Nacional

La 'twitteratura' y los escritores de 140 caracteres

Augusto Monterroso o Ernest Hemingway lo hicieron primero. No twittear pero sí escribir grandes relatos de apenas una línea. Sin embargo, la actualidad y la tecnología  hacen que la microficción –y los experimentos que de ella salgan-  vuelvan a ser materia de trabajo para escritores, lectores, libreros y editores.

Augusto Monterroso o Ernest Hemingway lo hicieron primero. No twittear pero sí escribir grandes relatos de apenas una línea. Sin embargo, la actualidad y la tecnología hacen que la microficción –y los experimentos que de ella salgan- vuelvan a ser materia de trabajo para escritores, lectores, libreros y editores.

Desde que Jack Dorsey lo creara en 2006, el Twitter -la plataforma para compartir mensajes brevísimos en Internet-, ha cobrado una fuerza cada vez mayor que ha desembocado, en el ámbito literario, en el florecimiento del micro-blogging. El principio de ‘quien tenga algo que decir’, y pueda hacerlo en 140 caracteres, se ha sofisticado. El twitter renuncia así a la sosa bitácora doméstica –“hoy hace frío” o “tengo gazpacho para cenar”- para aventurarse en la creación de una “twitteratura” hecha con el manual de estilo impuesto en las redes sociales.

En todo el mundo, Twitter suma más de 500 millones de usuarios activos. En España son ya 10 millones. Escritores como Arturo Pérez Reverte  pueden llegar a sumar más de 10.000 seguidores que están al pendiente de sus brevísimos mensajes como si de verdaderas entregas editoriales se tratara. Sin embargo, la plataforma social no sólo modifica la relación autor-lector, mucho más cercana e inmediata, sino que se revela como un instrumento creativo.

La escritora cubana Wendy Guerra llama a sus brevísimos relatos los “cuen-twittos”. Y pese a que la plataforma limita la inspiración a 140 caracteres, ya existen novelas escritas por ráfagas de tweets, tal y como ocurrió con Serial chicken, de Jordi Cervera. A pesar de que el británico Neil Gaiman o el estadounidense Stephen King ya habían intentado con ese género literario, se dice que el libro de Cervera  –basado en la sátira y la novela policíaca- fue la primera en español escrita en código Twitter.

El fenómeno del micro-blogging o el “gorgojeo” –que es lo que significa en español la palabra Twitter- ha desembocado en ideas que no a todos caen en gracia. Hace unos meses, la sucursal de Nueva York de la editorial Penguin anunció el lanzamiento de un nuevo libro que pretendía combinar la divulgación literaria con el fenómeno Twitter. El libro se llamó Twitterature, o Twitteratura.

El volumen, que vio la luz meses más tarde y lleva ya varias reediciones, comprime clásicos de la literatura universal –desde Dante, Homero, Shakespeare, Stendhal y Joyce- y también bestsellers a un total de 20 tweets o menos. Para muchos, esto no supone creatividad alguna, sino una simple y frívola carnicería de los clásicos.

A pesar de eso, los editores anglosajones manifestaron que se trata de una iniciativa para promover otra forma de consumir literatura en un momento donde la comunicación ha cambiado. Para más inri, quienes fraguaron la idea detrás de este libro, fueron dos alumnos de primer año de la Universidad de Chicago, Alexander Aciman y Emmett Rensin (ambos de 19 años). Sin duda, el prototipo de un nuevo lector. ¿Mejor o peor…? ¿Diferente o precario? Los resultados están por verse.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba