Nacional

Carreras "mira por el retrovisor"

La infancia de Josep Carreras en el barcelonés barrio de Sants, su lucha contra la leucemia y lo que ocurría entre bastidores durante los momentos más importantes de su carrera son algunos de los aspectos de la vida del famoso tenor que repasa el libro "Josep Carreras. Memorias a viva voz".

El escritor y periodista Màrius Carol y el tenor han escrito a cuatro manos esta biografía, cuya edición en castellano y en catalán se ha presentado en el Gran Teatro del Liceo, en el que se forjó la pasión de Carreras por la ópera, según ha recordado hoy.

"El próximo mes de diciembre cumplo 65 años y creo que es un buen momento para mirar por el retrovisor e intentar explicar quién soy a partir de las vivencias que he tenido", ha dicho el tenor, que espera que este libro sirva para que el público le conozca "más íntimamente".

Las memorias se han gestado durante las largas conversaciones que Màrius Carol y Josep Carreras han mantenido durante casi dos años y que Carol ha reunido en un volumen que recoge en letra cursiva las palabras del cantante y en letra redonda las impresiones del escritor.

El primer capítulo relata el encuentro de Josep Carreras con el tenor italiano Giuseppe di Stefano, justo antes del debut del primero en La Scala de Milán.

Carreras tenía entonces 28 años y recuerda con emoción aquel encuentro porque Di Stefano es su "mayor ídolo", según ha desvelado, por encima de otros grandes personajes que admira, como "Frank Sinatra o Mesi".

Tras este primer capítulo, Carol recoge una anécdota relacionada con un Rolls-Royce descapotable que le da pie a expresar sus impresiones sobre el gran mito.

"Es un luchador, un hombre apasionado, generoso, que tiene una gran memoria, una cabeza muy bien ordenada y que no le gusta ofender ni pisar a nadie", ha asegurado Carol.

Según se narra en la biografía, el tenor catalán descubrió su fascinación por el canto durante la proyección de "El gran Caruso" en un cine de su barrio al que acudió siendo niño.

Una pasión que años después le llevaría a los mejores teatros del mundo, donde ha actuado junto a grandes directores e intérpretes.

"Los amantes de la ópera conocen mi trayectoria, pero aquí cuento cosas que me pasaron durante la aventura de crear Los Tres Tenores o cuando asumí la dirección musical de los Juegos Olímpicos, que nunca había contado públicamente", ha puntualizado el cantante.

La forma en la que Carreras contactó con Andrew Lloyd Webber y cómo el compositor británico compuso la canción de los Juegos Olímpicos durante una velada en su casa son algunas de estas historias inéditas de lo que pasaba entre bastidores durante algunos de los momentos más intensos de la vida profesional del tenor.

En lo que se refiere a la vida privada, los capítulos dedicados a la leucemia son "los más emotivos", según Carol, que ha mencionado "el momento en el que Carreras salió del hospital tras diez meses de tratamiento y cantó en la ducha para comprobar el estado de su voz".

El libro acaba con el relato de uno de los desayunos con cuchillo y tenedor que Carreras celebra mensualmente con sus amigos de la infancia en el barrio de Sants porque "demuestra que es un hombre que no olvida a sus amigos, ni tampoco sus orígenes".

El libro tiene un último capítulo, pero Carreras todavía no ha escrito el último de su vida personal ni profesional porque, tal como ha dicho hoy el tenor, subir al escenario le "hace feliz" y seguirá haciéndolo siempre que pueda "por egoísmo" y "para transmitir emociones al público".

El libro ya ha salido en castellano, catalán y alemán, y próximamente se editará en muchos otros de los países donde tiene admiradores este catalán universal, según ha anunciado el editor de Plaza & Janes, David Trias.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba