Nacional

España vuelve a colocar letras por encima del 5% tras la victoria del PP

España ha colocado hoy 2.978 millones de euros en letras del Tesoro a tres y seis meses, y por segunda vez este mes ha tenido que aplicar un interés marginal superior al 5 % -un 5,22- en la primera emisión de deuda tras la victoria del PP en las elecciones generales del domingo.

España ha colocado hoy 2.978 millones de euros en letras del Tesoro a tres y seis meses, y por segunda vez este mes ha tenido que aplicar un interés marginal superior al 5 % -un 5,22- en la primera emisión de deuda tras la victoria del PP en las elecciones generales del domingo.

El interés marginal aplicado a ambas denominaciones, del 5,22 % y del 5,33 %, respectivamente, supera el aplicado por dos de los países rescatados por la Unión Europea (UE), Portugal y Grecia, que a lo largo de noviembre han cerrado subastas de letras a tres y seis meses con rentabilidades inferiores a las aplicadas hoy por España.

El pasado 15 de noviembre España adjudicó letras a 12 y 18 meses y, por primera vez desde 1997, tuvo que aplicarles un interés superior al 5 %, lo que representaba un encarecimiento del 40 % respecto de la anterior emisión.

En la subasta de hoy, las letras a tres meses han salido al 5,22 %, el interés más alto desde 1993 -no hubo letras a este plazo entre los años 1994 y 2002- que duplica el aplicado en octubre (2,35 %). Las letras a seis meses, por su parte, se han adjudicado al 5,33 %, el interés más elevado para este plazo desde 1997 y casi el 60 % más caras que en octubre, cuando alcanzaron el 3,35 %.

En total, el Tesoro ha colocado hoy 2.978 millones de euros en letras a tres y seis meses, con lo que el objetivo de la emisión -hasta 3.000 millones de euros- se ha cubierto de sobra. De esos 2.978 millones, 2.012,22 han correspondido a letras a tres meses y 965,92 a letras a seis meses.

El ratio de cobertura ha sido muy elevado, 3,5 veces el importe adjudicado, ya que la demanda de las entidades ha rozado los 10.489 millones de euros -5.738,22 millones a tres meses y 4.751,18 millones a seis meses-.

La semana pasada, España ya se vio obligada a subir el interés de sus obligaciones a diez años por encima del 7 %, algo que no ocurría desde 1997, lo que provocaba un repunte de la prima de riesgo país y la decisión de mantener como referencia para su cálculo el bono a diez años antiguo, en lugar de sustituirlo por la nueva denominación.

Poco después de la subasta de hoy, la prima de riesgo de España, que mide el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, repuntaba ligeramente hasta 466 puntos básicos, cinco más que en la apertura, aunque aún permanecía por debajo del riesgo país de Italia, que era de 473 puntos básicos.

El riesgo de Italia ha estado por encima del de España desde mediados de agosto, cuando los mercados comenzaron a desconfiar de la capacidad del entonces gobierno de Silvio Berlusconi para afrontar las reformas necesarias.

El repunte de la prima española obedecía al leve descenso en la rentabilidad del bono germano, que comenzaba la sesión en el 1,95 % y caía hasta el 1,92 %. El rendimiento del bono español apenas sufría una pequeña variación hasta el 6,58 % desde el 6,56 % precedente

CUATRO SUBASTAS MÁS

En lo que queda de ejercicio, el Tesoro acudirá a los mercados en otras cuatro ocasiones. En concreto, realizará una emisión de letras a 12 y 18 meses el martes 13 y otra de letras a 3 y 6 meses el jueves 20.

El organismo cerrará el ejercicio con una subasta de bonos el jueves 1 de diciembre y otra de obligaciones el jueves 15 de diciembre. De hecho, el Gobierno ya ha dicho que no tiene intención de hacer cambios en el calendario previsto.

Los analistas consultados por Europa Press aseguran que las dudas de los mercados seguirán afectando al Tesoro en lo que queda de año, obligando al organismo a elevar la rentabilidad de las emisiones pendientes.

SOBRECOSTE DE 23,5 MILLONES POR LA SUBASTA

La subasta de letras a 3 y 6 meses, que se ha saldado con un repunte de la rentabilidad por encima del 5%, supondrá un sobrecoste para el Tesoro Público de 23,5 millones de euros respecto a las últimas emisiones de este 'papel', del pasado 25 de octubre, según los técnicos de Hacienda (Gestha).

El colectivo considera "excesivo e injustificado" este coste, ya que no se corresponde con la situación de las cuentas españolas, y para evitar que continúe esta escalada de la rentabilidad de la deuda española, insta al BCE a "modificar sus estatutos de manera urgente" para poder adquirir deuda pública de los Estados de la UE en el mercado primario, lo que rebajaría de manera directa su precio de emisión.

"Esta opción permitiría aprovechar los recursos disponibles de manera más efectiva que en el mercado secundario, al que se acude actualmente, puesto que los tipos de interés de las emisiones anteriores de deuda fueron fijados en las respectivas adjudicaciones y son inamovibles", añaden.

Mientras se alcanza este acuerdo, Gestha propone que la institución establezca mecanismos que desincentiven la compra de deuda soberana a tipos mayores a los que el propio organismo fije como referencia.

Paralelamente, Gestha solicita que la CNMV prohíba las operaciones en corto sobre la deuda pública y propone a las autoridades comunitarias la creación de una agencia de calificación europea cuya actuación se rija por criterios de transparencia e imparcialidad; todo ello sin perjuicio de una mayor regulación de las grandes agencias existentes actualmente.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba