En el Gobierno regional del PP se interpreta que hay una operación de acoso y derribo contra el vicepresidente

Interior mantiene que no ha ordenado investigar el alquiler de Ignacio González en una urbanización de lujo de Marbella

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid no es objeto en estos momentos de ninguna investigación policial o judicial, según fuentes autorizadas consultadas por Vozpópuli. Las últimas informaciones relacionadas con la vivienda que Ignacio González tiene alquilada en Marbella se interpretan en su entorno como una pieza más de la operación de acoso y derribo presuntamente destinada a abortar su aspiración a controlar el PP de Madrid.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, escucha al vicepresidente Ignacio González durante el último debate sobre el estado de la región de la VIII legislatura,
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, escucha al vicepresidente Ignacio González durante el último debate sobre el estado de la región de la VIII legislatura, EFE

Según publicó ayer el diario El Mundo, la Policía estaría investigando el origen de la vivienda de casi 500 metros cuadrados que Ignacio González ocupa en la urbanización Guadalmina de Marbella. El dúplex es propiedad de Coast Investors LLC, una compañía radicada en Delaware a la que el vicepresidente de la comunidad de Madrid abona un alquiler mensual de 2.000 euros. Según dicha información, la investigación policial comenzó hace meses dentro de las pesquisas vinculadas a la trama Gürtel, cuando un testigo relacionó a González con la venta a bajo precio de una parcela municipal situada en Arganda al constructor Fernando Martin (Martinsa).

Fuentes de su entorno señalaron ayer que Ignacio González “no está siendo objeto de investigación policial o judicial alguna”. De ahí su reacción pública de retar a llevar hasta el juzgado cualquier dato comprometedor que pueda demostrar posibles actuaciones irregulares. “No tengo ninguna relación con nada que tenga que ver ni con Gürtel ni con esas presuntas historias de Arganda de un empresario de la construcción", dijo ayer tajante. “Todo es absolutamente falso y, además, no existe ninguna investigación ni conozco ningún testigo ni conozco nada que tenga que ver con esa información", abundó.

Fuentes de su equipo señalaron anoche que en caso de haber una investigación judicial abierta, lo lógico sería que hubiera sido llamado a declarar, cosa que no ha sucedido.

“No hay nada de nada”, asegura otra fuente muy cercana al ‘número dos’ madrileño. “Que un político se alquile un piso en Guadalmina es de lo más normal, todo esto es una gran estupidez”. La misma fuente recuerda que la esposa de Ignacio González es Lourdes Cavero, una mujer muy acaudalada, fichada por Arturo Fernández como vicepresidenta de la patronal madrileña CEIM, miembro de la junta directiva de CEOE y galerista de éxito.

La información relativa a la vivienda de Guadalmina llevaba meses circulando por diversas redacciones sin que los colocadores de la mercancía tuvieran éxito, hasta este martes, en sus objetivos. En el PP se habla a las claras de que alrededor de esta información puede haber “fuego amigo” y se hace notar que episodios similares han emergido siempre que ha surgido alguna novedad en torno a la investigación que conduce la policía municipal de Madrid sobre el seguimiento de que fue objeto el propio Ignacio González en 2009 en sus viajes al extranjero. En concreto, se le grabó un vídeo de un viaje que realizó a Colombia en la etapa en que ex policías y ex guardias civiles al servicio del ex consejero de Interior Francisco Granados elaboraban informes sobre las tramas de corrupción que afectaban a ayuntamientos madrileños dirigidos por el PSOE.

La semana pasada, el propio Ignacio González declaró a la cadena Ser que había presentado un escrito para que se agilizara la investigación judicial relacionada con estos seguimientos y desentrañar así lo que en el Gobierno regional de Madrid se sospecha es una “mafia policial” aun por desarticular. Pocos días después, ha aparecido la información relacionada con el alquiler de Guadalmina.

Torpedo contra el 'número dos'

En cualquier caso, lo sucedido se interpreta en la comunidad de Madrid como un claro “torpedo” a las aspiraciones sucesorias de González. El vicepresidente está llamado a repetir como secretario general del PP en el congreso que los populares madrileños celebran en abril. Entró en la ejecutiva nacional de la mano de Cospedal, firmando así la paz con Génova. La pugna sucesoria por el sillón de la Comunidad podría estar en el fondo de esta nueva denuncia, carrera en la que está también el nombre de Lucía Figar.

Y es que las sombras de duda vienen en el peor de los momentos. Los populares madrileños celebran su XV Congreso regional los días 28 y 29 de abril y todo apunta a que González seguirá de "número dos" del partido.

A ello se une un detalle no menor: tras el enfrentamiento abierto con el PP de Madrid y la negativa de Mariano Rajoy en 2008 a dejar entrar en la ejecutiva nacional a González tras el congreso de Valencia de ese año, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid fue "indultado" hace escasas semanas en el cónclave de Sevilla, gracias a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. En su entorno nadie duda de que ha sido la artífice de la normalización de las relaciones con la planta primera de Génova a través de González, con quien ha tenido vida política paralela.

 Ambos coincidieron en el Ministerio de Administraciones Públicas en 1999 siendo Javier Arenas titular de este Departamento. González fue secretario de Estado de Administraciones Públicas y Cospedal subsecretaria del Ministerio. Años después, los dos acabaron con Ángel Acebes en Interior, el primero de secretario de Estado de Inmigración y Cospedal, de nuevo, subsecretaria. Finalmente, la ahora todopoderosa secretaria general del PP acabó recalando en el Gobierno de la Comunidad de Madrid en calidad de consejera de Transportes, compartiendo ejecutivo regional con González. Esta amistad, interrumpida en las épocas de mayor enfrentamiento con el PP de Madrid, se retomó de cara a la andadura que se inicia con el PP instalado en el Gobierno central.

 El hecho de que salte ahora la presunta vinculación de González con Gürtel podría enclavarse en la guerra por la sucesión de Aguirre al frente de la candidatura de la Comunidad de Madrid. La presidenta, a pesar de los continuos rumores sobre su abandono por adelantado, parece tener ganas de seguir al frente de todas sus responsabilidades, al menos hasta que acabe esta legislatura, y ahí está su voluntad de volver a concurrir a la presidencia del partido. Quién le sucederá, aún es un misterio, pero desde hace mucho tiempo quien más quien menos dirige su mirada hacia la actual consejera de Educación, Lucía Figar, a quien Rajoy también ha hecho un hueco en la ejecutiva nacional.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba