Nacional

La presión del lobby bancario español se traduce en otra pequeña victoria en Bruselas

La recapitalización de la banca europea que contempla Bruselas está cediendo cierto terreno gracias a la presión de la banca española, tal como ha ido adelantando Vozpópuli, y ahora llegaun  nuevo matiz, no precisamente insignificante. Es el que se refiere a las obligaciones convertibles, que no computarán como capital, excepto en el caso de España. Algo muy importante, ya que son muchas las entidades domésticas que tienen un amplio saldo vivo de estos activos. Lógicamente, han peleado para que continúen los requisitos anteriores.  

Bruselas y la EBA, tal como ya adelantó este medio, impondrán un capital básico requerido en situaciones normales, que incluirían los test de resistencia de la deuda pública, del 9%. Para situaciones estresadas el capital básico finalmente se situaría entre el 6% y el 7%.

A su vez, a la hora del computo del capital, y adelantándose de nuevo a Basilea III, las obligaciones convertibles no computarán como capital. Sin embargo, parece que finalmente se permitirá la especificidad española y Banco de España sí las incluiría, según fuentes cercanas a las negociaciones. En este sentido, el blog de Manuel L. Torrents, que publicó ayer, ha sido totalmente premonitorio.

Si bien inicialmente se aplicaría estas nuevas medidas sobre los bancos sistémicos, en nuestro país Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank y Popular, el mercado las exigiría igualmente a aquellos que cotizan en bolsa. Todas estas entidades tienen importantes emisiones realizadas en los últimos tiempos para capitalizarse y habían mostrado su malestar, de manera más o menos soterrada, por que se les eliminara repentinamente estos instrumentos para el cómputo de capital. Sin duda, esto ha pesado en los ánimos de los reguladores para hacer la excepción.

Respecto a las quitas, según las fuentes consultadas por este diario, Bruselas, contempla en un escenario estresado de deuda soberana una quita de al menos el 50% para la deuda griega. Por contra, no se consideran quitas para España, si bien a la hora de valorar a precios de mercado, parece que se propondría una especie de pequeña devaluación de alrededor del 2% sobre los mismos. Hay que recordar que ello sólo afecta a las carteras de deuda pública destinadas a la venta, y no a las carteras de negociación o a vencimiento. Como en España, a diferencia de otros sistemas bancarios, las carteras destinadas a la venta ya están valoradas a precio de mercado, el efecto será limitado.

La triple A alemanaOtro aspecto que se deberá discutir de aquí al miércoles, es de donde procederán estos fondos. Por un lado, parece muy difícil que el sector privado los pueda aportar. Por otro lado, la idea de ampliar el Fondo de Estabilidad Europea (FEEF) hasta los 2 billones de euros y emplear parte del mismo para la recapitalización de la banca, además del riesgo moral que eso conlleva con la injusta socialización de pérdidas privadas, implicaría que Alemania perdería la triple AAA.

En toda esta discusión subyace, ya no solo una absoluta imagen de provisionalidad, a través de continuos globos sonda en las propuestas y medidas, sino algo peor. Los test de resistencia y los cálculos que se proponen serán de nuevo una farsa, se sobrevalora el capital de las entidades financieras, se infravalora el volumen de sus activos, y no se tiene en cuenta el apalancamiento real de las mismas. Por ejemplo en Europa, bancos con cifras oficiales de capital básico por encima del 10%, presentan tal apalancamiento, que el patrimonio tangible sólo representa entre el 1% y el 3% de los activos, de manera que con pequeñas pérdidas quiebran. Paradojas de la vida, entre estos bancos están Crédit Agricole, Commerzbank , Landesbank Berlín, y el Deutsche Bank.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba