Sociedad

"Cuidar el medio ambiente sí puede ser un negocio, es como una cuenta de inversión"

Enric Sala es el primer español explorador Residente de National Geographic desde 2008, su proyecto Mares Prístinos ha sido reconocido en todo el mundo y ahora, junto a un grupo de economistas quiere demostrar que proteger el medio ambiente es rentable.

"Cuidar el medio ambiente sí puede ser un negocio, es como una cuenta de inversión"
"Cuidar el medio ambiente sí puede ser un negocio, es como una cuenta de inversión"

Biólogo marino y primer español seleccionado como Explorador Residente de National Geographic, Enric Sala es un hombre de ideas firmes. En 2008, el Foro Económico Mundial de Davos lo incluyó entre los Jóvenes Líderes más influyentes del mundo, por su capacidad de comunicar e inspirar medidas para proteger los océanos.

Su proyecto Mares Prístinos, que tiene como objetivo explorar los últimos mares vírgenes del planeta e impulsar la creación de nuevas áreas marinas protegidas para preservarlos, ha cosechado ya importantes éxitos como la protección de una zona marina en Chile y otra en Costa Rica.

En estos días, Enric Sala ha hecho una pausa en su agenda para visitar Madrid, donde ha recibido el reconocimiento a la labor de investigación en los Premios Anuales de la Sociedad Geográfica Española, un evento que se ha convertido en la gran cita anual con el mundo de la exploración, los viajes, la aventura y la investigación geográfica.

“El objetivo de Mares Prístinos es explorar, divulgar y proteger los últimos lugares vírgenes que quedan en el planeta, para eso hacemos una combinación de expediciones científicas y comunicación, para inspirar a los líderes de los países que los poseen para que se vuelquen en su protección”, explica Salas sobre esta iniciativa que le ha valido el reconocimiento internacional.

"La ciencia sola no va a proteger el mar, necesitamos el esfuerzo de todos"

Sin embargo, los esfuerzos de Enric Sala no se limitan a Mares Prístinos. Uno de sus próximos proyectos es el estudio que adelanta con un equipo de economistas para demostrar que la conservación es un negocio rentable. La ciencia sola no va a proteger el mar, dice, necesitamos el esfuerzo de todos y mi deber es llevar el conocimiento científico a quienes toman las decisiones para que cambien las cosas.

“Se trata –comenta Salas- de explicar cómo la creación de reservas marinas puede ser algo beneficioso no sólo ambientalmente sino económicamente. Hay ejemplos que lo confirman: las islas Medas, en la Costa Brava, donde hay una zona protegida de pesca de apenas 1km cuadrado. Esa zona tan pequeña proporciona 200 puestos de trabajo directos y unos ingresos de 10 millones de euros al año gracias al turismo que genera”.

Otro ejemplo son las islas Columbretes, en Castellón, donde, según Sala, hay tantas langostas “que se salen de la reserva”, permitiendo que los pescadores de alrededor puedan pescar un 10% más. “Las reservas marinas, cuidar el medio ambiente sí puede ser un negocio, es como una cuenta de inversión”, dice. El programa, que implica financiación privada y la intervención de los gobiernos, comenzará a aplicarse en Turquía. Y aunque España tiene una “conciencia medio ambiental muy baja, sobre todo en la clase política”, Enric Sala no descarta que este proyecto pudiera ponerse en marcha también en nuestro país.

"España tiene una conciencia medio ambiental muy baja, sobre todo en la clase política"

Reconocido por su labor de investigación, resulta inevitable preguntar a Sala sobre cuál es su percepción sobre el desarrollo científico en España. La respuesta, sin embargo, no es del todo alentadora: “El Gobierno de España no es consciente del papel de la ciencia para el desarrollo económico. Los países más punteros, con los que España quiere codearse, han apostado por la investigación porque es un instrumento de desarrollo. Nosotros, en cambio, estamos a la cola. Esta es una visión bastante miope y muestra que no hay una concepción verdadera de desarrollo”.

Este año, además del reconocimiento a Enric Sala, la Sociedad Geográfica Española ha distinguido con el Premio Internacional al explorador polar Borge Ousland, así como al botánico y alpinista Salvador Rivas con el Premio Nacional. Además, el el cineasta Gerardo Olivares ha recibido el Premio a la mejor imagen; la corporación empresarial Acciona el Premio Iniciativa Empresa; el aventurero catalán Albert Bosch se ha hecho con el galardón al Viaje del Año y la periodista Rosa Mª Calaf con el Premio Comunicación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba