Nacional

La CNMV se come al presidente de Sacyr

Que la CNMV, el regulador del mercado, no actualice en su web las infornaciones relevantes es todo un clásico hasta el punto de vista de que se ha convertido en una marca de identidad de la casa. Sin necesidad de utilizar la lupa, ni de ser quisquillosos, es fácil encontrarse con situaciones cómicas debido a la desactualización de las informaciones que ofrece. Un ejemplo es Sacyr, una cotizada muy consultada en estas últimas semanas por los inversores por su intento de asalto a Repsol, donde la CNMV se come al presidente.

Que la CNMV, el regulador del mercado, no actualice en su web las infornaciones relevantes es todo un clásico hasta el punto de vista de que se ha convertido en una marca de identidad de la casa. Sin necesidad de utilizar la lupa, ni de ser quisquillosos, es fácil encontrarse con situaciones cómicas debido a la desactualización de las informaciones que ofrece. Un ejemplo es Sacyr, una cotizada muy consultada en estas últimas semanas por los inversores por su intento de asalto a Repsol, donde la CNMV se come al presidente.

El 20 de octubre fue una fecha significativa en la historia de Sacyr. Su consejo de administración infomó de un cambio significativo de poder dentro del propio consejo, y es aquí donde la CNMV da muestras de un caos tremendo y eso que ya han pasado tres meses de estos cambios.

Manuel Manrique, que sucede a Luis del Rivero, es presidente y consejero delegado, pero la composición del consejo de Sacyr que publica la CNMV se come la presidencia y el propio Manrique aparece aún como vicepresidente y consejero delegado. Siguiendo con esta desactualización, Demetrio Carceller, que fue nombrado vicepresidente 1º del consejo, aparece como vicepresidente 2º en la CNMV. Parece que la CNMV se quedó con el titular y simplemente borró a Luis del Rivero del organigrama.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba