Nacional

Estados Unidos ante su encrucijada fiscal: dos semanas para tomar medidas urgentes

Estados Unidos deberá tomar importantes decisiones de política fiscal en los próximos 10 días. El comité presupuestario tendrá que decidir antes del 23 de noviembre cómo reducir el déficit público en 1,5 billones de dólares (1,5 trillions) para los siguientes 10 años, tal como quedó acordado en el pacto entre Republicanos y Demócratas del 2 de agosto, que evitó el default de la principal economía del mundo. Si no anuncia ese drástico recorte, se aplicarán medidas automáticas que afectarán a Defensa sobre todo y comenzaría a poner en tela de juicio el papel de EE UU como gran supervisor mundial, con presencia militar en todos los focos conflictivos del mundo. Además, China, su gran financiador, les recortaría el grifo lo que, indirectamente, beneficiaría a la UE. 

Tras el acuerdo alcanzado en EE.UU antes este verano para incrementar su techo de gasto público evitando así un proceso de suspensión de pagos, se decidió crear un comité integrado por seis senadores y seis congresistas, dividido a partes iguales entre demócratas y republicanos. Este supercomité debería encontrar antes del 23  de noviembre cómo reducir el déficit público en los citados 1,5 billones de dólares para los siguientes 10 años (una cifra equivalente al 140% del PIB español), incluyendo tanto recortes de gastos como subidas de impuestos.

Si el supercomité no llega al menos a un acuerdo de recortes por valor de 1,2 billones en un horizonte de 10 años, o si el pleno del Congreso no ratifica esa cantidad, entonces se activarían recortes automáticos del gasto que se iniciarían a principios de enero de 2013. Los recortes serían a partes iguales entre defensa y gastos discrecionales no militares incluidos los gastos sanitarios.

Una situación que parece anunciar el fin de la fiesta militarista de EE UU por todo el mundo. La realidad es tozuda y aflora continuamente un hecho: el país que preside Barack Obama no puede pagar su rol de gran vigilante del mundo, supervisor del orden mundial. 

Los chinos avisan

De momento, el pasado sábado, la principal agencia de rating china, Dagong Global Credit Rating, advertía que “podría rebajar la calificación de la deuda soberana de Estados Unidos de A+ a A, debido al fracaso de Washington para abordar el déficit del presupuesto federal”.

Se trata de una señal muy importante que facilitaría que China reorientara sus flujos de inversión y los canalizara hacia la Eurozona. De esta manera, se podría ver beneficiado el vehículo que se baraja alrededor del fondo de estabilidad europeo (FEEF), para  recapitalizar la banca europea y apuntalar la deuda soberana periférica. Por lo tanto, las siguientes dos semanas no sólo son relevantes para Estados Unidos, sino también para la zona Euro.

¿El PIB de 2012?

Pero hay todavía más. En 2012 habrá que ver qué ocurre con las medidas de estímulo fiscal que expiran al otro lado del Atlántico. Las dos más importantes son la reducción del 2% de las contribuciones de los trabajadores a la Seguridad Social, y las prestaciones por desempleo de emergencia. Juntos, estos programas han elevado la renta disponible de los hogares por alrededor de 150.000 millones este año. Si vencen en la fecha prevista, el crecimiento del consumo privado en 21012 se verá seriamente afectado. Teniendo en cuenta las dificultades que el Congreso ya está teniendo con la tarea de reducir los 1,2 billones de dólares, parece prácticamente imposible la extensión de estas exenciones fiscales. Ello podría detraer alrededor de un 2% del crecimiento del PIB para el año que viene.

Como señaló recientemente la agencia de noticias china Xinhua: “El gobierno de los Estados Unidos tiene que llegar a acuerdos dolorosos ya que los buenos viejos tiempos donde se podía acudir al endeudamiento como solución a los problemas se han esfumado.” 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba