madrid.

Antonio Ortiz interpuso una denuncia contra el ministro del Interior por presunta comisión de un delito de revelación de secretos y de injurias

Según el alto tribunal, lo denunciado no es constitutivo de delito, si bien advierte a las autoridades que deben "extremar su prudencia en sus afirmaciones y juicios de valor" y añade que, en ese caso concreto, el asunto aún se encontraba en fase de investigación policial.

La resolución, de la que ha sido ponente el magistrado Joaquín Giménez, añade no obstante, que el núcleo de la información  que el ministro transmitió "estaba justificada para la formación de la opinión pública y el seguimiento de los acontecimientos desde el punto de vista social". Y ello en aras a garantizar la libertad de información.

Respecto al delito de revelación de secretos, reconoce el alto tribunal que este tipo protege el derecho de la persona a controlar cualquier información o hecho que afecte a la vida privada.

El auto apunta, no obstante, que la denuncia de Antonio Ortiz no se fundamenta en la revelación de datos ciertos, sino que según el denunciante no se corresponden con la realidad, por lo que no cabe este delito.

Secreto de sumario

El Supremo añade que la pretendida afirmación general de que el denunciado conocía el contenido de las diligencias judiciales declaradas secretas tampoco supone la comisión de delito, porque no se aporta ningún dato objetivo en la querella que confirme esta afirmación.

Sobre las injurias, el Supremo dice que no se aprecian en la conducta de Díaz porque los hechos objeto de la rueda de prensa eran de gran relevancia pública y habían generado gran interés 

Sobre las injurias, el Supremo dice que tampoco se aprecian en la conducta de Fernández Díaz porque los hechos objeto de la rueda de prensa del ministro eran de gran relevancia pública y habían generado gran interés por tratarse de agresiones sexuales  menores, y ahí debe enmarcarse su comparecencia.

La denuncia de Antonio Ortiz, quien cumple prisión preventiva en Soto del Real desde el pasado 26 de septiembre, se dirigía contra  el ministro del Interior por un delito de revelación de secretos de los artículos 197 y siguientes del Código Penal, así como por un delito de injurias de los artículos 208 y siguientes del Código Penal.

En los hechos, el denunciante exponía que "sin saber por qué y cómo" intervino en su detención en Santander el Grupo Especial de Operaciones Especiales de la Policía Nacional", sin poder entender el presunto agresor sexual "el motivo de la intervención de dicho cuerpo especial", cuya intervención "ni era necesaria ni proporcionada" a sus circunstancias porque no se opuso a la detención.

Una hora después, se convocó una rueda de prensa, de manera urgente, y se "procedió a comunicar, de manera pública a nivel nacional, por el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, que era el pederasta de Ciudad Lineal".

En la rueda de prensa se expuso que Ortiz contaba con "multitud de antecedentes policiales", ya que había sido detenido por delitos similares. Se informó además que contaba con antecedentes penales por los delitos de detención ilegal y agresión sexual de una menor.

Según el denunciante, el ministro del Interior "precisa y sin género de dudas", que era la persona autora material de todos los hechos imputados al pederasta de Ciudad Lineal.

"La credibilidad pública que ostenta la figura de cualquier ministro del Interior queda fuera de toda duda. Por tanto, sus manifestaciones deben ser consideradas como seguras y fiables por cualquier persona", entendía el denunciante para justificar el daño.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba