Nacional

El Santander, a minimizar el impacto de la millonaria salida de Luzón

Evitar el coste social hacia el sistema financiero ante otra millonaria jubilación de un banquero. Esa será uno de los principales argumentos que tendrá que abordar el Santander ante la salida de Francisco Luzón de la entidad. El ex consejero ejecutivo, que presentó ayer la renuncia a su cargo, como había adelantado Vozpópuli, tiene un plan de pensiones valorado en 55 millones de euros, más otros 10 millones en un seguro de vida.

Evitar el coste social hacia el sistema financiero ante otra millonaria jubilación de un banquero. Esa será uno de los principales argumentos que tendrá que abordar el Santander ante la salida de Francisco Luzón de la entidad. El ex consejero ejecutivo, que presentó ayer la renuncia a su cargo, como había adelantado Vozpópuli, tiene un plan de pensiones valorado en 55 millones de euros, más otros 10 millones en un seguro de vida.

La fórmula mediante la que se realizará la salida de Luzón aún no ha terminado de concretarse entre ambas partes. De hecho, en función de si el consejero eligiera la vía de la prejubilación o directamente la jubilación el pago de sus derechos de pensiones variaría de forma considerable. Cualquiera de estas dos opciones están aún pendiente de negociación entre el ejecutivo y el Santander, según reconocen fuentes conocedoras del proceso.

La prejubilación obligaría a Luzón, actualmente de 64 años de edad, a diferir la retribución de esos 55 millones de euros a lo largo de todos los años que le resten de vida. Con la vía de la jubilación, el directivo percibiría la cantidad en un solo pago cuando cumpla 65 años. La decisión final depende únicamente del ex consejero del Santander.

"El Santander tendrá que negociar con Luzón para evitar el impacto de más titulares de jubilaciones millonarias en la banca. Ninguna entidad puede permitirse el coste de imagen de retribuir a un directivo con 55 millones de euros de una tacada, tras las fuertes críticas sociales que han suscitado la publicación de los sueldos de los directivos de las cajas o de las millonarias prejubilaciones en Novagalicia o la CAM", explican desde un banco.

“Hay que racionalizar las retribuciones en los momentos actuales. En un país con 5 millones de parados, creciendo el número de deshaucios y sin que el crédito llegue a las familias y empresas es difícil gestionar que un directivo cobre estas cantidades. Desde el sector deberíamos hacer una reflexión en este sentido”, razonan desde una caja que no ha percibido dinero del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

“Las críticas aparecerán seguro. No hay más que recordar el lío que se montó tras la prejubilación de Goirigolzarri en el BBVA”, aseguran desde una caja. Tras ocho años como segundo hombre fuerte del banco presidido por Francisco González, José Ignacio Goirigolzarri abandonó el cargo de consejero delegado en 2009 con una pensión superior a 50 millones de euros. En su momento, fuentes de la entidad explicaron que el BBVA tiene reservados 52,49 millones de euros para pagar la pensión de Goirigolzarri. Si bien, la cuantía que el directivo finalmente cobre puede ser mayor.Goirogolzarri, que abandonó el banco jubilándose anticipadadamente a los 55 años, cobrará un sueldo medio superior a tres millones anuales. En 2008, el ex 'número dos' del BBVA percibió 4,6 millones de euros, entre salario fijo y variable.

Sea cual sea la opción elegida por Luzón, el ex directivo del Santander no percibirá cantidad alguna de sus planes de pensión y de vida hasta que cumpla los 65 años. Su salida le reportará un finiquito no precisado.

Luzón, tras Alfredo Sáenz, era el ejecutivo con el salario más alto de todo el grupo. Incluso superior al de Emilio Botín. En 2010, el último dato hecho público, Luzón cobró 3,8 millones entre fijo y variable, más otros 3,33 millones de bonus.De esa cifra, 129.000 euros son la asignación anual y las dietas por su pertenencia al consejo del Santander y 213.000 euros por formar parte de su comisión ejecutiva. Su retribución salarial como ejecutivo fue de 1,66 millones fijos y 2,15 millones de bonus en metálico. Es decir, 7,134 millones en total, de los que 1,186 millones es en diferido, es decir, en acciones a medio plazo.

Los seis integrantes del consejo de administración del Banco Santander ganaron 35,99 millones de euros en 2010. El hueco de Luzón en el organigrama de poder del Santander será cubierto por Jesús Zabalza, el segundo del consejero saliente en la cúpula del negocio latinoamericano del grupo presidido por Emilio Botín.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba