Nacional

La abstención en las grandes localidades de la costa andaluza castigó al PP

En los municipios costeros de más de 20.000 habitantes, proclives al PP, la abstención llegó al 50 por ciento; no así en las localidades del interior de menos de 5.000, de voto socialista, donde la participación llegó al 70 por ciento. Los populares analizan este dato en el informe que se presenta hoy ante el comité ejecutivo nacional del partido, al que asistirán el candidato andaluz, Javier Arenas, y la asturiana, Mercedes Fernández

Javier Arenas
Javier Arenas EFE

Hoy lunes toca análisis de los resultados de las elecciones andaluzas y asturianas en el seno del comité ejecutivo del PP, con la presencia de los dos candidatos del pasado 25 de marzo, Javier Arenas y Mercedes Fernández. Será la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, la que presente un informe sobre las elecciones que intente arrojar luz sobre los decepcionantes resultados cosechados en ambas plazas. Andalucía centra la reflexión de la planta séptima de Génova. Según el análisis, el comportamiento de los electores demuestra que los populares carecieron de capacidad movilizadora en aquellos ayuntamientos mas proclives al voto PP, en concreto, localidades de mas de 20.000 habitantes de la zona de la costa. En muchas de ellas la participación fue de un escaso 50 por ciento, lo que demuestra, contra tópicos muy afianzados, que la poca afluencia a las urnas también castiga al PP.

En cambio, el PSOE volvió a demostrar su capacidad de arrastre en los municipios más rurales, del interior, de menos de 5.000 habitantes, donde la participación alcanzó hasta el 70 por ciento, casi ocho puntos por encima de la media de toda la Comunidad autónoma, que fue del 62,23. Era previsible que la abstención fuera superior a la cosechada en la anterior consulta autonómica, que coincidió con las generales de 2008, aunque no pocos analistas interpretaban que se quedaría en casa el voto socialista descontento y no el popular, --mas movilizado, se suponía, por la pulsión de cambio de ciclo politico-- que aventuraron todas las encuestas.

La caída de la participación explica así en parte los más de 160.000 votos que Javier Arenas se dejó por el camino con respecto a las autonómicas de 2008, aunque hay sectores del partido que creen hay que ser autocríticos sobre lo que se pudo hacer mal en campaña. Porque si bien otra parte de la responsabilidad de los acontecido se atribuye a las medidas que fue tomando el gobierno de Rajoy, como la subida de impuestos o la reforma del mercado laboral, todavía no se explican cómo no fueron capaces de rentabilizar más el escándalo de los ERES, del que no se ha escrito, ni mucho menos, el último capítulo. No faltan las voces que creen que no debiera haber habido tanto despliegue de ministros, sobre todo ante las medidas impopulares que se han ido tomando, pero un dirigente de Génova aduce que "es muy fácil hacer ese tipo de análisis a toro pasado".

No faltan las voces que creen que no debiera haber habido tanto despliegue de ministros en la campaña

La verdad es que algo falló o no fue detectado o no estaba al alcance del PP. Pero quizá el más cauto de todos fue Arenas, alejado de triunfalismos prematuros después de sus tres derrotas anteriores.

Por su parte, los populares asturianos han sido incapaces de llevarse ni un solo escaño del Foro de Francisco Álvarez-Cascos a pesar del cambio total de candidatura y de la limpia de dirigentes que se hizo allí tras el fiasco del 22 de mayo. Porque en definitiva, Génova acometió por la puerta de atrás la renovación interna que había reclamado el ex secretario general del PP para asumir la candidatura popular el año pasado. El apartamiento de Gabino de Lorenzo, de Ovidio Sanchez y de Isabel Pérez Espinosa no sirvió para atraer el voto popular que se fue a Foro. No hubo trasvase de papeletas alguno, de hecho, de la pérdida de los cuatro escaños de Cascos --a la espera de que se resuelva su recurso--  se beneficiaron socialistas, UPyD y hasta Izquierda Unida.

Congresos regionales

Ambas direcciones tienen que convocar sus respectivos congresos regionales en breve. Génova había dado órdenes para que todas las organizaciones territoriales celebraran sus cónclaves entre los meses de abril y mayo. El caso asturiano presenta menos problemas, no así el andaluz, donde si bien se da por supuesto que Arenas repetirá ahora de líder de los populares andaluces, se espera que configure un equipo en el que se encuentre su futuro relevo. Las elucubraciones se han disparado en el PP. Génova deja caer el nombre de la actual ministra de empleo, Fátima Báñez, desde Andalucía se habla del alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y de la que ha sido portavoz del Grupo popular en la Cámara autonómica, Esperanza Oña. Andalucia podría retrasar su congreso a otoño.

No es, en todo caso, un tema que a Mariano Rajoy le preocupe por el momento. Hasta que se clarifique el futuro de Arenas éste aprovechará para estar más presente en la sede del PP en su calidad de vicesecretario de Política Autonómica y Municipal, recuperando parte del terreno que perdió en el último congreso nacional del partido a favor de Cospedal, y en el Senado. Pocos dudan en que Rajoy le buscará un hueco en política nacional en cuanto tenga ocasión.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba