Nacional

El Gordo de Navidad de hace 50 años costaba 2,40 euros y repartía 18.000 euros

Año 1957: Albert Camus recibe el Premio Nobel de Literatura. AlemaniaOccidental, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos firman el Tratado de Roma. En España, el Real Madrid gana su tercera Copa de Europa consecutiva, el general Francisco Franco completa su séptimo Gobierno y se retransmite por primera vez por televisión el sorteo de la Lotería Nacional de Navidad.

Desde ese entonces, han transcurrido 54 años, y aunque algunas cosas han cambiado –el país vive en democracia, la Unión Europea hace lo posible por mantenerse de pie y el Real Madrid intenta la décima-, hay otras que permanecen intactas. Entre ellas, por supuesto, el clásico sorteo de la Lotería de Navidad, que desde ese entonces congrega año tras año a miles de personas frente a las pantallas del televisor, el día 22 de diciembre.

En aquella década, muy pocas familias gozaban del privilegio de poseer una televisión en casa, así que si seguían el sorteo, lo hacían por la radio o en casa de un vecino. También en el bar, donde la gente más solía congregarse para ver la televisión. Hoy día, puede que la gente lo vea en su casa o fuera, sin embargo, no se lo pierde. Según datos del año pasado, 8,2 millones de personas (8.157.000) vieron en algún momento en La 1 de TVE el sorteo de la Lotería de Navidad, que obtuvo un 44,3% de cuota de pantalla.

Sin embargo, la Lotería de Navidad es mucho más antigua en el tiempo. Cumple casi 200 años. El 4 de marzo de 1812, quince días antes de que se proclamara la primera Constitución de nuestra historia, se celebró en Cádiz el sorteo de lo que se llamó la nueva modalidad de Lotería, opuesta a la Primitiva, que daría origen al sorteo de navidad. Ésta se popularizó con mucha velocidad.

El 18 de diciembre de 1812 se celebró el primer sorteo de Navidad como tal. Costaba 40 reales, unas 10 pesetas, y el premio equivalía a 4.000 pesetas. Con dicho premio se podía adquirir 5 caballos de raza, que en 1814 salían unas 840 pesetas -2.260 reales-, unas botas de montar por 45 pesetas o una vivienda de 4686 pesetas -18.745 reales-.

A precio de hoy el décimo sería de 0,06€, el primer premio de 6.088 € y no alcanzaría para mucho más que pagar alguna deuda, o ahorrarlo. En 1957 el décimo de lotería costaba 400 pesetas y el premio equivalía a unas 3.000.000 pesetas, unos 18.030€. En euros actuales unos 699.608€.

Por aquellos años daría para adquirir 600 televisores o para pasar 8.000 personas un fin de semana en un hotel del Escorial, que en aquel entonces, costaba unos 375 euros. Mientras que el precio de una casa era de entre 140.000 a 550.000 pesetas. Y el de un coche SEAT 600 costaba desde 45.000  a 55.000 pesetas. Pudiendo comprarse 5 casas del precio más alto y 10 Seat 600.

En aquellos años, los cincuenta,  la población española alcanzaba un total de 28.117.873 millones de personas, de las cuales,  la mayoría estaba concentrada en el campo. En  los decenios siguientes, un éxodo rural masivo haría evidente la atracción de los polos barcelonés y madrileño, lugares donde, históricamente, se ha concentrado la mayor cantidad de premios de lotería. En la actualidad, la población española sobrepasa los 46 millones, de los cuales buena parte se concentra entre Madrid, Barcelona y las regiones costeras.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba