Nacional

El nuevo Gobierno barajará una reducción de fármacos cubiertos por la Seguridad Social

Contra el copago otras medidas que no tengan tanto impacto social, al menos aparentemente. Los populares dan vueltas a la manera de reducir tanto la factura farmaceútica como sanitaria, que se comen buena parte de los ya exhaustos recursos de las arcas públicas. Mientras la presidenta de la Comunidad de Castilla-La Mancha y número dos del PP, María Dolores de Cospedal, ha decidido introducir la gestión privada en algunos de los hospitales de su región, el futuro Gobierno de Mariano Rajoy tiene sobre la mesa la propuesta de reducir una vez más el número de los medicamentos cubiertos por la Seguridad Social, según ha podido saber Vozpópuli.

El criterio para la exclusión puede ser tanto económico, esto es, que los medicamentos por debajo de los cinco euros sean pagados por los contribuyentes, o finalista, bien por ser de baja utilidad terapeútica o porque se entienda que la Seguridad Social no debe financiar, por ejemplo, los anticonceptivos como tampoco financia los preservativos.

El debate ya se ha abierto en Cataluña, que, de momento, ha tirado por el llamado "ticket moderador", esto es, una tasa por receta farmaceútica, aunque carece de competencias para ponerlo en marcha puesto que es uno de los pocos capítulos en materia de Sanidad que depende del Gobierno central. Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha solicitado que aquellos pensionistas con una buena situación económica no tengan la gratuidad total de los medicamentos, cuestión que volvió a suscitar el pasado jueves durante la reunión de Mariano Rajoy con los presidentes autonómicos y regionales de su partido.

Ya en 1998 se produjo, bajo el primer Gobierno de José María Aznar, lo que se llamó el "medicamentazo" que excluyó nada menos que 854 fármacos de la lista de la Seguridad Social. El objetivo era el mismo que ahora: poner freno a la elefantiásica deuda farmaceútica. Cinco años antes, gobernando el PSOE y siendo ministra Ángeles Amador, hubo una medida en el mismo sentido. A pesar de que el gasto farmacéutico del Sistema Nacional de Salud (SNS) durante el pasado mes de octubre, según el Ministerio de Sanidad, fue de 935.466.957 euros, un 3,13 por ciento menos con respecto al mismo mes del año anterior, la deuda ahoga a las administraciones autonómicas, muchas de la cuales han dejado de pagar a las farmacias por falta de liquidez. España es el segundo país en consumo farmacéutico, solo por detrás de Estados Unidos.

Informe de FAES

Precisamente Mariano Rajoy encargó a la Fundación presidida por José María Aznar, FAES, un estudio sobre el gasto sanitario que estará culminado este mes de diciembre. En él se expondrán los distintos modelos que hay en países de nuestro entorno, incluido el copago, medida que existe, por ejemplo, en Suecia, a la que siempre se alude como modelo de políticas sociales. Los informes de FAES no son vinculantes y no lo pretenden, pero le sirven al PP de material  e trabajo indispensable. En todo caso, el informe final que salga tendrá muy en cuenta el criterio de la ex ministra de Sanidad y persona de la mayor confianza de Rajoy, Ana Pastor, quien se ha coordinado con el "think tank" popular. Pastor ha reiterado por activa y por pasiva su oposición al copago.

La posibilidad de un nuevo recorte a la lista de fármacos cubiertos por la Seguridad Social parece bien vista por Farmaindustria, según señalaron a Vozpópuli fuentes populares, lo que hace pensar que la propuesta está más avanzado de lo que parece. Farmaindustria aúna a la gran mayoría de laboratorios Farmacéuticos, que representan la práctica totalidad de las ventas de medicamentos de prescripción en España, según reza en su página web. Las mismas fuentes consultadas señalan que el debate "estará sobre la mesa en un par de meses".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba