Nacional

La banca europea alcanzará las nuevas exigencias de capital sin ayuda estatal

La gran banca europea se ha comprometido a cumplir los nuevos requerimientos de capital de la UE sin recurrir a ayudas estatales y, en la mayoría de los casos, sin apelar a los mercados con ampliaciones de capital.

La gran banca europea se ha comprometido a cumplir los nuevos requerimientos de capital de la UE sin recurrir a ayudas estatales y, en la mayoría de los casos, sin apelar a los mercados con ampliaciones de capital.

La Autoridad Bancaria Europea (ABE) había dado hasta este viernes de plazo a un conjunto de 65 grandes bancos de la región, considerados por su tamaño "sistémicos", para detallar ante sus autoridades nacionales los planes para cumplir las nuevas exigencias de capital. Bruselas pide a estas entidades que la proporción entre sus activos de mayor calidad y los ponderados por riesgo, indicador conocido técnicamente como "core Tier 1", sea al menos del 9 por ciento.

El pasado 8 de diciembre, la ABE dijo que la banca necesitaba 114.700 millones para alcanzar este objetivo, que debe lograrse antes del 31 de julio próximo.

España, entre los países con más necesidades

Casi la cuarta parte de la cifra total, unos 26.200 euros, correspondían a los cinco grandes bancos españoles, con lo que se convertía en el segundo país con más necesidades, tras Grecia, con 30.000 millones. Las instituciones de otros países, como los tres bancos irlandeses y los cuatro británicos examinados, pasaron el examen con nota, al cumplir con las exigencias de recapitalización.

En las últimas semanas, las entidades han ido detallando una a una sus planes, que en algunos casos los han hecho públicos, y en otros no. La ABE tiene previsto estudiar estas medidas en la reunión que celebrará en Londres con los supervisores los próximos 8 y 9 de febrero.

En España, el canje de participaciones preferentes por acciones nuevas o la propia generación de resultados han sido las principales bazas de las entidades, unidas a la entrega de nuevos títulos como pago de dividendo.

De los 26.170 millones que requerían las cinco grandes entidades, el Santander debía captar 15.302 millones; BBVA, 6.329 millones; Banco Popular, 2.581 millones de euros; BFA-Bankia, 1.329 millones; y La Caixa, 630 millones.

Sin embargo, las necesidades reales de capital de la banca española eran sensiblemente menores ya que la autoridad europea no incluyó en el cálculo los bonos convertibles en acciones ya emitidos y que computan si se convierten antes de octubre de 2012, lo que ha beneficiado especialmente al Santander.

En Alemania, los seis bancos de mayor tamaño deben captar 13.100 millones de euros, pero también han dejado claro que lo harán sin ayudas estatales y optarán por diferentes medidas como utilizar beneficios y reducir riesgos.

El Commerzbank, segundo banco alemán por activos, dijo que va a lograr un capital adicional de 6.300 millones de euros con diversas medidas, del que ha obtenido el 57 % con la reducción de activos de riesgo, y reservas de beneficio, entre otras medidas.

Deutsche Bank, el primer banco alemán en activos y que necesita aumentar su capital en 3.239 millones de euros, ya informó a comienzos de diciembre de que preveía lograr las exigencias de EBA con cargo a los beneficios.

Los bancos italianos deben aportar 15.366 millones, y entre ellos destaca Unicrédito, el único que ha puesto en marcha una ampliación de capital para recoger 7.500 millones, frente a los 7.970 millones que les requería el ABE.

Por otra parte, el Monte Paschi di Siena, a quien el ABE exigía llegar a los 3.260 millones, aprobó ayer un plan por un valor de 3.000 millones, pero no dio más detalles sobre como recaudará esta cifra.

Por su parte, Ubi Banca, a la que se pidieron 1.390 millones de euros, espera recaudar esta cantidad al canjear bonos convertibles, entre otros, al igual que el Banco Popolare a quien exigieron 2.730 millones de euros.

En Francia, la gran banca debe reforzar su capital 7.324 millones, aunque la mayoría ya han anunciado las medidas que adoptarán para lograr cumplir con los requerimientos.

BPCE (Banque Populaire Caisse d'Epargne) tiene que reforzar su capitalización en 3.700 millones de euros, a los que se sumaban 1.000 millones de un "colchón de seguridad" por su exposición a las deudas soberanas. En octubre ya procedió a una compra de "deuda híbrida" que redujo sus necesidades en 300 millones.

A Société Générale le piden 2.100 millones, pero ya a finales de 2011 procedió a una compra de "deuda híbrida" que disminuyó la cifra a 1.700 millones.

Para conseguirlos de aquí a junio, tiene previsto establecer una reserva de sus resultados, suspender el pago de dividendos a cuenta del ejercicio 2011, una reducción de las necesidades de fondos y también de sus actividades de banca de financiación y de inversión.

BNP Paribas no ha dado detalles de sus planes, en tanto que Crédit Agricole en diciembre ya superaba el umbral del 9 % de fondos propios.

En cuando a Holanda, la ABE solo pide 159 millones a SNS, que hoy anunció que los logrará con ahorro de costes y la desinversión en el mercado inmobiliario.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba