Nacional

BFA-Bankia encarga a PWC una investigación sobre la dirección del Banco de Valencia

BFA-Bankia ha encargado una nueva auditoría de las cuentas del Banco de Valencia en busca de responsabilidades de la antigua dirección de la entidad. La cúpula de la nueva matriz del banco sospecha que los responsables del banco valenciano podrían haber incurrido en “administración desleal” y ha optado por reemplazar a la firma Deloitte (el auditor de la entidad durante los últimos 21 años) por una nueva compañía: PriceWaterhouseCoopers, a la que se ha encargado un primer estado de cuentas de urgencia, según han confirmado fuentes del consejo de la entidad.

BFA-Bankia ha encargado una nueva auditoría de las cuentas del Banco de Valencia en busca de responsabilidades de la antigua dirección de la entidad. La cúpula de la nueva matriz del banco sospecha que los responsables del banco valenciano podrían haber incurrido en “administración desleal” y ha optado por reemplazar a la firma Deloitte (el auditor de la entidad durante los últimos 21 años) por una nueva compañía: PriceWaterhouseCoopers, a la que se ha encargado un primer estado de cuentas de urgencia, según han confirmado fuentes del consejo de la entidad.

La nueva matriz del banco valenciano sospecha que el Banco de Valencia ha ocultado la situación de su cartera inmobiliaria, algo que destapó la inspección ordinaria del Banco de España revelada por Vozpópuli. Los ratios de cobertura del Banco de Valencia han caído a la mitad (de un 82,17% a apenas un 45,6%) entre los ejercicios de 2009 y 2010 mientras que sus créditos dudosos se han disparado en 400 millones de euros en 12 meses unas cifras muy superiores al impacto de otros bancos con problemas de ladrillo. Por ese motivo, argumentan desde BFA, se sospecha que la antigua dirección podría no haber realizado las “provisiones insuficientes” y haber incurrido en “ejercicios de ocultación”.

En el punto de mira se encuentran el todavía vicepresidente de Bankia y hasta hace unos meses Presidente del Banco de Valencia, José Luis Olivas, y el consejero delegado del banco valenciano, Domingo Parra quien supuestamente fue cesado en la entidad sin indemnización pero al que las cuentas anuales que el banco ha depositado ante la CNMV todavía reconocen el pago de un 90% de su salario hasta que cumpla 65 años de edad.

La sospecha salpica a los auditoresEl consejo de BFA-Bankia ha optado por prescindir de los servicios de Deloitte, el auditor tradicional de Banco de Valencia, ante la sospecha de que “podría haber sido demasiado complaciente con la anterior cúpula”, afirma un consejero. Deloitte ha cobrado más de un millón y medio de euros anuales en concepto de servicios de auditoría, consultoría y servicios fiscales tanto en el banco como en su antigua matriz, Bancaja.

Hasta ahora, Deloitte había realizado hasta ahora todas las auditorías del grupo en el que se integra el Banco de Valencia. Tras 14 años como auditor del grupo y 21 como auditor de la sociedad ha sido fulminantemente relevado. Ni Deloitte ni Bankia han querido comentar oficialmente el relevo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba