Nacional

Desconfianza en el euro: los españoles mueven el dinero fuera de nuestras fronteras

Las familias y empresas españolas, según datos de Banco de España, han disminuido sus activos invertidos en instrumentos domiciliados en nuestro país, lo que sugiere que parte de los mismos se están canalizando a través de productos ubicados en el extranjero. Con ello tratarían de proteger su dinero en el caso de que se produzcan quiebras en bancos españoles o, en una situación límite, se rompa el euro.

Las familias y empresas españolas, según datos de Banco de España, han disminuido sus activos invertidos en instrumentos domiciliados en nuestro país, lo que sugiere que parte de los mismos se están canalizando a través de productos ubicados en el extranjero. Con ello tratarían de proteger su dinero en el caso de que se produzcan quiebras en bancos españoles o, en una situación límite, se rompa el euro.

Los inversores de los países periféricos del sur de Europa, temerosos de la salud de sus bancos y el futuro del euro, tienden cada vez más a esconder parte de su riqueza en divisas, propiedades, y productos de inversión fuera de su país, incluso de la zona euro.

Los ciudadanos con mayor formación financiera de estos países, según recogía este lunes Wall Street Journal “están pidiendo asesoramiento a sus abogados y banqueros de referencia sobre las distintas formas posibles de proteger su dinero en el caso de que se produzcan quiebras en bancos europeos o, en una situación límite, se rompa el euro”.

Datos de Banco de España

Utilizando datos de Banco de España, dentro de los indicadores estadísticos, concretamente en el apartado de magnitudes financieras, podemos obtener una rápida radiografía de lo que está ocurriendo en España. Para ello no basta solo con analizar, tal como hacía Wall Street Journal, la suma los depósitos de familias y empresas no financieras y ver su evolución temporal. A lo largo del tiempo puede haber cambios en las preferencias del público entre depósitos, efectivo o participaciones en fondos de inversión.

Con el fin de tener en cuenta los posibles cambios de preferencia entre distintos instrumentos de inversión dentro del mismo país, se deberá analizar la evolución conjunta de efectivo, depósitos y fondos de inversión, que Banco de España recoge en tres epígrfes. Por un lado, los medios de pago, que incluye efectivo, cuantas corrientes, cuentas de ahorro, y depósitos disponibles con preaviso hasta tres meses. Por otro lado otros pasivos en entidades de crédito mantenidos por empresas no financieras y familias, es decir, depósitos con preaviso a más de tres meses, depósitos a plazo, cesiones temporales y valores en entidades de crédito en poder de empresas no financieras y familias. Finalmente, las participaciones en fondos de inversión domiciliados en España.

Tal como se puede ver en el gráfico adjunto, desde marzo de 2011 se produce un cambio de tendencia, concretamente una caída abrupta, y el último dato disponible, octubre de 2011, además de ser negativo y reflejar, implícitamente una salida de dinero hacia productos ubicados fuera de España, alcanza un mínimo histórico. Coincide con las tensiones alrededor de la zona Euro, y la situación del sistema bancario europeo y español. Por lo tanto, sí que deberíamos preocuparnos por esta dinámica.

Instrumentos alternativos de diversificación fuera de nuestro país

Para invertir en productos ubicados en el extranjero los inversores existen distintas alternativas. En primer lugar, pueden abrir una cuenta en el extranjero, bien sea en Alemania, o mediante la conversión de depósitos en euros hacia otras monedas como el franco suizo. En segundo lugar, la opción menos costosa, invierten el dinero en fondos de inversión que no están domiciliados en España, por ejemplo en Reino Unido, Suiza, o Estados Unidos. Si bien las autoridades europeas podrían congelar los fondos de no residentes españoles, italianos, o griegos en Alemania, es muy complicado que el Estado Español o la Unión Europea puedan inmovilizar los fondos invertidos por españoles, italianos o griegos en un fondo de inversión domiciliado en Estados Unidos.

Otras alternativas van desde la compra de bienes raíces o propiedades fuera de la Unión Monetaria, como en Londres, hasta la compra física de lingotes de oro, o la creación de fideicomisos para mantener la riqueza en jurisdicciones tan distantes como las Bahamas, Islas Jersey, o Singapur.

Desconfianza en el sistema financiero o ruptura del Euro

El último dato disponible, octubre de 2011 refleja una salida de dinero hacia productos ubicados fuera de España. Esta dinámica empieza en marzo de 2011, y se agudiza a partir de agosto, coincidiendo con las tensiones alrededor de la zona Euro y la situación del sistema bancario europeo y español.

Por lo tanto las razones que mueven a estos inversores españoles son dos. Por un lado, la desconfianza en el sistema financiero, y, por otro lado, sobretodo, un temor a una ruptura del euro.

En este último caso, si se produjera, los españoles tendríamos unos billetes en euros que probablemente habría que cambiar en los Bancos o en Banco de España al tipo de cambio oficial fijado por las autoridades, en definitiva, una especie de corralito.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba