Sociedad

Un nuevo fármaco permitirá tratar el alcoholismo grave a partir del año 2016

Se trata del oxybato de sodio, que ha conseguido mantener totalmente abstemios a un 75% de las personas que lo han tomado como tratamiento casi un año después de iniciarlo.

El que supera la adicción al alcohol debe evitar las reuniones sociales 'peligrosas'
El que supera la adicción al alcohol debe evitar las reuniones sociales 'peligrosas' gtres

En España existen 1,2 millones de personas con un alcoholismo grave según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Son un 3,3% de la población y se trata tan sólo de los que tienen una dependencia grave, que a la retirada del alcohol responde con síndrome de abstinencia. De estas personas, sólo un 10% recibe tratamiento ya que no es una enfermedad para la que normalmente se acuda de forma voluntaria. La prevalencia es similar a la de otros países occidentales (Italia un 3,4%, Francia un 3,4%, Alemania un 3,1%, UK un 3,6%, Estados Unidos un 3,8%) y bastante superior a la de Japón, donde sólo un 0,9% de la población tiene este problema.

El oxybato de sodio (su nombre comercial es Alcover) ya se está utilizando en Austria e Italia para el tratamiento de la dependencia grave del alcohol y puede llegar a España en 2016 después de que reciba las autorizaciones pertinentes. Lo comercializarán los laboratorios Juste tras un acuerdo con los franceses D&A Pharma y también podrán distribuirlo en Centroamérica: Nicaragua, Panamá, Costa Rica, Salvador, Honduras, Guatemala, Belice y República Dominicana, una vez que sus autoridades aprueben la comercialización.

Otros fármacos usados para disuadir del consumo de alcohol producen náuseas y malestar cuando se bebe

Hasta ahora, la dependencia del alcohol se viene tratando con principios activos como el disulfiram, que genera en el paciente una sensación de malestar al ingerir alcohol: mareos, vómitos, náuseas, etc. De esta forma, la ingesta de alcohol se ve penalizada y el paciente así se ve disuadido para tomarlo. Pero este oxybato de sodio, sin embargo, produce una sensación de bienestar que es parecida a la que el adicto al alcohol busca con la bebida descontrolada. De esta manera, disuade de beber alcohol no porque le vaya a sentar mal, sino porque no lo necesita, aunque quedaría por ver si este medicamento puede causar dependencia al tratar de reducir la dosis. Ambos fármacos son compatibles, aunque en distintos momentos del tratamiento.

Un tratamiento difícil

El tratamiento de la dependencia del alcohol es un proceso complejo. Según Mercedes Rodríguez, directora de Desarrollo de Negocio en Juste, "la primera semana, donde el paciente tiene que estar ingresado, es cuando le retiras el alcohol y entra en síndrome de abstinencia, aquí se le suministran sedantes para que aguante el 'delirium tremens', es una primera semana muy dura. A partir de ahí entra una siguiente fase que es conseguir que el paciente no vuelva a tomar alcohol, ni una sola copa. En esa fase le tienes que ayudar con medicamentos que le provocan repulsión al alcohol y le producen náuseas". Pero un principio activo como el oxybato de sodio actúa de otra manera, produciéndole una sensación de bienestar que le ayuda a aguantar.

La fase más dura en el tratamiento de la dependencia del alcohol es la primera semana, porque hay que superar el 'delirium tremens'

En cualquier caso, el componente psicológico es muy importante en el tratamiento del alcoholismo a estos niveles, y como recuerda Rodríguez "hay que liberarse del alcohol desde el punto de vista psicosocial, para que la vida del enfermo no gire en torno a consumir alcohol. Se considera que un paciente bien tratado tarda un año en reconstruir su vida sin alcohol". Debe aprender a no ir a las reuniones en las que todo se basaba en beber, para una vez pasado el tiempo poder acudir sin necesidad de ingerir alcohol. La recuperación total, según los psiquiatras, tarda unos años aunque otros consideran que hay peligro de recaída durante toda la vida.

La OMS establece los consumos medios que se pueden considerar de alto riesgo, aunque dependen del peso y del sexo. Para mujeres, más de 40 gramos diarios lo sería (cuatro cervezas o dos cubatas) mientras que para hombres sube a 60 (seis cervezas o tres cubatas).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba