Nacional

Órdago a Cascos: el PP quiere un gobierno de coalición

A los populares no les vale esta vez con la abstención, tienen que retratarse y, para ello, desean asumir responsabilidades de gobierno. Rosa Díez no aclara el sentido de su voto en caso de que UPyD acabe siendo determinante para el futuro Ejecutivo del Principado. Temor en el PP a la "imprevisibilidad" de su antiguo secretario general.

Francisco Álvarez-Cascos, presidente en funciones del ejecutivo asturiano
Francisco Álvarez-Cascos, presidente en funciones del ejecutivo asturiano EFE

Pendiente de lo que decidan hoy las papeletas del voto por correo, el PP afronta la posibilidad de un pacto con Francisco Álvarez-Cascos haciendo de tripas corazón pero conscientes de que “no hay otra salida si juntos sumamos mayoría absoluta”. Pero una vez puestos ante una tesitura en la que no les vale, como en mayo, la mera abstención sino el apoyo activo a su antiguo secretario general, su petición será de máximos, esto es, la composición de un gobierno de coalición en el Principado, según indicaron a Vozpópuli fuentes de la dirección nacional del partido.

Quizá no haya ni siquiera ocasión de ponerse a hablar de ello si el PSOE gana un escaño a costa de Foro y UPyD, convertida en árbitro de la situación, decide dejar gobernar al candidato más votado, esto es, el socialista Javier Fernández. El perfil en Asturias de la formación de Rosa Díez es más de izquierdas que en otras regiones de España, aseguran en el PP. Esta eventualidad les ahorraría iniciar una negociación con Álvarez-Cascos, pero dejaría otro gobierno autonómico en manos del PSOE después de varapalo sufrido por el PP en Andalucía.

Se trataría de un órdago a Foro después de meses de discrepancias tras las elecciones del 22 de mayo, las que justificaron un adelanto electoral tras ver el presidente del Principado derrotados sus presupuestos para este año. Pocos auguran, en todo caso, una convivencia fácil. Califican de “imprevisible” al que fuera secretario general del partido, vicepresidente político del Gobierno y ministro de Fomento, sobre todo tras el portazo que dio al PP después de 30 años de militancia en respuesta a su apartamiento de la candidatura popular en las autonómicas y locales del año pasado.

“Decepción” es la palabra que mejor resume el sentir de los populares asturianos, que no han podido superar a Foro para forzar la salida de Cascos de Asturias así como la vuelta de los “hijos pródigos”  a la “casa” del PP. De hecho, no ha existido prácticamente trasvase de uno a otro partido a pesar de que la formación de Cascos ha perdido tres diputados. Los populares se han quedado clavados en 10 y de poco sirve el consuelo del argumentario interno en el sentido de que han consolidado su representación parlamentaria e incrementado su porcentaje de voto del 19,95 de mayo al 21,53 del pasado domingo, porque entre medias se han dejado algo más de 12.000 votos. Dicho texto, al que ha tenido acceso Vozpópuli viene encabezado bajo la declaración de que el PP “garantiza el diálogo para construir un gobierno estable en Asturias”, otra cosa es si resulta posible.

Foro "viene a quedarse"

Lo que sí comienza a calar entre los populares es que Foro “viene para quedarse”, que frente al convencimiento de que era un proyecto pasajero destinado al pronto hundimiento --conforme aventuraban muchos sondeos sobre intención de voto y los resultados de las generales del 20-N en el Principado--, “debemos asumir que el centro derecha en Asturias está representado por dos formaciones políticas”.

Francisco Álvarez-Cascos, por su parte, no alberga dudas sobre sus posibilidades para volver a presidir el Gobierno del Principado. Ayer indicó ante la comisión directiva de su partido que "la victoria y el gobierno marchan por caminos distintos", en referencia al triunfo del PSOE en Asturias pero a sus escasas posibilidades de llegar en el escenario actual a ocupar la presidencia. Tras defender Cascos que los resultados de Foro confirman que su proyecto “no es"una aventura pasajera ni el resultado de una improvisación personalista, ni una reacción efímera de rebeldía", mostró su disponibilidad "a dialogar, discutir y a intentar acordar” para abordar "la tarea patriótica de la regeneración y modernización de Asturias.

En cuánto a qué hará Rosa Díez en caso de ser determinante –cosa que no se conocerá hasta hoy—la líder de UPyD no quiso despejar ayer esta incógnita. Se limitó a comentar que el Principado necesita un gobierno estable que piense “en clave nacional” y que “hay que romper esa política de bloques contra bloques de siglas contra siglas porque lo que necesita nuestro país es altura de miras y grandes políticas de estado", lo que no aclara mucho, informa Europa Press. Su idea, es que UPyD  “contribuya a la gobernabilidad de España que nos aleje de esta situación de comunidades frente a comunidades. Eso es horrible para nuestro país y nuestro discurso es ese seamos o no determinantes".

Por si acaso, el candidato socialista, Javier Fernández, ha anunciado que inciará ronda de contactos para formar gobierno, lo que ha sido calificado por Foro “falta de respeto” al voto inmigrante, que constituye para los asturianos el municipio 79 del Principado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba