Nacional

Santander evita pagar unos 1.000 millones de euros en dividendos

Santander ha comunicado que la aceptación de su ‘Dividendo Elección’ ha sido masiva, (un 86% del capital se ha inclinado por las acciones en lugar de recibir efectivo), por lo que sólo ha tenido que desembolsar 141 millones de euros para recomprar los derechos a los accionistas que han querido efectivo en lugar de acciones. Un mecanismo muy bueno para el banco, que retiene dinero destinado al accionista para reforzar capital; alrededor de 1.000 millones de euros, aunque hay voces críticas con este modelo, que es adoptado por otras compañías del Ibex, como BBVA o Iberdrola.

La entidad ya comunicó mediante Hecho Relevante a principios del pasado mes que cumplía con los requerimientos de capital de la EBA, y una de las palancas con la que obtendría ingresos para reforzar ratios era el citado ‘Dividendo Elección’. En Santander confirman que con esta modalidad de retribución al accionista se ha podido reforzar el capital conforme lo deseado, ahorrando un pago de unos 1.000 millones, aunque insisten en que el abono del año que viene con cargo a este ejercicio será ya en efectivo íntegramente.

La jugada sale redonda para la entidad ya que evita liberar recursos y con una pequeña ampliación de capital del 1,88% arregla la remuneración al accionista. Sin embargo, hay voces críticas con estos modelos de retribución al accionista.

Algunos analistas consultados, (que prefieren no revelar sus nombres para esta información concreta), señalan que “esto no es un verdadero dividendo. El titular que elige acciones sufre la inevitable dilución de valor de toda ampliación. Y por otro lado, el que decide tomar dinero, ve disminuida su participación”, comentan las fuentes.

Sin embargo, cualquier banco argumentará que también es muy bueno para el accionista estar invertido en una entidad que cumple con los exigentes requerimientos de la autoridad bancaria europea y se ve así libre de exigencias regulatorias a corto plazo, en un entorno de crisis financiera y reordenación bancaria.

Miradas a otras empresas

Los expertos alargan la mirada hacia otras firmas, como Iberdrola. La eléctrica emplea el mismo modelo de pago con acciones o dinero (Dividendo Flexible), lo que, intencionademente o no, constituye un ataque frontal a su competidor ACS, principal accionista de la entidad y totalmente enfrentado a su presidente, Ignacio Galán. Si ACS toma dinero ve recortada su participación y si quiere mantenerla, debe hacerse con las acciones, renunciando a captar efectivo necesario para afrontar los créditos contraídos para entrar hacer con la participación en la eléctrica.

En su día, la Telefónica de Juan Villalonga también se convirtió en uno de los grandes exponentes de pagar al accionista con más acciones, lo que se denominó despectivamente ‘pagar con papelitos’. El entonces presidente decía que necesitaba el dinero para abordar planes de crecimiento.

La llegada de Alierta se saldó con la devolución del dividendo en metálico, la integración de filiales y la recompra de acciones. Es decir, deshizo por completo el modo de actual de entonces, que era un auténtico modelo en los tiempos de la burbuja tecnológica.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba