Nacional

Los libros que más dieron de qué hablar en el año 2011

Aprovechando los últimos días del año 2011, Vozpópuli hace un repaso por los libros que más centimetraje ocuparon en los medios españoles e internacionales, ya fuese por el prestigio de sus autores,  la expectativa que despertaron entre sus lectores o las raras estrategias de promoción que utilizaron algunos de sus autores, como fue el caso del francés Michel Houellebecq, quien simuló su desaparición justo el mes del lanzamiento de su cuarta novela. Resaltan, también, en muchos casos, los méritos de las firmas detrás de algunos de estos volúmenes y, porqué no, el curioso fenómeno de masas detrás de muchos de ellos.

Indignaos. Aunque se había anunciado desde comienzos del año 2011 su publicación por Destino en España, este brevísimo ensayo de 32 páginas del veterano de la Resistencia francesa de 93 años Stéphane Hessel tuvo su momento cumbre durante la Feria del libro de Madrid, que coincidió con concentración, en la Puerta del Sol, del movimiento 15-M. El texto, dirigido a los jóvenes, tiene como tema central la libertad y empuja a quien lo lee  a decir basta y a luchar contra "la dejadez de la sociedad de hoy en día". El libro vendió en menos de un mes un millón de ejemplares. Sin embargo, y con el temor de que el texto se frivolizara y se convirtiera en un panfleto sin sentido, el propio Hessel manifestó que Indignez vous! no tenía sentido alguno si su lectura no se completaba con su siguiente ensayo ¡Comprometeos!

Némesis. La última novela del norteamericano Philip Roth está ambientada en la comunidad judía de Newark, New Jersey, durante el verano de 1944, época en la que se desata una epidemia de polio. Dividida en tres partes, la novela narra la historia de de Bucky Cantor, un joven profesor judío que dirige una escuela y que debe enfrentarse  a la muerte de sus alumnos con una mezcla de estupor y rabia. Después de la pésima acogida que obtuvo por parte de la crítica su última novela, La Humillación, Némesis fue definida como una verdadera obra maestra en la que algunos le equiparan, incluso, con el Albert Camus de La peste.

Libertad. Desde que el presidente Barack Obama dijo que leía sus libros, el interés sobre Jonathan Franzen (1959) se disparó. A este escritor de Chicago, Illinois, se le atribuye el título de "gran escritor de su generación" y su más reciente novela 'Libertad' , publicado ahora en España por Salamandra, ha sido recibido en EE UU como la primera gran novela norteamericana del siglo XXI. En este volumen, Frazen retrata Norteamérica a través de una familia, Los Berglund. En ella,  Franzen pone de manifiesto las paradojas que azotan a los Estados Unidos, una nación donde el orgullo patriótico convive con el miedo a la decadencia, la presunción de superioridad moral y el afán de superación personal a veces se transforma en autocomplacencia con la derrota y el fracaso.

Los enamoramientos. Era lo más esperado de Javier Marías, uno de los escritores españoles con más proyección internacional. Nadie sabía si el autor de Corazón tan blanco se sentiría capaz de escribir algo más después de aquella trilogía total, Tu rostro mañana (2002-2007), con la que Marías rescató del olvido ciertos episodios de la historia europea en el siglo XX. Y sí. En efecto, escribió. Y el resultado fue una novela intimista a la que algunos críticos han querido atribuirle una estructura ensayística. Esta novela fue escogida por el suplemento literario Babelia como el mejor libro de 2011.

El Mapa y el territorio. Apenas llevaba un mes en las librerías españolas y El mapa y el territorio, el libro con el que Michel Houellebecq, "enfant terrible" de las letras francesas, recibió  el prestigioso premio Goncourt, ya estaba en los primeros lugares de la lista de los libros más vendidos (en la que todavía continúa). En ésta, su cuarta novela después de La posibilidad de una isla (2005), Houellebecq carga nuevamente contra todo al narrar la vida de un artista que alcanza fama mundial fotografiando mapas de la Guía Michelin y, como contrapunto, sus modelos reales. Ganan los mapas, por supuesto, como gana el protagonista cuando se enfrenta con los grandes personajes de la cultura francesa contemporánea, como Fréderic Beigbeder y el propio Houellebecq, que aperece retratado en la novela. La figura del artista como impostor, una vez más, se hace presente en la narrativa de Houllebecq.

El hacedor (de Borges), 'Remake'. Este libro, escrito por Agustín Fernández Mallo, salió a la calle en febrero de 2011.  Diez meses después, es imposible conseguirlo, entre otras cosas, porque, ante la reacción de la ciuda de Borges,  María Kodama, la propia editorial Alfaguara decidió retirarlo de las librerías. En la versión que hizo Fernández Mallo de El hacedor tanto el prólogo como el epílogo del escritor español reproducen los del argentino con modificaciones que María Kodama consideró “poco honestas” y que, a su juicio, no podían ser leídas como un homenaje. No es una sorpresa “el apropiacionismo” –en el sentido de recoger algo para transformarlo, sea un píxel o un verso- como un método de creación de Fernández Mallo, al menos no para sus lectores, entre los que evidentemente no se encuentra María Kodama. Fue, sin duda, un ibro polémico, y de los buenos, tanto que ninguno de los implicados  declara a día de hoy, ni una palabra sobre el tema.

1Q84. A pesar de haber sido editado en 2009, este libro tuvo un rebrote este año con las candidaturas al Nobel. Su autor, el japonés Karuki Murakami era un firme candidato a recibirlo. Sin embargo, una vez más, el reconocimiento para el nipón quedó en el tintero. En lo que respecta a esta novela, que se conoce como el inicio de una trilogía, consta de de dos en los que Murakami homenajea a 1984, la obra maestra de George Orwell. Nada más salir, el libro batió  récords de ventas, tanto, que se agotó en en varias oportunidades.En esta oportunidad, Murakami alterna las historias de un hombre y una mujer que se buscan el uno al otro en un mundo paralelo al Tokio del año 1984. Sin embargo, dos carcateres son fundamentales para entender la historia: el 9 y la Q.

Instinto. Es, en toda regla, una extravagancia. Sí. Pero de esas que demuestran que hay fenómenos que se abren paso por sí mismos. Amanda Hocking era  una chica de 25 años de Minnesota (EEUU) obsesionada con el actor River Phoenix y Batman. La chica también leía vorazmente a  Sylvia Plath, Kurt Vonnegut, Chuck Palahniuk y Bret Easton Ellis, a la ve que escribía novelas sobre vampiros que las editoriales habían rechazado una y otra vez. Hasta que un día,  colgó sus novelas en Amazon y, por la vía de la autoedición, lllegó a vender más de un millón de ejemplares que la hicieron, al fin, visible -y sobre todo apetecible- ante el mundo de los agentes literarios. En España, Destino publicó en español Instinto, el libro que inaugura su serie Lazos de sangre.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba