Nacional

Cara a cara Rajoy-Rubalcaba, en cultura

Creación de más centros e instituciones; fuerte presencia de las subvenciones; el cine, otra vez, como niña mimada de los presupuestos;corrección del canon digital y, como guinda, el apoyo al plurilingüismo. Del otro lado: reducción y optimización del aparato cultural; la creación de una Ley de Mecenazgo como sustituto de las subvenciones; en lugar del cine, se habla de reforzar las bibliotecas públicas; abolición total del canon digital, posicionar el español como lengua y, para más inri, defensa de la tauromaquia como reclamo nacional. Izquierda y Derecha. Cielo y tierra. Así son los programas de Gobierno de Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy en temas de cultura.

Para muestra, más de un botón. En rojo, los puntos de mayor divergencia. En verde, los comunes.

PSOE

 Para leer mejor el programa del PSOE, haga click aquí.

PP

Para leer mejor el Programa del PP, presione aquí.

Llama la atención de los dos modelos, no sólo que sean diferentes, sino abiertamente enfrentados. La única coincidencia que existe, la Ley de Mecenazgo, tiene concepciones divergentes. Para los socialistas es un elemento adicional a la subvención, que abunda como concepto en su política cultural, para los populares supone la sustitución y superación del apoyo exclusivo del Estado.

Mientras el PSOE intenta corregir el que ha sido uno de sus mayores desaciertos: el canon digital, el Partido Popular apuesta por su total supresión. Es más, mientras el programa socialista concibe la creación de una nueva entidad para gestionar los temas relativos a la propiedad intelectual y sus derechos asociados -¿un mea culpa por la SGAE?- , el PP apuesta por temas concretos, directos: menos instituciones y más formación del personal de la administración cultural.

De más está decir, que la concepción socialista conserva la visión de la cultura como un elemento en sí mismo mientras que los populares lo dicen claramente: la cultura será una herramienta de la política exterior y de generación de recursos. Mientras el PSOE habla dela necesidad del IVA reducido para libros y productos culturales, el PP –además de no mencionar sectores específicos, como el libro- se refiere a la necesidad de crear competencia. Proteger versus rentabilizar. He ahí la cuestión.

Con sólo confrontar dos de los puntos –cualquiera de ellos-, se hace evidente la noción, por un lado completamente paternal de unos, y la visión exageradamente liberal de los otros. Si el PSOE dice crear, el Partido Popular dice rentabilizar. Si los socialistas hablan de apoyar, construir, subvencionar, los populares dicen, con menor entusiasmo inversor, de “revisar”. Mientras unos piensan en consolidar a las comunidades autónomas, los otros hablan de agrupar en un concepto más nacional. He aquí una de las muestras más evidentes:

Dice el PSOE:

“Continuar con el Plan de construcción de infraestructuras culturales, particularmente bibliotecas, consensuando con las CCAA la incorporación al Plan de municipios de gran tamaño distintos de las capitales de provincia”.

Dicen los populares:

“Diseñaremos, en colaboración con la iniciativa privada, políticas realistas y efectivas que garanticen la sostenibilidad de los numerosos equipamientos culturales distribuidos por toda la geografía nacional”.

Y lo que es más, en el programa del PSOE resalta, de manera casi escandalosa, una desproporcionada importancia del cine en detrimento de otras áreas. De 16 puntos, los socialistas dedican 4 al cine: a saber la creación de un Centro Nacional de Fotografía y Artes Visuales; favorecer la coproducción cinematográfica; un Plan de digitalización de las salas de cine y la mejora de la financiación para el sector. En un programa de 11 puntos, el PP nombra al cine sólo una vez, y lo hace para referirse a su promoción, en conjunto, con el arte, la música y la danza.

 Para cerrar, no los programas sino su revisión, acercamos la lupa a la idea que cada partido tiene del concepto “español” como el continente de un idioma y una cultura. Mientras el PSOE dedica un apartado fuera de sus 16 propuestas para defender el plurilingüismo, los populares zanjan el asunto desde el comienzo, en su preámbulo: “La lengua española es un instrumento global que nos permite intercambiar talento y conocimiento con millones de personas en las principales economías y construir más redes y de mayor calidad en todo el mundo”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba