Nacional

Música, Arte y Patrimonio serán los más afectados en los recortes presupuestarios

La  música, el arte y la conservación del patrimonio histórico y cultural han recibido –y seguirán recibiendo- la peor parte de la crisis económica. Así lo demuestran no sólo la reducción de las subvenciones, sino también  el impacto directo que éstas tienen sobre el número de personas vinculadas a esas actividades.

La música, el arte y la conservación del patrimonio histórico y cultural han recibido –y seguirán recibiendo- la peor parte de la crisis económica. Así lo demuestran no sólo la reducción de las subvenciones, sino también el impacto directo que éstas tienen sobre el número de personas vinculadas a esas actividades.

El ejemplo más grave es el caso de la reducción de 55% del aporte de la Comunidad Valenciana a su red de conservatorios y escuelas de educación musical. Se estima que debido a las podas anunciadas por Alberto Fabras, presidente autonómico,cerca de 8.500 alumnos y 1.200 profesionales se verán afectados. Es decir, sin clases y sin trabajo.

Lo más curioso, sin embargo, es que un estudio reciente de la Universidad de Valencia y de La Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV) constata que la actividad musical es una de las principales “industrias” por producción (más 60 millones), empleos (2.575), inmuebles y patrimonio (más de 80 millones) para la comunidad.

A pesar de la gravedad de la situación, los recortes más sonados en la comunidad autónoma han sido, hasta la fecha, la supresión por parte de Rita Barberá de la Mostra de Valencia, así como la suspensión de los 600.000 euros que aportaba el ayuntamiento al certamen de teatro alternativo València Escena Oberta (VEO), que en 2012 hubiera alcanzado su décima edición.

Si bien es cierto ninguna actividad es más prescindible que otra, el peso y la incidencia directa de su desaparición tiene efectos diferenciados según cada área. La música, en ese aspecto, está asociada, por supuesto a una dimensión educativa que experimenta severos tijeretazos a lo largo del todo el territorio.

En lo que a Patrimonio se refiere, y según ha denunciado en varias ocasiones el portavoz de Cultura y Turismo del grupo parlamentario socialista en las Cortes autonómicas de Castilla y León, José Ignacio Martín Benito, los presupuestos para el 2012 prevén recortes y en algunos casos desaparición de la partida destinada a la Restauración de inmuebles del Patrimonio Histórico con las que se dota a las Corporaciones Locales . La reducción se estima de 900.000 a 400.000 euros, es decir, una diferencia de 58,76% respecto al año anterior.

Las intervenciones y difusión del patrimonio experimentarán una reducción de 40%, al pasar de 2.827.495 euros actuales a 1.714.855 2012. Según Martín Benito, existen en la actualidad137 monumentos en peligro, entre ellos la Granja agustina de La Flecha (Cabrerizos, Salamanca), las Iglesia de San Miguel (Becerreil de Campos (Palencia) y Santa María de Escayos (Manzaneda de Valdueza, León), así como el Monasterio de Santa María de Palazuelos (Valladolid). Para una comunidad como Castilla y León, que atrae especial interés por la riqueza histórica de sus monumentos, este tipode recortes afectan más de 15.000 puestos de trabajo.

Patrimonio ya era, sin embargo, objeto de recortes. Cuando se anunció la reducción presupuestaria del Ministerio de Cultura, en 2011, la peor parte se la llevó Conservación y Restauración de Bienes Culturales (se le asignaron 36 millones de euros, 60 menos que en 2009). No en vano, el estudio del Fondo Mundial de Monumentos señaló a España como el tercer país en el mundo que menos cuida su patrimonio.

Esta situación de debilidad en al divulgación y promoción del patrimonio se repite además en Castilla-La Mancha, donde también desapareceránel Instituto Don Quijote de Promoción Turística, así como el Instituto de la Vid y el Vino de Castilla-La Mancha (IVICAM).

El otro campo afectado por los recortes, el arte, muestra sin embargo un problema de origen. Muchos de los museos y centros de arte que existen hoy en España fueron producto de una excesiva y poco concertada estrategia que produjo institucionessin visualizar hasta qué punto sería posible mantenerlas. A eso debe sumarse, por ejemplo las duplicaciones de funciones por parte de Ayuntamientos y comunidades autónomas, así lo señala Rafael Burgos, presidente de la Federación de la Federación Estatal de Asociaciones de Gestores Culturales (FEAGC).

El Centro Galego de Arte Contemporáneo, el extremeño MEIAC, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, la Laboral de Gijón o el Musac, por ejemplo, comenzaron siendo una apuesta de visibilidad turística para cada una de sus ciudades y son ahora centros que enfrentan reducciones del 50% o 60% de su presupuesto. A ellos se suma la dramática situación del Centro Niemeyer, en Avilés,al cual le queda menos de un mes de un funcionamiento, entre otras cosas, por los recortes puestos en marcha por el Gobeirno de Álvarez-Cascos.

En el sector cultural español llegó a decirse en un momento que las ciudades, en lugar de Iglesias, ahora competían a través de sus museos. Existe, en ese sentido, una inviabilidad presupuestaria sumada a un sostenido desinterés político al que se sumanlos próximos recortes para el año 2012.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba