Nacional

Ni modelos de familia ni interculturalidad ni Alianza de Civilizaciones en la nueva EPC

El cambio de temarios es posible sin cambiar la Ley, en cambio, la nueva definición de Educación Cívica y Constitucional requiere una reforma legal que  todavía no se abordará. Será prioritario transmitir la herencia cultural común y los valores básicos que "configuran el modo de vida de nuestra civilización occidental" 

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert EFE

El Ministerio de José Ignacio Wet ultima los nuevos contenidos de Educación para la Ciudadanía de modo que los manuales para los profesores y los libros de texto de los alumnos para el curso 2012-2013 incorporen ya los cambios en la materia, según ha podido saber Vozpopuli. Sin embargo, formalmente no cambiará la denominación de la asignatura puesto que ello obligaría a cambiar la Ley Orgánica de Educación que aprobó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2006, algo que no tiene previsto todavía el Ministerio de Educación, partidario de incorporar cambios puntuales sin necesidad de redactar un articulado completo.

La idea de la actual Ley era formar "a los nuevos ciudadanos" y ofrecer a los estudiantes "un espacio de reflexión, análisis y estudio acerca de las características fundamentales y el funcionamiento de un régimen democrático, de los principios y derechos establecidos en la Constitución española y en los tratados y las declaraciones universales de los derechos humanos, así como de los valores comunes que constituyen el sustrato de la ciudadanía democrática en un contexto global", declaración de intenciones que no está muy lejos de lo que dice pretender el gobierno del PP aunque con otra denominación: Educación Cívica y Constitucional, tal y como adelantó este periódico el pasado 11 de enero.

Contenidos criticados por el PP

Eso sí, se eliminarán aquellos contenidos más controvertidos para los populares como los que afectan a las consideraciones en torno a la religión, modelos de familia o la interculturalidad, en la medida en que éste último concepto pueda entrar en colisión con el modelo de derechos y de libertades de las sociedades democráticas avanzadas. Mientras que se entiende que algunas cuestiones como los modelos de familia --habida cuenta de que el PP tiene recurrido ante el Constitucional el matrimonio homosexual-- se cree que entra en el ámbito de la moral privada y no debe ser planteado en la escuela, dicen, por su afán "ideologizador".

El mismo camino correrán las alusiones a la Alianza de Civilizaciones que se citaba en algunos manuales dentro del capítulo de Reconocimiento de las Diferencias. De hecho, la que fue la principal iniciativa de Zapatero en el campo de la política internacional lleva camino de la desparición, bien porque todas las iniciativas relacionadas con ella dejan de financiarse, como ha sido el caso de la Universidad Internacional de la Alianza, con sede en Barcelona, o porque deja de existir en la agenda del actual gobierno.

La nueva asignatura deberá transmitir los valores básicos de nuestra civilización occidental

Las pautas que ha dado el Ministerio de Wert sobre el contenido de Educación Cívica y Constitucional, que será la nueva denominación de la asignatura cuando se modifique este aspecto de la Ley, es que sirva para transmitir la herencia cultural común y de los valores básicos que configuran el modo de vida de nuestra civilización occidental "evitando los cotnenidos adoctrinadores", tal y como se recoge en el programa electoral con que el PP acudió a los comicios del pasado 20 de noviembre.

Lo cierto es que la actual Ley tampoco hace una descripción específica sobre los contenidos de Educación para la Ciudadanía, lo que motivó que los libros de texto de la asignatura variaran bastante y que los centros concertados religiosos pudieran adaptar dicho contenido a su ideario religioso. El texto legal sí marca, en cambio, una serie de principios generales sobre los fines que debe perseguir la educación en España en los que se prima la corrección política sobre la adquisición de conocimientos. Así, el artículo 2 de la Ley establece bajo el enunciado de fines "el pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos" pero también "la formación en el respeto y reconocimiento de la pluralidad lingüística y cultural de España y de la interculturalidad como un elemento enriquecedor de la sociedad" o "la educación en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, así como en la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos" .


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba