Sociedad

Una pareja pierde su vuelo tras un cacheo de dos horas: "Nos trataron como delincuentes"

"Cuando les dijimos que íbamos a perder el avión se rieron de nosotros", relatan los afectados, que perdieron su vuelo de enlace a Asturias tras ser retenidos dos horas en lo que se supone iba a ser un control rutinario.

Dos vigilantes del aeropuerto de Barajas (Madrid) cachean a dos pasajeras en una imagen de archivo
Dos vigilantes del aeropuerto de Barajas (Madrid) cachean a dos pasajeras en una imagen de archivo EFE

Una pareja de Gijón ha formulado una queja formal contra unos agentes del puesto fronterizo de la Terminal 1 del aeropuerto de Barajas, después de que los tuvieran retenidos casi dos horas durante un control y perdieran el vuelo de enlace a Asturias. Así lo ha indicado a Europa Press la afectada, que ha preferido no desvelar su identidad, la cual se ha quejado del trato recibido. 

"Me sentí impotente de no poder hacer nada", ha relatado. Esta situación la llevó a presentar una queja formal no solo por la pérdida del vuelo, sino para intentar evitar que nadie pase por lo mismo. La afectada se pregunta qué pasaría si alguien en esa situación no lleva dinero en metálico o tarjeta de crédito para poder costearse otro vuelo, ya que aunque el seguro del viaje se pudiera hacer cargo, sería con posterioridad, con la devolución de las cantidades ya abonadas.

"Solo tenía ganas de llegar a casa", ha añadido, antes de recordar que venían de un vuelo de 12 horas y media desde Brasil en el que apenas habían podido dormir. "De la impotencia se me caían las lágrimas", ha asegurado. Se queja de que los agentes les trataran "como delincuentes". "Te hacen sentir como una mierda", ha reconocido.

Les retuvieron los pasaportes

Todo empezó cuando regresaban de Brasil, después de pasar una semana visitando al hijo de ella, que reside allí desde hace un tiempo. A la llegada a Barajas, el pasado día 4, un agente, acompañado de otros tres, le dijo a su marido que le acompañaran y al indicar ella que viajaban juntos, le pidieron que les siguiera también para lo que se supone que iba a ser un control rutinario. "En la agencia de viajes ya me habían dicho que era mucho dinero para un viaje de una semana y que igual nos hacían alguna pregunta, pero yo quería ir a ver a mi hijo y no tenía más tiempo", ha comentado.

"Cuando les dijimos que íbamos a perder el avión se rieron de nosotros", dice la afectada

Una vez en el control de aduanas, les retuvieron los pasaportes y se fue sucediendo un largo interrogatorio en el que los agentes iban alternando las preguntas a cada uno por separado. Primero entraba el marido, al que cachearon, y luego la mujer, a los que preguntaron insistentemente que dónde estaba la droga y que no les hicieran perder el tiempo. También preguntaron sobre cuánto tiempo hacía que se conocían, que qué habían ido a hacer a Brasil y preguntas sobre el hijo de ella o de por qué estaban nerviosos. "Cómo no vamos a estar nerviosos", se ha preguntado la afectada.

"Se rieron de nosotros"

Les registraron las maletas, aunque no en presencia de ellos. La afectada ha reconocido que en ese momento, fruto de la confusión, no se dio cuenta, pero que si otra vez eso le pasa, algo que no desea, no dejará que las registren si no está ella presente. Aún recuerda los momentos de angustia vividos y la sensación de impotencia. "Cuando les dijimos que íbamos a perder el avión se rieron de nosotros", ha indicado. "Nos os preocupéis que nos hacemos cargo", les dijeron los agentes no obstante, algo que luego no fue así.

La mujer ha dicho sospechar que quizás tenían un chivatazo de que alguien trataba de introducir droga en España, pero ha recalcado que no había motivo para retenerles tanto tiempo como lo hicieron y menos para recibir el trato recibido. De hecho, en el avión en el que vinieron de Sao Paulo le llaman "vuelo caliente". "Andaba buscando algo fijo", ha dicho sospechar.

Los afectados se quejan de que los agentes les trataran "como delincuentes"

Tras casi dos horas, y después de comprometerse uno de los agentes a que les solucionarían el vuelo si lo perdían, los trasladaron con las maletas al control de la Guardia Civil y no volvieron a saber de él. A partir de ahí, comenzó una odisea de terminal en terminal para intentar coger el vuelo, que finalmente perdieron. En ese momento, decidieron localizar al policía, pero por las indicaciones que les dieron, llegaron a otro puesto policial del aeropuerto donde explicaron el caso.

La fortuna hizo que hubiera un policía de Gijón, el cual les ayudó a solucionar el problema del vuelo. Antes pusieron una queja formal al Ministerio de Interior por todo lo ocurrido. El matrimonio, aún así, tuvo que dar muchas vueltas hasta poder embarcar, casi seis horas después de lo previsto. "Ni disculpas ni nada", ha recriminado sobre la actitud de los agentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba