Nacional

Ferran Adrià: “Sólo me puse nervioso en elBulli el día que fue a comer Johan Cruyff”

Luce una sonrisa impuntual, patas de gallo y una americana gris holgada. “¿Vinimos hablar del partido, no?”. Después de bromear  sobre la ida de cuartos de Copa del Rey entre el Real Madrid y el Barcelona, el chef Ferran Adrià toma asiento frente a un ejemplar de la revista cultural Matador que lleva un retrato suyo en la portada.

Luce una sonrisa impuntual, patas de gallo y una americana gris holgada. “¿Vinimos hablar del partido, no?”. Después de bromear  sobre la ida de cuartos de Copa del Rey entre el Real Madrid y el Barcelona, el chef Ferran Adrià toma asiento frente a un ejemplar de la revista cultural Matador que lleva un retrato suyo en la portada.

Es la primera vez que un número íntegro de la publicación está dedicado a una sola persona, en este caso, al único español que figura en la lista de las cien personalidades del siglo XX elaborada por la revista Time y que fue distinguido durante cinco años consecutivos como el mejor cocinero del mundo.

Desde que cerrara las puertas, en julio de 2011, de su conocido restaurante elBulli -en la Cala Montjoi, en Rosas (Gerona, Cataluña)- para convertirlo en una fundación dedicada a la investigación y el conocimiento gastronómico, Ferrán Adrià dice gozar del tiempo  y la libertad para experimentar –una libertad de la que ya parecía gozar a su antojo, incluso aunque así no fuera-.

 Estando frente a los fogones de elBulli cocinó un total de 1840 platos. Entre sus comensales estuvieron los más exigentes críticos gastronómicos, pero ninguno logró hacer temblar al mejor chef del mundo tanto como lo hizo el mismísimo Johan Cruyff. “Ese fue el único día en que me puse nervioso, ¿y si no le gusta?”, dice ahora Adrià, quien antes de dedicarse a los fogones, jugaba de centrocampista en el Santa Eulàlia F. C.

Sobre El Bulli se han escrito 37 libros  y 200 documentales.  Es y ha sido el gran proyecto creativo de Adrià. “Cuando se cerró elBulli no sabía qué paso iba a dar, pero tenía claro que tenía muchos proyectos a la vez. La idea era generar una serie de productos para que la gente entendiera El Bulli y qué estamos intentando hacer con elBulli Foundation, y eso nos ha obligado a preguntarnos quiénes somos y qué hemos hecho”.

Lo que sí está claro es que, mientras se “deconstruye” a sí mismo en un número monográfico dedicado a su cocina, a Adrià no le falta tiempo para inaugurar una exposición dedicada a su restaurante. Se trata de Ferran Adrià y elBulli, una muestra itinerante que se inaugurará el día 9 en el Palau Robert de Barcelona y  luego viajará a Londres  y Nueva York.

Al preguntarle a Adrià sobre la presión o la ausencia  que supone clausurar la cocina y convertirla en un demorado laboratorio, el chef responde, sin escatimar sonrisas ni patas de gallo: “A veces se cree que por  el hecho de tener tres años para preguntarte quién eres  habría que montar un drama. Algo así como… Ah, el tío despareció. Pero ya no hay presión de crear ninguna revolución, porque ya la creamos”.

Convencido de que la gastronomía es cada vez un asunto más social y que involucra a más personas, provengan de donde provengan, Adrià comenta con entusiasmo el nuevo proyecto que se trae entre manos. Se trata de una película producida por Jeff Kleeman y que estaría basada en el libro Los aprendices de elBulli, de Lisa Abend. El rodaje, comenta el catalán, estaría previsto para marzo de 2013.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba