Otros eurodiputados están en las mismas condiciones que el de IU y no declararon sus aportaciones

Willy Meyer confiesa que está en deuda con Hacienda: “Ignoraba que había que declarar el plan de pensiones”

El exeurodiputado de IU Willy Meyer ha iniciado los trámites para ponerse al día con la Agencia Tributaria ya que no incorporó en su declaración anual de IRPF las aportaciones que el Parlamento Europeo le hizo a su fondo de pensiones. “Desconocía que había que declarar en Renta estas aportaciones y por esta razón he hecho una consulta vinculante”, declara Meyer.

En medios parlamentarios ha causado extrañeza que Willy Meyer haya sido el único eurodiputado apuntado al fondo de inversión gestionado por una sicav de Luxemburgo que haya tirado la toalla abandonando su escaño. ¿Por qué no ha seguido su ejemplo el resto de los casi 40 eurodiputados que se han visto beneficiados también por el mismo fondo? La respuesta que se da en el PP y en el PSOE, donde militan la mayoría de ellos, es muy explícita: “El fondo es totalmente legal, pero hay beneficiarios que han cumplido con Hacienda y otros que no, ahí está la diferencia”, aseguran en fuentes de ambas formaciones. Con todo, se admite que al menos una quincena de eurodiputados están en falta con la Agencia Tributaria.

Hay una quincena de eurodiputados españoles que se encuentran en la misma situación que Meyer y no han dimitido

Willy Meyer es uno de los que no están al día con Hacienda y a este problema achacan algunos parlamentarios su dimisión como eurodiputado, no al hecho de estar apuntado a un fondo de pensiones gestionado por una sicav. Él mismo ofrece la siguiente explicación: “Desconocía que las aportaciones al fondo había que declararlas todos los años en el IRPF. En 2009, hice una consulta vinculante a Hacienda y no me contestaron, ni ellos lo tienen claro. Ahora he hecho otra consulta y me atendré a las consecuencias. Hasta ahora yo creía que solo había que tributar cuando, con 63 años, recuperara el fondo. Al final, he concluido que no podía mantener el escaño cuando en la campaña electoral defendí la eliminación de las sicavs e hice un discurso contra la ocultación y la evasión fiscal. Lo he hecho por pura coherencia…”.

El Parlamento Europeo aporta 2.388 millones por cabeza

Lo que Meyer no tiene claro, Hacienda sí. La adhesión al fondo por parte de los eurodiputados ha sido voluntaria para asegurarse el cobro de una pensión a partir de los 63 años. Cada uno de ellos ha aportado 1.194 euros al mes, mientras que el Parlamento Europeo contribuye con el doble de esa cantidad, hasta los 2.388 euros mensuales por cabeza, es decir uno de cada dos euros. Las aportaciones a los planes de pensiones tienen que incluirse en la declaración anual del IRPF como las de cualquier otro fondo, independientemente de si lo gestiona una sicav u otra sociedad. Estas aportaciones se acogen a desgravaciones fiscales, pero tienen que declararse en Renta igual que se haría con cualquier otro fondo constituido por una empresa, ya que suponen un ingreso adicional. En el caso de los eurodiputados, el Parlamento Europeo actúa como si fuera una empresa que emplea a los parlamentarios, por lo que sus contribuciones al fondo deben tributar anualmente para luego, más tarde, cuando se perciban los rendimientos, éstos queden también gravados en el IRPF. Según la legislación actual, los eurodiputados que han suscrito este plan en Luxemburgo también están obligados a declararlo en el exterior, pagando impuestos por el mismo, en su caso, cuando restituyan sus réditos.

José Borrell, autor del Estatuto del eurodiputado

Esta puesta al día con Hacienda no solo obliga a Meyer, sino también a otra docena larga de eurodiputados que, sin haber abandonado el escaño, tampoco han declarado las aportaciones del Parlamento europeo al fondo de pensiones. La cabeza de lista del PSOE en las pasadas elecciones, Elena Valenciano, se ha adelantado a explicar que ella sí lo ha hecho, pero que de todas formas renuncia a seguir en el fondo. Al igual que Meyer, Valenciano, ha asegurado que desconocía que dicho fondo estuviera gestionado por una sicav, algo a todas luces incomprensible. “En mi caso, es verdad”, asegura Meyer. “Yo me acogí al fondo para garantizarme una pensión, ya que cuando llegué al Parlamento europeo dependíamos de las Cortes Generales, hasta que llegó José Borrell e hizo el Estatuto del eurodiputado. Firmé entonces unos papeles sin saber donde operaba ese fondo y ahora reconozco que debí enterarme por mi condición de parlamentario”, admite.

El exeurodiputado de IU mantiene que firmó los papeles del plan de pensiones sin saber ni quien ni dónde se gestionaba 

El Fondo como tal fue creado en 1990 y de él se han beneficiado 480 eurodiputados, de ellos 39 españoles. El Parlamento de Estrasburgo ha justificado que esa sociedad se creara en Luxemburgo porque en este país está la sede de la Secretaría General de esta institución y desde allí se gestionan sus fondos financieros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba