Nacional

Moda 'low cost' para una princesa: ¡Porca miseria!

La hemos visto junto a Carla Bruni, Rania de Jordania y otros personajes famosos o de la realeza europea ataviada con modelitos de Lorenzo Caprile, Felipe Varela o Manuel Pertegaz, compitiendo en elegancia e indumentaria de lujo. Pero los tiempos han cambiado, Zarzuela ha desnudado parcialmente las finanzas de la Familia Real y lo que se impone ahora es la moda 'low cost' y si puede ser de rebajas, todavía mejor. Al menos, de cara a la galería.

La hemos visto junto a Carla Bruni, Rania de Jordania y otros personajes famosos o de la realeza europea ataviada con modelitos de Lorenzo Caprile, Felipe Varela o Manuel Pertegaz, compitiendo en elegancia e indumentaria de lujo. Pero los tiempos han cambiado, Zarzuela ha desnudado parcialmente las finanzas de la Familia Real y lo que se impone ahora es la moda 'low cost' y si puede ser de rebajas, todavía mejor. Al menos, de cara a la galería.

Seguir la política de comunicación de Zarzuela a través del Hola se ha convertido en las últimas semanas en un deporte divertido, sobre todo desde que estalló la olla a presión del ‘caso Urdangarín’. Primero vimos a doña Sofía solidarizándose con su yerno en Washington, después la apertura solemne de Las Cortes sin las Infantas y, en la última entrega, a la Princesa Leticia paseando por una de las zonas comerciales de Madrid en busca, ojo al dato, de las promociones a mitad de precio que ofrecen firmas como Mango o Massimo Dutti. Abrigo gris, tipo plumas, gafas oscuras de aviador, amplio fular, melena semirrecogida y los escoltas en un discreto segundo plano... Así estrenó este año sus compras navideñas la Princesa de Asturias, escudriñando los precios más populares.

Lejos de decantarse por las casas de lujo, se afirma en la noticia de agencia publicada por la revista, la futura reina de España es aficionada a las tiendas asequibles, tanto para ella como para sus hijas. Líneas sencillas y cortes clásicos, así rezan los gustos de la interesada.

Y así, de esta guisa, se ha dejado inmortalizar Letizia como si se tratara de unas fotos robadas a una ciudadana corriente y publicadas sin su consentimiento cuando cualquier mortal sabe que en Zarzuela rigen unas normas muy estrictas al respecto y es prácticamente imposible asomar instantáneas de algún miembro de la Familia Real sin su aprobación previa. La lógica lleva a pensar, pues, en una campaña de lavado de imagen burdamente diseñada en Palacio para ablandar el corazón de los ciudadanos en tiempos de crisis.

La querencia de Letizia por los atuendos humildes no debe extrañar a nadie. De los 8,5 millones de euros presupuestados para la Casa Real, el Príncipe Felipe ingresa 146.000 euros y la Princesa una parte de los 375.000 reservados para gastos de representación que comparte con la Reina y las dos Infantas. ¡Porca miseria!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba