Nacional

La mayoría de las CCAA afectadas por la rebaja lo atribuyen a situación general

Moody's rebajó ayer la calificación de la deuda a largo plazo a diez comunidades autónomas, en concreto al País Vasco, Extremadura, Galicia, Madrid, Cataluña, Andalucía, Castilla y León, Castilla La Mancha, la Comunidad Valenciana y Murcia.

Entre todas las recalificaciones de la agencia de medición de riesgo estadounidense destacan los cinco escalones que ha bajado a la deuda de Castilla La Mancha, de A3 a Ba2, lo que la equipara con "los bonos basura".

Moody's rebajó ayer la calificación de la deuda a largo plazo a diez comunidades autónomas, en concreto al País Vasco, Extremadura, Galicia, Madrid, Cataluña, Andalucía, Castilla y León, Castilla La Mancha, la Comunidad Valenciana y Murcia.

Entre todas las recalificaciones de la agencia de medición de riesgo estadounidense destacan los cinco escalones que ha bajado a la deuda de Castilla La Mancha, de A3 a Ba2, lo que la equipara con "los bonos basura".

Dos escalones bajan el País Vasco, Extremadura, Galicia, Madrid, Andalucía, Castilla y León, Murcia y la Comunidad Valenciana, mientras que en Cataluña se reduce en uno.

La Junta de Castilla La Mancha responsabiliza al Ejecutivo del presidente anterior, José María Barreda, de esta rebaja.

El Gobierno, que mantiene que el nivel de solvencia de la región sigue siendo alto y que la probabilidad de impago es prácticamente inexistente, subraya que las deficiencias en la contabilidad y los controles inadecuados de Barreda han provocado esta situación.

El Departamento de Economía de la Generalitat catalana está convencido de que su reducción en la calificación no afectará a su capacidad para colocar deuda y ha enmarcado esta decisión en la rebaja crediticia general que vive Europa.

Por ello, encara tranquila los próximos meses, una vez cerrado con varias entidades bancarias el acuerdo para lanzar el próximo lunes una nueva emisión de bonos minoristas por 3.000 millones de euros, ampliables a 4.000.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha restado importancia a la reducción, que ha atribuido a que no tienen "entidad por separado" con respecto al resto de España.

El Instituto Valenciano de Finanzas de la Generalitat también enmarca la disminución de su calificación a la "aplicación de una política generalizada de rebaja de los rating por parte de las agencias de calificación de riesgos" durante este año.

Ha insistido en que esa reducción para toda España "ha avanzado la revisión de las calificaciones de las comunidades autónomas".

El Gobierno andaluz cree que la bajada se debe a la "acción global que lleva la agencia sobre el riesgo de España en general".

En este sentido, destaca que esta región está "varios tramos por encima de cuatro de las autonomías que han visto reducida su calificación, concretamente Murcia, Cataluña, la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha.

Según la Junta, la probabilidad de impago de Andalucía está por debajo del 1 por ciento en los próximos cinco años.

A pesar de la reducción de la calificación de Galicia, su Gobierno destaca que mantiene el "máximo rating posible", con un "notable alto", ya que Moody's no permite que una comunidad de régimen ordinario, excluidas las forales, la tenga superior a la del Estado.

Tras asegurar que su deuda es una de las "mejor valoradas de España", subraya que Galicia, junto con Madrid, son las únicas autonomías que cumplieron tanto en 2009 y 2010, con el objetivo de estabilidad presupuestaria.

La rebaja, para Castilla y León, carece de razón y "no hay elementos objetivos" que la justifiquen, ha afirmado la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, quien ha añadido que la decisión no es preocupante porque aún están en situación de solvencia.

A pesar de la reducción de la deuda extremeña, el Gobierno de José Antonio Monago la vincula directamente con la reducción de la deuda de España de hace unos días.

"El dato nos recuerda cuánto depende nuestra economía de la nacional", ha añadido el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Fernández, quien ha defendido que la puntuación (A1) reafirma la buena calidad crediticia de la región.

El Gobierno de Murcia interpreta que la mengua de dos escalones es una consecuencia lógica del descenso sufrido por la deuda española y ha pedido al Estado que permita a la Seguridad Social o al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) la compra "a precios razonables" de deudas solventes de las regiones.

El Ejecutivo vasco, pese a haber rebajado en dos puntos su calificación, es la única comunidad cuya puntuación se sitúa por encima de la del conjunto de España, ha destacado su Gobierno.

El Departamento de Economía precisa que la deuda emitida de la autonomía y de las Diputaciones de Vizcaya y Guipúzcoa, que ha pasado de Aa1 a Aa3, supone una puntuación de 8,5 sobre 10, lo que sitúa a Euskadi como la "única comunidad con una calificación del soberano, España, que se sitúa en un 8 sobre 10 (A1).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba