Sociedad

La llamada de Andreíta, la caída histórica de 'Cuéntame' y las entrevistas a Esperanza

Belén Esteban vuelve a salvarse de la expulsión gracias al apoyo de sus seguidores. El auge de 'Gran Hermano Vip' provoca el declive de la serie de La 1. Aguirre se pelea con La Sexta y Antena 3… 

Lloros y llantos dolientes inundaron las viviendas de media España el pasado jueves por la noche. Los hogares se incendiaron de emociones al ver cómo Belén Esteban padecía lo indecible mientras escuchaba la voz de su hija, Andreíta, sí, la del pollo, ustedes ya saben, anunciando otra frase que más temprano que tarde se dibujará en el frontispicio de algún tugurio: "Mamá, he aprobado todas". En una mezcla de alegría por oír a su criatura y de tristeza por no tenerla cerca, la princesa de algún pueblo volvió a ser la protagonista absoluta del manicomio de Guadalix

La emotividad del momento llegó al paroxismo en la despedida de madre e hija, ambas derrochando lágrimas caudalosas, con otras palabras de Andreíta que los amantes de la televisión y la farándula no podrán olvidar. "Qué te quiero, mamá, que ya no te queda nada. Al máximo, disfruta al máximo". Como colofón, Belén prometió a su hija que irán juntas a un concierto de Justin Bieber. Entretanto, el público de Gran Hermano Vip decidió con sus votos -esos que casi nadie se cree en esta edición- que Belén se quedase y saliera la prominente Chari, cuyo mérito en la vida resulta desconocido. 

La audiencia de 'Cuéntame' se está diluyendo a velocidad de crucero en paralelo al aumento de espectadores que apuestan por la Esteban y compañía

El reverso tenebroso del éxito de Gran Hermano Vip es, por desgracia, la caída libre de la serie Cuéntame. Un producto de extraordinaria factura cuya audiencia se está diluyendo a velocidad de crucero en paralelo al aumento de espectadores que apuestan por la Esteban y compañía. No hay que irse muy lejos. Este pasado jueves la ficción española registró su mínimo histórico de seguidores (14% de audiencia), frente a los casi cuatro millones de españoles (30%) que apostaron por ver la expulsión de la tal Chari. Triste metáfora de este país corrompido hasta la náusea en todos los órdenes. 

¿Adiós a los Alcántara?

Hace más de un año contábamos aquí al detalle el enésimo regreso de una serie que ha encandilado al personal durante quince temporadas. Y decíamos, sin saber prever lo que se avecinaba, que "el único hecho, irrebatible duela a quien duela, es que ya va por la decimoquinta temporada y el público sigue fiel". Nada es eterno y menos en este particular universo de la televisión. Ya hay rumores, esperemos que falsos, de desaparición. Si nadie lo remedia, la historia de los Alcántara acabará por desaparecer de las vidas de tantos y tantos espectadores que ahora prefieren ver cómo llora Belén. 

Tanto Susanna Griso como García Ferreras han criticado a Aguirre por sus críticas a los canales de Atresmedia

Para concluir el repaso a la semana televisiva, toca ponerse estupendo y hablar de política. O, mejor dicho, de las consecuencias en la tele de los usos y costumbres de nuestros gobernantes. Resulta que ha trascendido que Esperanza Aguirre, flamante candidata del PP a la alcaldía de Madrid, ha decidido no conceder entrevistas a medios de Atresmedia. O sea, no pretende acudir a La Sexta o Antena 3. No parece una actitud propia de la expresidenta de la Comunidad y exministra, teniendo en cuenta que solo unas semanas atrás se entrevistó con Jordi Évole en Salvados. Tanto en twitter como en directo, Susanna Griso y García Ferreras, han respondido con dureza a la política. 

Si se confirma que Aguirre decide no acudir a los platós de Atresmedia, cometerá un clamoroso error en esta época de la democracia mediática. Guste o no a los políticos, sean de "la casta" o presuntos regeneradores, la televisión es hoy el principal medio para hacer llegar sus mensajes al ciudadano, seducirle y conseguir su voto. Así lo prueba, por ejemplo, el auge de Podemos o el reciente crecimiento de Ciudadanos, impulsados sobremanera por sus inteligentes apariciones en pantalla. Eso sí, esperemos que todos los políticos, sean cuales sean sus siglas, eviten un espectáculo tan poco edificante como el primer debate electoral de la campaña andaluza. Por su propio bien y por higiene mental de los espectadores. Porque si unos y otros siguen así, con ese estilo marrullero y absurdo, resultará lógico que la gente prefiera los lloros de Belén y Andreíta. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba